Europa League I Final

Entre el Manzanares y el Puerto Viejo de Marsella

Paulo Futre, con el brazalete de capitán del Atlético./
Paulo Futre, con el brazalete de capitán del Atlético.

Varios futbolistas han vestido las camisetas de Atlético de Madrid y Olympique de Marsella con suerte dispar, y ambos clubes han compartido incluso un ilustre ocupante del banquillo

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Atlético de Madrid y Olympique de Marsella se enfrentan este miércoles en Lyon con el título de la Europa League en juego. Más allá de que ambos equipos solo se han medido en dos ocasiones en partido oficial -en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la 2008/09-, un puñado de futbolistas han vestido ambas camisetas con suerte dispar e incluso ambos clubes han compartido un ilustre ocupante del banquillo.

Ídolo atlético con un paso gris por Marsella Paulo Futre

Leyenda del Atlético, llegó a la ribera del Manzanares tras ganar la Copa de Europa en 1987 con el Oporto, con un Balón de Plata bajo el brazo y como promesa electoral estrella del finalmente elegido presidente Jesús Gil. Seis temporadas como atlético dejarían dos títulos coperos, un subcampeonato liguero, más de 150 partidos, goles de leyenda con su magnífica pierna zurda, jugadas inolvidables por la banda e incluso la capitanía de la plantilla.

El portugués, que tendría una segunda etapa en la entidad colchonera en la 1997/98 antes de retirarse definitivamente en el fútbol japonés, pasó en la primera mitad de la temporada 1993/94 por el Olympique de Marsella, entonces vigente campeón de Europa y uno de los grandes clubes del continente. Allí apenas disputaría ocho partidos con un balance de dos goles anotados.

Paulo Futre, durante su breve paso por Marsella.
Paulo Futre, durante su breve paso por Marsella.
Traidor en el Vélodrome Peter Luccin

Nacido en Marsella, llegó al club de su ciudad natal en 1998 tras pasar por el Cannes y el Girondins de Burdeos y abandonó el club en el verano del año 200o para emprender rumbo al Paris Saint Germain, gran rival de los de la Costa Azul. El fichaje es recordado por los aficionados del OM como una traición imperdonable en un momento delicado para el club y por parte de un jugador de la ciudad.

Al Atlético llegó en 2004, tras algunos de los mejores años de su carrera en el Celta. El centrocampista fue víctima de las lesiones y de una época complicada en la entidad atlética, marcada por sucesivos intentos infructuosos de regresar a Europa.

Peter Luccin ante Guti durante un derbi frente al Real Madrid.
Peter Luccin ante Guti durante un derbi frente al Real Madrid. / Efe
La 'Perla Negra' del viejo Metropolitano Larbi Ben Barek

Futbolista marroquí de época, jugó en Marsella en la temporada 1938/39 antes de regresar a Marruecos con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En 1948, tras un amistoso entre el Stade Français y el Atlético en el que resultó imparable para la defensa rojiblanca, llegaría a la capital de España, donde la 'Perla Negra' pasaría a la historia como una de las más grandes figuras de la historia atlética y miembro de la 'delantera de cristal', compuesta por Juncosa, Pérez Paya, Carlsson, Escudero y el propio Ben Barek y así conocida por las lesiones que impideron verlos juntos habitualmente.

Interior derecho de gran técnica y fuerte disparo, jugó más de 120 partidos con la rojiblanca, anotó más de 60 goles, conquistó dos ligas y dejó para el recuerdo de los aficionados más veteranos regates de ensueño y arrancadas imparables. Al Marsella Ben Barek regresaría tras su periplo español, antes de finalizar su brillante carrera en Argelia y Marruecos.

Larbi Ben Barek, durante su etapa en el Atlético de Madrid.
Larbi Ben Barek, durante su etapa en el Atlético de Madrid.
Con el Atlético en segunda y padre de futbolistas Jean-François Hernández

Jugó en el Atlético en la primera de los dos temporadas en el infierno de Segunda, pero hoy por hoy es conocido principalmente por el legado de sus hijos, el atlético Lucas Hernández y el madridista Theo Hernández.

Tras dos temporadas vistiendo la camiseta del Olympique de Marsella entre 1995 y 1997, llegó al fútbol español a través del Compostela y militó en el Rayo Vallecano antes de recalar en el Atlético de Madrid de la primera temporada en Segunda. Un año para olvidar en el que apenas jugó 14 partidos, fue expulsado cuatro veces y en el que el equipo colchonero no logró el ascenso de categoría tras concluir en cuarta posición el curso.

Jean François Hernández (d), durante un partido ante el Tenerife en la temporada 2000/01.
Jean François Hernández (d), durante un partido ante el Tenerife en la temporada 2000/01.
Central mediocre a precio de oro Stefano Torrisi

El central italiano no es recordado como un gran jugador ni por los aficionados del Atlético de Madrid ni por los seguidores del Olympique de Marsella. Al club colchonero llegó con la vitola de futbolista importante a pesar de una trayectoria discreta en clubes como Torino, Reggiana y Bolonia, tras un desembolso considerable de 800 millones de pesetas y disputó un total de 17 partidos en la temporada 1998/99.

Si discreto fue su paso por el Atlético, de testimonial se puede calificar su estancia en el Olympique de Marsella, con el que apenas disputó un par de partidos tras ser cedido al club francés por el Parma en 2001.

El central italiano Stefano Torrisi, durante su presentación como jugador del Atlético.
El central italiano Stefano Torrisi, durante su presentación como jugador del Atlético. / Reuters
El canterano vivió su mejor temporada en Marsella Javier Manquillo

El lateral derecho de Chinchón (Madrid) salió de la cantera del Atlético y debutó con el primer equipo en un partido copero en la 2011/12, aunque apenas gozó de oportunidades en las dos siguientes temporadas. Tras una cesión al Liverpool en la 2014/15 recaló, de nuevo a préstamo, en el Olympique de Marsella en 2015. Allí disfrutó de una buena temporada, con una treintena de partidos jugados y dejando un buen sabor de boca entre la afición del OM. Posteriormente, una nueva cesión le llevó al Sunderland aqunque esta temporada dio el paso a su gran rival del norte de Inglaterra, el Newcastle, donde no ha gozado de continuidad.

Javier Manquillo, en un partido con el Olympique de Marsella.
Javier Manquillo, en un partido con el Olympique de Marsella. / Pascal Guyot (Afp)
Desencuentros con Gil y Tapie Javier Clemente

Más de medio millar de partidos contemplan al entrenador vasco, que ha pasado por tantos proyectos que al aficionado le cuesta recordar algunas de sus aventuras. En la temporada 1989/90 Clemente recaló en el banquillo del Vicente Calderón pero no logró concluir la temporada, ya que fue destituido por Jesús Gil cuando el equipo marchaba en la segunda posición liguera. El 'Rubio de Baracaldo' fue víctima de la inclinación del peculiar presidente atlético por fagocitar entrenadores a velocidad de vértigo en una época de gran convulsión en el banquillo atlético.

Una década después, iniciada la temporada 2000/01 y tras su etapa como seleccionador y dos temporadas como entrenador del Betis y de la Real Sociedad, Clemente inició la que entonces fue su primera experiencia profesional más allá de los banquillos españoles. El Olympique de Marsella, en el que destacaba el Balón de Oro George Weah en su última etapa en el fútbol europeo, deambulaba por los puestos de descenso tras 17 jornadas en la Ligue1. El técnico vizcaíno fue el elegido para reflotar la nave marsellesa, pero apenas pudo sacar al equipo de la zona roja tras doce jornadas, apenas cuatro victorias y varias desavenencias con el presidente del club, Bernard Tapie, dirigente en la época dorada del OM a principios de los noventa y recién regresado a la entidad.

Javier Clemente, durante su etapa como entrenador del OM.
Javier Clemente, durante su etapa como entrenador del OM. / Score.fr
 

Fotos

Vídeos