Champions

Una final que podría no haberse dado sin el VAR

Fernando Llorente celebra con Danny Rose el gol que acabaría dándole al Tottenham el pase ante el Manchester City. /Anthony Devlin (Afp)
Fernando Llorente celebra con Danny Rose el gol que acabaría dándole al Tottenham el pase ante el Manchester City. / Anthony Devlin (Afp)

La irrupción del videoarbitraje tras la fase de grupos fue determinante para que Liverpool y Tottenham se batan por la 'orejona' este sábado en el Metropolitano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Liverpool y Tottenham se batirán este sábado en el Metropolitano en pos de una 'orejona' que sería la sexta para los 'reds' y la primera para los 'spurs' pero que bien podría haber tenido otros pretendientes en el coliseo del Atlético de no haberse producido la irrupción del videoarbitraje a partir de la fase de grupos para cambiar para siempre la máxima competición continental.

A la adopción del VAR por parte de la UEFA para su torneo estrella dan gracias especialmente las huestes de Mauricio Pochettino, que pasaron del desánimo al júbilo cuando Cüneyt Çakır, a instancias del videoarbitraje, anuló por fuera de juego el tanto de Raheem Sterling que había provocado el delirio de Pep Guardiola para culminar un partido loco en la vuelta de cuartos con cinco goles en los primeros 21 minutos, en los que Son Heung-min y Sterling libraron un duelo goleador al que se sumó Bernardo Silva y, ya en la segunda parte, Sergio Agüero para aproximar al conjunto 'sky blue' a unas semifinales en las que ya se veían cuando Fernando Llorente anotó una diana protestada por el Etihad para situar de nuevo por delante en la eliminatoria a los visitantes. Un tanto que a la postre sellaría el billete de los 'spurs' cuando el árbitro turco, que antes no había apreciado mano en el remate del delantero riojano, dictaminó que el Kun estaba más adelantado que el último defensor del Tottenham al recoger la bola que le había servido Bernardo Silva para asistir al ex del Liverpool en el descuento. Un veredicto que frenó en seco la carrera de Guardiola, mutando su éxtasis por la incredulidad al verse de nuevo incapaz de franquear la barrera de cuartos.

El rostro del técnico de Santpedor, lívido por la decisión, es una de las imágenes icónicas de esta Champions que expirará el sábado en el Metropolitano, pero ni mucho menos la única estampa derivada del protagonismo del VAR. Ya en octavos lo había sufrido el París Saint-Germain con su eliminación a manos del Manchester United pese a que los parisinos afrontaban la vuelta en el Parque de los Príncipes con una renta de dos goles obtenida en Old Trafford que auguraba un encuentro cómodo para los locales teniendo en cuenta también las numerosas bajas de los 'diablos rojos'. Pero el conjunto tutelado por Ole Gunnar Solskjaer mantuvo vivo el sueño con un doblete de Romelu Lukaku pese al golpe que supuso el gol de Juan Bernat y materializó la sorpresa cuando en el descuento Damir Skomina recibía la recomendación de revisar un posible penalti por mano de Presnel Kimpembe. El esloveno, que arbitrará la final de este sábado, vio la jugada en el monitor y señaló la pena máxima que certificaría Marcus Rashford y que provocaría una dura reacción por parte de Neymar, que tras ver el choque desde la grada expresó su furia a través de las redes sociales. «Es una vergüenza», clamó el astro del PSG, al que luego le caerían tras partidos por escribir: «Ponen a cuatro tipos que no entienden nada de fútbol para que vean la jugada en cámara lenta y eso no existe».

Mbappé desconsolado tras el final del partido.
Mbappé desconsolado tras el final del partido. / Afp

Malo para la Roma y salvador para la Juventus

En esa misma ronda cayó el campeón de las tres últimas ediciones, un Real Madrid al que el Ajax ajustició en el Santiago Bernabéu pese a que el VAR alivió a los blancos en el Johan Cruyff ArenA cuando Damir Skomina anuló el gol de Nicolás Tagliafico al entender que el argentino, que se había beneficiado de un error de Courtois, estaba en fuera de juego e interfirió en la acción del guardameta al intentar blocar el balón. El equipo que por entonces tutelaba Santiago Solari arrancó una victoria de tierras neerlandesas (1-2) que no le serviría para lograr al pase a causa de la contundente victoria del conjunto ajacied en el Santiago Bernabéu (1-4), donde de nuevo el VAR fue protagonista al no atender las demandas de los futbolistas del Real Madrid de que se anulase el tanto de Dusan Tadic en una acción en la que los locales reclamaron que previamente había salido el balón por la línea de banda. El árbitro alemán Felix Brych ni siquiera tuvo que revisar la jugada en el monitor y la UEFA defendió que «estuvo correcto al no intervenir» y dar validez al gol.

La acción que derivó en el gol de Tadic.
La acción que derivó en el gol de Tadic. / UEFA

La polémica estaría presente en otros partidos como el disputado en Do Dragao en la vuelta de octavos, cuando el Oporto logró nivelar el 2-1 obtenido en la ida por la Roma para abocar el cruce a una prórroga en la que el VAR tuvo que intervenir para sugerir a Cüneyt Çakır que revisase un agarrón de Florenzi a Fernando que el turco, tras visionarlo en el monitor, consideró suficiente para señalar un penalti convertido por Alex Telles que mandó a cuartos al conjunto luso, que terminaría siendo apeado por el Liverpool.

Más información

Controversia arbitral hubo también en la eliminatoria entre Atlético y Juventus que terminaría con la 'Vecchia Signora' en cuartos. Los rojiblancos se llevaron una victoria del Metropolitano que parecía encarrilar su pase pese a que la renta (2-0) podría haber sido mayor si Felix Zwayer, que había señalado penalti por derribo de Mattia de Sciglio a Diego Costa, no hubiese contado con la ayuda del VAR, que determinó que la falta era fuera del área. Más tarde, el videoarbitraje volvía a jugar en contra de los locales al chivarle al árbitro que existía falta de Morata sobre Chiellini en una acción que había acabado en gol del delantero. El equipo de Simeone marcó luego los dos tantos con los que viajó a Turín, donde la Juventus volteó la eliminatoria con un 'hat-trick' de Cristiano, pero los 'bianconeros' podrían haberlo tenido aún más complicado de no ser por el VAR.

Oblak despeja durante el duelo entre el Atlético y la Juventus en el Metropolitano.
Oblak despeja durante el duelo entre el Atlético y la Juventus en el Metropolitano. / Juan Medina (Reuters)