Octavos I Vuelta

El Liverpool conquista Múnich y completa el pleno inglés

Los jugadores del Liverpool celebran el gol de Van Dijk./EFE
Los jugadores del Liverpool celebran el gol de Van Dijk. / EFE

Dos goles de Mané y otro de un imperial Van Dijk meten a los 'reds' en cuartos, donde estarán junto a Tottenham, United y City

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Liverpool de Jürgen Klopp conquistó el Arena de Múnich, dejó al siempre competitivo Bayern en la cuneta y completó el pleno de los equipos ingleses en cuartos de la Liga de Campeones, donde estarán los 'reds' junto a Tottenham, United y City. El empate a cero de la ida en Anfield había confirmado lo igualado de la eliminatoria, posiblemente una de las más parejas entre los ocho cruces de octavos, y en tierras bávaras la historia no fue distinta.

Comenzó el duelo con el campeón alemán asumiendo el control del partido y los 'reds' agazapados a la espera de un robo para exhibir la velocidad de sus dos hombres de banda, Mané y Salah, al contrario de lo que viene siendo habitual, de inicio a la derecha e izquierda del ataque inglés, respectivamente, algo que cambió con el paso de los minutos. Una de las claves residía en el duelo entre Van Dijk y Lewandowski y el neerlandés y el polaco no tardaron en encontrarse, en una caída del punta del Bayern en el que los locales reclamaron contacto. Orsato no apreció nada punible y dejó seguir. Sin embargo, las malas noticias para Klopp se centraban en su capitán sobre el verde, Jordan Henderson, que se tuvo que retirar antes de consumir el primer cuarto de hora por sus molestias físicas, dejando su lugar en la medular del Liverpool al brasileño Fabinho.

1 Bayern

Neuer, Rafinha, Süle, Hummels, Alaba, Javi Martínez (Goretzka, min. 72), Thiago Alcántara, Gnabry, James (Renato Sanches, min. 79), Ribéry (Coman, min. 61) y Lewandowski.

3 Liverpool

Alisson, Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson, Milner (Lallana, min. 87), Henderson (Fabinho, min. 13), Wijnaldum, Mané, Firmino (Origi, min. 83) y Salah.

goles
0-1: min. 26, Mané. 1-1: min. 39, Matip (p.p.). 1-2: min. 69, Van Dijk. 1-3: min. 84, Mané.
árbitro
Daniele Orsato (Italia). Amonestó a Fabinho, Matip, Thiago, Renato Sanches y Robertson.
incidencias
Vuelta de octavos de la Champions en el Arena de Múnich.

La tónica de igualdad general comenzó a desafiarla Van Dijk con un enorme pase en largo para la velocidad de Mané. El senegalés, un prodigio físico, le ganó la partida en el esprint a Rafinha y definió con la zurda tras girarse para sortear a Neuer en una salida más que arriesgada del portero alemán. El tanto, que otorgaba doble ventaja a los 'reds', le dio una marcha más al equipo de Klopp, que pudo sentenciar en un remate de Robertson detenido por Neuer, esta vez sí, acertado para tapar su palo al lateral izquierdo escocés.

El mazazo no aplacó el ánimo indestructible del Bayern, acostumbrado a competir siempre, sean cuales sean las circunstancias. Una arrancada de Gnabry por el carril derecho del ataque germano acabó con el centro del extremo, que Matip desvió hacia su propia puerta en un intento desesperado por evitar el remate de un Lewandowski que ya había olido la sangre. La primera parte murió con el Bayern cercando la puerta de Alisson, consciente el equipo de Kovac de que un tanto le separaba en ese momento de los cuartos.

Ya en la segunda parte, el primero en avisar fue el Liverpool de la mano de Salah, que probó a Neuer con un potente disparo de zurda en una contra. El egipcio, que había pasado desapercibido en los primeros 45 minutos, se mostró mucho más participativo en la reanudación, de nuevo por el carril derecho del ataque 'red'. El Liverpool ofrecía mayor sensación de peligro pero fue el Bayern el que tuvo la más clara, con un centro de Gnabry desde la derecha que a punto estuvo de rematar en boca de gol Lewandowski. Sin embargo, el premio cayó del lado inglés en un saque de esquina botado por Milner desde el costado derecho que Van Dijk remató a la red después de superar en un salto imponente a Hummels y Javi Martínez. El tanto del mariscal 'red' fue demasiado para el Bayern, que no renunció a intentar el más difícil todavía pero que no pudo ante la cruda realidad. Salah tuvo la sentencia en un contraataque pero pecó de individualista cuando tenía a su lado a Mané libre de marca. Minutos más tarde, el egipcio se redimió con un pase para que el senegalés hiciese el 1-3 de cabeza, un tanto que sentenció definitivamente la eliminatoria y premió merecidamente la labor del Liverpool en Múnich.