Vuelta de dieciseisavos

El Valencia pasa sin brillo ante un Ebro sin complejos

EFE

El conjunto 'ché' venció al equipo arlequinado gracias a un gol de Batshuayi en un partido algo flojo que no sirvió para recuperar el crédito perdido

EFEValencia/Zaragoza

Un Valencia sin brillo superó con un gol de Batshuayi en el segundo tiempo la eliminatoria de Copa del Rey ante un Ebro sin complejos, en un encuentro en el que los locales ofrecieron una pobre imagen hasta el descanso y mejoraron ligeramente en la reanudación.

Por su parte, el equipo visitante, con personalidad e intensidad, trató de jugar el balón sin encerrarse en su parcela y sin renunciar a buscar sus opciones.

El nivel ofrecido por Kang In a base de movilidad y persistencia y el regreso de Cheryshev tras su lesión fueron las mejores noticias para un Valencia que mostró algunas de las carencias que le han caracterizado desde el inicio de la Liga.

1 Valencia

Jaume Doménech, Pccinu, Vezo, Diakhaby, Lato, Ferran, Racic (Parejo, m. 69), Kondogbia, Kang In (Álex Blanco, m.77), Batshuayi y Gameiro (Cheryshev, m.64).

0 Ebro

Salva, Teo Tirado, Lucas Ferrone, Michele, Jon Ander, Gerrit, Dani Martínez (Javi Calabazas, m.61) Tirado, Sandro, Raúl González (Rodrigo, m.71), Sergio Cortés (Mainz, m.77) y Víctor Garcia.

gol
1-0, m.58: Batshuayi
árbitro
Prieto Iglesias (comité navarro). Amonestó al visitante Gerrit.
incidencias
Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en Mestalla ante 23.300 espectadores.

El partido comenzó con cierto dominio territorial del Valencia, pero no con la superioridad que se podía barruntar de la diferencia de categoría entre un Primera y un Segunda B.

El conjunto aragonés, con tres centrales y un buen manejo del balón en el centro del campo, no tenía problemas para neutralizar las inconsistentes aproximaciones de un Valencia sin ideas y sin espacios.

Así, el balón estaba casi siempre en tierra de nadie, sin que el peligro rondara la meta del Ebro y sin que los atacantes visitantes se acercaran a la de Jaume Dménech.

El tedio marcaba el partido y un remate de Kondogbia no fue suficiente para reactivarlo, aunque sí que pudo hacerlo un magnifico disparo de Gerrit desde treinta metros (m.33), que se convirtió en la acción más peligrosa del primer periodo.

Con esta dinámica, estuvo más que justificada la pitada que despidió al Valencia al descanso, tras una primera parte, en la que solo alguna tímida arrancada de Kang In fue digna de mención.

Al comienzo del segundo tiempo, aunque los locales lanzaron un par de veces a puerta, el Ebro incrementó el manejo del balón, lo que reducía las opciones de que los valencianistas le crearan peligro.

Sin embargo, poco a poco el Valencia se soltó, empezó a jugar con más dinamismo y en una penetración por la izquierda, un centro de Lato cabezazo sin oposición por Bartshuayi para poner el 1-0 en el marcador.

El Valencia había dado un paso adelante y el Ebro, aún sin descomponerse, acusaba el esfuerzo de la primera mitad y veía más lejos la remota posible de completar una gesta en Mestalla.

La entrada de Cheryshev hizo que el equipo local fuera más vertical, pero el Ebro, ya en el último cuarto de hora, dispuso de una clara opción para empatar en una melé en el área local que resolvió Doménech, lo que dio paso a algunos destellos locales en los minutos finales del choque.

 

Fotos

Vídeos