Parrita: «Siempre he buscado ser diferente y encontrar mi propio concepto»

Cristóbal R. 'Parrita'. / J. CARRIÓN
Cristóbal R. 'Parrita'. / J. CARRIÓN

El novillero murciano Cristóbal Ramos 'Parrita' debuta hoy en Roldán con picadores, después de un 2018 triunfal sin caballos

FRANCISCO OJADOS MURCIA

Cristóbal Ramos 'Parrita' crece. Aquel niño que levantaba algo más de un metro del suelo, y que con 12 años sorprendió en 2012 en una clase práctica de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, por la naturalidad de un toreo no contaminado, que por profundo sonó a cante jondo y por alegre a bulerías, se hace mayor. Toreo de pellizco, que recuerda su origen gitano, criado a escasos metros de la plaza de toros de Murcia, y con un padre banderillero que también hizo sus pinitos como novillero, Cristóbal recuerda que «desde siempre quise ser torero. Lo tenía muy presente en casa. A los 9 años decidí apuntarme a la Escuela Taurina, y con 10, el día de mi cumpleaños me dejaron torear mi primera becerra. Como aquello salió bien, ya desde ese día todo me parecía poco y quise más».

Ese querer le llevó a ingresar en 2015 en la Escuela de la Fundación El Juli: «Abandoné la Escuela de Murcia para buscar oportunidades, y las encontré en Madrid». Ganó el certamen de la Fundación El Juli ese año y el nombre de Parrita traspasó lo regional. En cuanto al camino andado, Cristóbal lo califica de «duro, sobre todo en el aspecto personal, al abandonar tu casa y a tu gente muy joven. En lo profesional no tanto, porque lo haces porque te gusta y porque persigues un sueño. No lo calificaría de sacrificio, porque te estás dedicando a lo que quieres».

Fiel a un concepto, el joven diestro afirma a 'La Verdad' que «siempre he buscado ser diferente y encontrar mi propio concepto, pero es verdad que la Escuela de la Fundación El Juli me sirvió mucho para coger técnica y para torear más».

El año pasado toreó 29 festejos, más que muchos toreros de ferias. Lo hizo con Antonio Mondéjar de apoderado: «El maestro está siendo, en mi corta carrera, una persona muy importante. La temporada junto a él ha sido la de más bagaje y alegrías». Una temporada en la que también sintió el dolor de la cornada en una tarde muy especial, la del debut en la Real Maestranza de Sevilla: «El 17 de julio, en Valdelaguna, en una novillada del certamen del Camino hacia Las Ventas, ya tuve mi bautizo de sangre, y Sevilla fue una inoportunidad que me ha dado otra oportunidad, pues ha servido para que el 13 de junio esté anunciado con picadores en esa plaza tan especial».

No le asustan esas tardes, pues «he sentido la responsabilidad desde la primera vez que toreé una becerrita con 10 años, y esos días y en esas plazas la ilusión está muy por encima de la responsabilidad».

Así llega a Roldán, esta tarde, «una fecha que no se me va olvidar nunca, pues se alcanza una de las metas que deseas. Espero poder contar que mi debut fue un debut soñado». Tan cerquita que vive de la plaza de toros de Murcia, donde entrena muchas mañanas, «cada vez que la veo, pienso en que ojalá, y Dios quiera, que dé motivos para que me pongan en la feria».

Otro sueño de un niño que se va haciendo mayor toreando y que hoy -17.00 horas- debuta en Roldán con picadores, en una corrida mixta en la que hará el paseíllo junto a Filiberto y Víctor Acebo.

Temas

Toros