Guillermo Busutil surca todos los mares de la cultura

Guillermo Busutil, periodista , escritor y crítico literario /Lisbeth Salas
Guillermo Busutil, periodista , escritor y crítico literario / Lisbeth Salas

El periodista, escritor y activista cultural compila en un volumen sus artículos, crónicas, críticas y entrevistas

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Guillermo Busutil (Granada, 1961) es un agitador cultural en el mejor sentido de la expresión. Tras varias décadas surcando todos los mares y meandros de la literatura, el arte, el cine, el teatro, el pensamiento o la música, este plural explorador, un detective cultural que se presenta como un «fugitivo de la realidad», compila sus vivencias, experiencias y apreciaciones en 'La cultura, querido Robinson (Fórcola), un delicioso caleidoscopio de crónicas, críticas, entrevistas, artículos y escritos misceláneos. «Leemos poco y mal», lamenta Busutil, avisado observador de lo mejor y lo peor de nuestra «maltrecha» cultura, pero que nos invita, con todo, a sumarnos a su singladura y otear el horizonte cultural desde gavia de sus columnas.

«La linterna del detective cultural debe desvelar qué hay detrás de toda manifestación estética», dice el autor de 'La cultura, querido Robinson'

La mirada múltiple, lúcida e irónica de Busutil es la de un Robinson dispuesto a descubrir cuanto hay en la isla de la cultura en la que varó hace ya tantos años para desenterrar sus tesoros en forma de libros, exposiciones, películas, conciertos, dramas o ensayos, y compartirlos en sus charlas con creadores e intelectuales de todos los ámbitos y latitudes.

Antonio Muñoz Molina, maestro de Robinsones, prologa un efervescente y apasionado libro que se cierra con un 'Manifiesto a favor de una cultura' que Busutil resume en un rotundo «yo, tú, nosotros». Una cultura «que es el capital del progreso de una sociedad» y «que nunca ha sido un caballo electoral» ni «el arma cargada de futuro que se soñó para la poesía». Sí es una herramienta básica «que ayuda a las personas a ser lo que tienen que ser».

La portada del libro.

«Este libro es una apuesta por la esperanza», advierte Muñoz Molina en el prólogo. «Algunos de los mejores libros que existen se han ido haciendo casi por su cuenta», agrega el escritor, académico y premio Cervantes. Y así ocurre con estas páginas en las que Busutil explora, exprime, disfruta e invita a disfrutar el mapamundi de palabras que alumbra con su linterna crítica de detective cultural «que ilumina y desvela qué hay detrás de toda manifestación estética».

Papiroflexia de la imaginación

Dividido en siete secciones, dedica Busutil la primera a la literatura y rinde homenaje a la lectura como «la papiroflexia de la imaginación», según una de las 'ramonianas' frases con voluntad de greguería que salpimientan el libro. Aforismos rotundos como «De Lorca es su muerte el mejor poema». El libro constituye también una encendida defensa de un castigado periodismo cultural «cada vez más en precario o excluido en las empresas de comunicación». Denuncia «la falta de respeto por la cultura como instrumento de creación y de progreso» y la reivindica como un poderoso agente liberador «de la alienación del mundo-pantalla de cuyos laberinto de superficialidad, violencia y abismos somos rehenes». También como «una actitud, una conciencia y una mirada frente al ruido social y de la información» más que necesaria «en tiempos de posverdad, del triunfo de lo mediocre y de la banalidad».

Cada apartado –foto, cine, historia personal, arte, teatro y música– se cierra con una entrevista a relevantes figuras de nuestra cultura como Javier Marías, Elvira Lindo, Cristina Fernández Cubas, Ricardo Menéndez, Salmón, Antonio Muñoz Molina o Victoria Camps, catedrática que nos recuerda que «cultura y ética son inseparables». Todas se publicaron en Mercurio, la revista que Busutil dirigió con tino durante un década y hasta su malhadada desaparición.