Curro Piñana lleva el flamenco a la exposición en Murcia de Marcos Salvador Romera

Curro Piñana, ayer, en el adarve donde está ubicada la sala Arquitectura de Barrio. / VICENTE VICÉNS / agm
Curro Piñana, ayer, en el adarve donde está ubicada la sala Arquitectura de Barrio. / VICENTE VICÉNS / agm

LV MURCIA

Son amigos, son artistas. Curro Piñana, cantaor cartagenero, y Marcos Salvador Romera, pintor lumbrerense, vivieron ayer un momento muy especial. Piñana, cuyo arte admira Romera, gran aficionado al flamenco, cantó en el adarve (en las antiguas ciudades musulmanas, callejón particular que daba acceso a las viviendas situadas en él y que se cerraba por las noches) donde se instala la sala Arquitectura de Barrio (c/ Julián Calvo).

El artista plástico expone 'Arquitectura poética'. Es una treintena de obras con pequeños y medianos formatos en óleo, acrílico o técnica mixta sobre lienzo, papel y madera. La exposición refleja «la arquitectura de su mundo imaginado, poético y colorista». Un mundo plagado de nubes, estrellas, flechas, lunas, chimeneas... Indica Vicente Martínez Gadea que «gracias a su trabajo de artista, hoy estamos de enhorabuena: invitados a viajar, disfrutando y conmoviéndonos, por estas ciudades donde el color resuena brillante a su bola, liberado para siempre de las formas. Nos cruzaremos tal vez en la visita con Paul Klee o con Kandinsky paseando».