Azcona: «Si me detienen lo asumiré; seguiré con mi desobediencia como preso político»

Abel Azcona, ayer, en Murcia, en Espacio Incógnita. / VICENTE VICÉNS / aGM
Abel Azcona, ayer, en Murcia, en Espacio Incógnita. / VICENTE VICÉNS / aGM

El artista que escribió la palabra 'pederastia' con hostias consagradas, envuelto en seis causas judiciales, imparte un taller y expone sus obras en Espacio Incógnita

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Abel Azcona (Pamplona, 1988) está en Murcia. Lo anunció por Twitter. Lo de menos son sus causas pendientes con la justicia. No se esconde. El martes comenzó a impartir el taller colectivo 'El cuerpo empoderado'. El artista -genésico, interdisciplinario, 'performer', provocador y censurado-, autor de proyectos como 'Vaginas anónimas', 'No deseado', 'Carne sucia', 'Political dis(order)' y 'Blasfema', marcado por un pasado de abandonos y abusos, inaugura este viernes en Espacio Incógnita, en Murcia, una nueva exposición procesual. La llamada le pilla recién salido de la ducha.

-¿Cómo está?

-Ahora mismo, estoy desnudo. Todo bien, podemos seguir hablando...

-¿Su primera vez en Murcia?

-Estuve en La Manga del Mar Menor de pequeño, en un campamento, y luego en tres o cuatro eventos por diferentes cosas. Aunque había hablado varias veces con diferentes espacios expositivos, hasta ahora no me había tocado exponer aquí.

-¿Qué le parece iniciativas como Espacio Incógnita, proyecto creado por jóvenes murcianos al margen de la cultura institucional?

-El arte debe ser transversal, pero llega un momento en que solo te mueves por instituciones, como un tipo de arte concebido de una forma, pero yo intento estar en todos los ámbitos de la calle, con gente que viene de la subversión y lo disidente. Sería incoherente para gente así quedarse solo en el plano institucional. Tengo la suerte o la desgracia de conocer a esta gente de Murcia que vinieron en su día a un taller mío en Madrid, y desde la amistad y el espíritu disidente, y desde el entender el arte de una forma muy concreta, he acabado aquí accidentalmente en este proceso mío en que estoy en busca y captura.

«Desde la amistad y el espíritu disidente, y desde el entender el arte de una forma muy concreta, he acabado en Murcia de forma accidental»

[La historia de Abel Azcona tomó vuelos considerables desde que fue acusado de un delito de profanación por escribir «pederastia» con hostias consagradas. Lo hizo en Pamplona en 2016 y años más tarde en Berga, donde creó la dichosa palabra con las formas recogidas tras comulgar en 248 misas. La justicia en 2016 ya consideró que no había escarnio ni vejación, y Azcona justificó una acción con la que quería mostrar públicamente una lacra en el seno de la Iglesia Católica. Y chimpún. No contentos, Fiscalía, Arzobispado y abogados cristianos recurrieron y la Audiencia Nacional desestimó el recurso. No obstante, surgieron nuevas denuncias. Él se declaró en rebeldía y no acudió a las citas, animando a otros artistas a seguir su camino. No teme su detención, si es que se da el caso.]

-¿Ha venido a Murcia con precauciones? ¿Teme ser apresado aquí?

-Creemos que no se va a hacer efectiva esa detención en ningún acto público. No sabemos exactamente cómo va a ir. Voy a continuar con normalidad, libremente, con mi espíritu de desobediencia, y si me detienen o me llevan lo seguiré haciendo igual. En este momento tengo abiertas seis causas: la de Vox, la de Hazte Oír, la de la Fundación Francisco Franco, la de los abogados cristianos, la del Arzobispado de Pamplona y Tudela... y la de otro colectivo que representa a cristianos ofendidos.

-¡Madre mía! Vaya panorama...

-No hay que hacerles caso. En el momento en que tú aceptas eso, de ir de forma natural a los tribunales por un sistema que no debería estar como está establecido, yo creo que en este caso el artista debe ser el que marque la diferencia. Si yo tuviera una detención la asumiría, y estaría dentro y haría mi desobediencia desde dentro como preso político. Si un día me detienen será justo por mis ideas.

-¿Cree que va a tener más problemas con la unión de las derechas?

-No solo yo, todos lo vamos a pasar muy mal.

En el taller que imparte esta semana en Murcia, 'El cuerpo empoderado. Activismo, política y performance', se habla de desobediencia, de rebeldía, del arte como herramienta contestataria, sobre el cuerpo como herramienta subversiva. «Yo me baso en mi experiencia y en mi cuerpo político desde hace 30 años. Soy hijo de prostituta y heroinómana, una situación muy compleja, y creo que como acción política podemos colectivizar todas las experiencias». Estos días, además, coincide con el lanzamiento de 'Los pequeños brotes' (Dos Bigotes, 2019), una obra narrativa en la que Azcona, autor de otros libros de arte y ensayo, recoge historias en torno a la experiencia vital. «Hacer un relato autobiográfico completo me costaría un montón», admite, «pero agarrar y sujetar, y mostrar, pequeños brotes, que es una palabra que tiene mucho que ver con la salud, con la salud mental, me cuesta menos».

La exposición que se inaugura el viernes estará a lo largo del fin de semana en Espacio Incógnita (calle Siervas de Jesús, 1) y en ella reflexiona sobre el deber de reicindencia del artista en el marco de la asunción de la desobediencia como posicionamiento. Diego López, uno de los creadores que están detrás de este nuevo espacio cultural -con Aurora Rodríguez, Andoni Peñalver Bayle y Priscila Ramal-, cuenta a 'La Verdad' que en esta actividad los asistentes están teniendo un primer contacto con la obra de Abel Azcona. La experiencia, según López, servirá a la casi una veintena de participantes para ampliar sus conocimientos sobre el arte combativo, profundizando en la teoría y la práctica del arte subversivo y el activismo. Para ello, crearán piezas críticas y sociales tanto individuales como colectivas, obtendrán conocimientos sobre activismo y acción artística a fin de aprender a utilizar el arte como herramienta de empoderamiento. «Todo esto surgió -cuenta Diego López- por el estado en que se encuentra Abel, en busca y captura, a raíz de aquella obra por la que le llevaron a juicio y se declaró en rebeldía. Contactamos con él para proponerle una serie de talleres en Murcia relacionados con la disidencia y el cuerpo como arma política, y nos dijo que sí, y nosotros, entusiasmados. La gente ha reaccionado bien».

Conferencia abierta, hoy

La conferencia que Azcona ofrecerá hoy será abierta (22 a 02.00 horas) en la sede del Espacio Incógnita. «Los talleres los estamos haciendo de noche, e incluye acciones interesantes por Murcia. La primera sesión fue para ponernos en contexto con personas que trabajan con el cuerpo, genera mucho debate». En su cuenta de Instagram están contando todas las intervenciones efímeras a nivel performativo. «Estamos dando cabida a artes vivas, experimentación... cosas que no tienen cabida en las instituciones, y está llegando gente interesante. Alumnos de la Escuela de Arte y Diseño que hicieron una exposición genial sobre la diversidad y las nuevas tendencias en moda, diseño, ilustración... Convocamos, por ejemplo, a la gente a bailar desde la disidencia y la teoría queer que a ellos les inspira. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte, da gusto verlo», subraya Diego López.

Temas

Arte