Humor 'millennial'

Sarah Andersen, autora del web comic 'Sarah's Scribbles', del que se acaban de editar dos volúmenes en papel./
Sarah Andersen, autora del web comic 'Sarah's Scribbles', del que se acaban de editar dos volúmenes en papel.

Las historias de Sarah Andersen, ahora recopiladas en libros, combinan un dibujo sencillo con un visión de la vida que retrata fielmente a toda una generación

ROBERTO GONZÁLEZ

«Soy un bollito. Un gran bollito feliz», dice con una amplia sonrisa la chica morena de ojos saltones que protagoniza 'Sarah's Scribbles', ataviada con un abrigo y un sombrero invernal. La situación contrasta con una escena previa de corte veraniego, en la que el personaje sufre al ir a la playa por culpa de las opiniones ajenas y la 'operación bikini', rebautizada en la tira como 'operación culo Kardashian'. Sirva esta página como ejemplo del tipo de humor -entre lo ácido y lo ingenuo, con un enfoque cotidiano- que practica Sarah Andersen, una dibujante de Brooklyn de 25 años que ha triunfado gracias a un webcomic que cuenta con más de dos millones de seguidores sólo en Facebook y que ha sido traducido a diferentes idiomas por fans de todo el mundo.

Cualquiera que lea esta página habrá recibido, seguramente, alguno de sus dibujos de parte de alguna amistad a través de las redes sociales, pero si realmente se quiere disfrutar de su trabajo en un soporte duradero ya están disponibles los volúmenes que ha publicado en España la editorial Bridge, titulados 'Crecer es un mito' y, precisamente, 'Un bollito feliz'. La autora ha estado de gira en Barcelona y Madrid dedicando ejemplares de sus libros. Fue durante esa visita cuando habló con 'Ababol'.

La neoyorquina es una polifacética ilustradora que no siempre emplea un dibujo tan naíf como el que utiliza en su obra más famosa. «Trato de ser lo más concisa posible y creo que el estilo que uso se adapta al medio, en este caso la lectura 'online'», explica. «Me di cuenta del fenómeno en el que se estaba convirtiendo 'Sarah's Scribbles' más o menos un año después de empezar a publicarla. Tuve un gran éxito con una de las historietas que recibió unos 100.000 'me gusta' en tumblr. A partir de entonces fue mucho más fácil que mis cómics se volvieran virales».

«Toda generación es criticada por la anterior, solo que ahora esas opiniones se ven más»

Otro de los aspectos por los que sus viñetas llegan fácilmente a su audiencia es que suponen un certero retrato de la, a veces denostada, generación 'millennial'. «Toda nueva generación es criticada por la anterior y ahora esas opiniones se pueden ver más porque existen las redes sociales. Todos somos producto de nuestras circunstancias. Yo he crecido en una situación económica y políticamente complicada en Estados Unidos, así que tal vez los 'millennials' demostramos más resiliencia de lo que mucha gente quiere reconocer y esto también hace que tengamos un sentido del humor muy particular», asegura.

Fracasos y gatetes

Otro aspecto que ha podido contribuir al triunfo de 'Sarah's Scribbles' es la presencia más o menos frecuente de gatitos, una de las mascotas preferidas por los internautas. En 'Un bollito feliz' la autora explica cómo pasó de desconfiar de los felinos a adorarlos. «Al principio no había muchos gatos en mi tira, pero más adelante cambiaron mis sentimientos hacia ellos y eso me hizo pasarme al lado oscuro», bromea. «Los libros son muy valiosos para mí porque en primer lugar me dan la oportunidad de escribir algunos cómics cortos que no puedo postear 'online' porque son algo más ácidos o más políticos. También me sirve para escribir cosas de formato más largo que permiten que los fans se introduzcan más en mi mundo y sepan más sobre la historia de fondo», explica sobre su reciente paso al formato en papel.

La protagonista, su álter ego, que supuestamente se llama también Sarah, aunque nunca se mencione, es un avatar que representa a todos. Sus miedos, sus inseguridades y sus pequeñas alegrías resultan cercanas y universales. Cualquiera puede verse reflejado, sea hombre o mujer. De todos modos, la artista aclara que tiene «más lectoras que lectores» y que está encantada con ello. «Las mujeres se están empezando a interesar más en el mundo del cómic y eso es genial».

¿Tiene ante la vida la misma actitud que la chica de sus tebeos? «Una de sus características principales es que demuestra entusiasmo y optimismo a pesar de que siempre acaba fracasando. Sus fracasos son muy intensos pero puedes ver que mantiene la esperanza y que siempre está sonriendo. Así que supongo que al final logrará salir adelante», comenta entre risas, identificándose con su personaje.

De todos modos en sus historias no faltan las referencias a momentos más duros. El segundo libro habla extensamente sobre el carácter introvertido y la ansiedad social que dificultan la interacción de la protagonista con otras personas. Irónicamente la descripción de este tipo de experiencias personales también le han ayudado a conectar con su público. «Hace seis o siete años la ansiedad social era un tema del que no se hablaba mucho y ahora es muy habitual. Veo a algunos escritores y gente en internet haciendo chistes sobre ello. No es algo a lo que se pueda poner solución simplemente bromeando porque el problema es más profundo, pero creo que está bien que cada vez haya más gente hablando sobre el tema y admitiendo que le ocurren este tipo de cosas».

Ávida lectora

La fama adquirida a través de sus publicaciones no le preocupa. «Mi vida habitual es muy normal y nadie me reconoce. Sólo me enfrento a la realidad de ser una autora conocida cuando viajo para presentar alguno de mis libros. Pero sólo lo experimento de vez en cuando. Así que es muy bonito para mí encontrarme con la gente a la que le gusta mi trabajo e interactuar con ellos». En general opina lo mismo con respecto a los comentarios que le llegan en las redes sociales. «Suelo leer los primeros para ver cuál es la reacción general. No necesito saber lo que piensan todos y cada uno de los lectores».

Eso sí, al igual que su personaje, Sarah es una ávida lectora. En su campo, los cómics 'online', admira el exitoso trabajo del dibujante barcelonés Joan Cornellà: «Me encanta, sus historias son una verdadera locura». Y por supuesto también lee muchos libros en papel. «Ahora me estoy mudando y me llevo cajas y cajas de libros. Mi hogar favorito sería aquel que tuviera un mayor número de baldas». Un deseo que, a buen seguro, también comparte con algunos de sus admiradores.

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos