Neobarrocos: los imagineros de hoy

1. 'Ecce homo', terracota policromada, 2018. Obra de Francis Arredondo. 2. 'Dolorosa', de 2018, obra de Jesús M. Romero. 3. 'Caifás', de 2013, pieza en terracota policromada de Manuel Martín Boillo. 4. 'Virgen Dolorosa', de 2013, de Enrique Calero./Javier Carrión / AGM
1. 'Ecce homo', terracota policromada, 2018. Obra de Francis Arredondo. 2. 'Dolorosa', de 2018, obra de Jesús M. Romero. 3. 'Caifás', de 2013, pieza en terracota policromada de Manuel Martín Boillo. 4. 'Virgen Dolorosa', de 2013, de Enrique Calero. / Javier Carrión / AGM

La iglesia de San Juan de Dios y Two Art Gallery reúnen 40 obras de artistas contemporáneos españoles preocupados por el naturalismo y el realismo; 'Barro, madera y sangre' descubre los nuevos caminos de la escultura religiosa

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

Murcia, cuna de algunos de los más grandes imagineros como Salzillo, tomó la iniciativa de organizar una exposición de imaginería contemporánea, y el resultado puede verse estos días en dos sedes: la iglesia de San Juan de Dios, junto al IES Licenciado Cascales, y el espacio de Two Art Gallery, la galería que dirige Eva Hernández. «En el circuito de las cofradías sí que se habían hecho cosas», cuenta Navarro a 'La Verdad', «pero nunca se había planteado una exposición así ajena a ese mundo cofrade en una galería de arte».

'Barro, madera y sangre', comisariada por Jesús Abades, es singular en tanto en cuanto el espectador va a quedar atravesado por un conjunto de 40 piezas realizadas por 23 artistas. Son «los nuevos neobarrocos». El único representante incluido de la Región es Alberto Marín López (Totana, 1998), el creador más joven, discípulo de Hernández Navarro, cuyas obras se pueden contemplar en la galería de Acisclo Díaz. Los demás son Álvaro Abrines (Sevilla, 1983); Jesús Arcos de la Rosa (Umbrete, Sevilla, 1986); Francis Arredondo (Écija, Sevilla, 1990); Enrique Calero Rivera (Sevilla, 1993); Ramón Cuenca Santo (Elche, 1975); Santiago Delgado Carrera (Alosno, Huelva, 1993); Rubén Fernández Parra (Sevilla, 1978); Pedro García Velasco (Puente Genil, Córdoba, 1974); Francisco Romero Zafra (La Victoria, Córdoba, 1956), considerado el creador de la llamada escuela cordobesa, maestro y referente de la imaginería actual, y cuyo 'Cristo de la expiración' es la pieza estrella en la galería; el boliviano afincado en Córdoba Edwin González (Cochabamba, 1983); Antonio Reiné (Cádiz, 1987); Antonio Luis Troya (Sevilla, 1986); Ismael Delgado (Sevilla, 1988); Víctor García Villalgordo (Torrevieja, Alicante, 1976); Marco Antonio Humanes (Marchena, Sevilla, 1978); Alejandro López (Vélez-Málaga, Málaga, 1987); Manuel Martín Boillo (Córdoba, 1990); Manuel Martín Nieto (Morón de la Frontera, Sevilla, 1978); Juan José Negri (Sevilla, 1976); Jesús M. Romero (Sevilla, 1986); Juan Vega (Málaga, 1985), y Javier Arizabalo (San Juan de Luz, Francia, 1965). Todos varones, señala Eva Hernández: «No hay apenas mujeres escultoras especializadas en imaginería».

Escribe el comisario en el catálogo de 300 páginas que contiene el proceso creativo de todas las obras que el patrón de la escultura pasional es el más repetido en 'Barro, madera y sangre', «por ser el más demandado de cara a las estaciones de penitencia». Estos nuevos neobarrocos, incide Abades, son más moderados, «sin caer en la vulgar truculencia ni en cuerpos sanguinolentos hasta el paroxismo, apostando ahora por una apariencia más armónica y distinguida». Predomina, por tanto, la idea del naturalismo sensible, «como táctica para hacer de la obra un icono potente; seguramente por la mayor educación, en general, de los espectadores, no solo a nivel cultural sino también emocional y afectivo. En algunos casos, la contundencia viene de la mano de ese seguimiento hiperrealista, cultivado no de manera estricta por algunos autores -jóvenes en su mayoría- que afirman hacerlo solamente a título experimental, pero guardando la suficiente radicalidad para que un sector del público lo considere, sea cual sea su destino, demasiado abrumador». Hay que preguntarse, por tanto, si estos creadores aportan algo nuevo, y Abades reconoce que eso no siempre sucede en la imaginería contemporánea, algo achacable a un «vacío de inspiración», o a la tradición.

«El verdadero artista, el inteligente, el auténtico, sabe que hay que transformar lo existente pero sin la pretensión de inventarlo todo sino imprimiéndole un sello propio y, por tanto, actual, abriendo la imagen sacra a la dimensión de la época en que vivimos», afirma el comisario, Jesús Abades

Eva Hernández, directora de Two Art Gallery, considera que esta tendencia ha llegado «al momento más destacado en la historia del arte»

«Son artistas de su tiempo, preocupados por la investigación, el análisis y la creación de piezas innovadoras»

Evolución

«El verdadero artista, el inteligente, el auténtico, sabe que hay que transformar lo existente pero sin la pretensión de inventarlo todo -entre otras cosas porque está todo muy reinventado y vuelto a inventar- sino imprimiéndole un sello propio y por lo tanto actual, abriendo la imagen sacra a la dimensión de la época en que vivimos». No es esta, por tanto, una exposición que busca el «sensacionalismo gratuito», sino mostrar los aspectos creativos y evolutivos de la imaginería. En el fondo, dignigficar una categoría escultórica que ha sido también tratada de forma marginal a nivel informativo por «sectarismo».

La iniciativa promovida por Two Art Gallery, con el apoyo de la Comunidad Autónoma a través de la Consejería de Cultura, ha dado lugar a algo que Eva Hernández considera inédito, como es mostrar el trabajo que está realizando una generación de artistas españoles y la evolución de un lenguaje a través del tiempo «para llegar probablemente al momento más destacado de esta tendencia en la historia del arte». «Aunque en su esencia -dice Hernández- las técnicas empleadas y el proceso de ejecución siguen siendo los mismos, primer boceto en jarro, saca de puntos, devastado de la madera, talla directa, policromía, estofado, dorado... -con el uso en algunos casos de las nuevas tecnologías 3D y materiales como la resina-, donde sí ha habido una mayor transformación ha sido en lo referido a la concepción de la obra, una nueva estética que recuerda constantemente que estos nuevos imagineros son artistas de su tiempo, creadores contsemporáneos preocupados por la investigación, el análisis y la creación de piezas innovadoras que consigan conmover al espectador».

1. Crucificado del boliviano afincado en Córdoba Edwin González Solís, de 2019. | 2. 'Cristo crucificado' del gaditano Antonio Reiné, pieza realizada en 2019. | 3. 'Ecce-Homo', de 2017, del totanero Alberto Martín López. 37,7x12x10 cm / Javier Carrión / AGM

Jesús Abades, creador de lahornacina.com, uno de los pocos medios digitales que ha impulsado la imaginería contemporánea, sabía quién era quién en este mundo. «Con él sabíamos por donde pisábamos», reconoce Eva Hernández, sobre la selección de los integrantes de la muestra. ¿Por qué no está, por ejemplo, Hernández Navarro en esta convocatoria? La directora de Two Art Gallery señala que «porque esta no es su generación»: «La idea era mostrar una generación de jóvenes artistas que tienen una formación contemporánea, que son conocedores de las últimas técnicas, porque muchos de ellos utilizan 3D, resinas, los medios de cualquier artista contemporáneo, y, además, tienen un interés por la imaginería. De modo que todo ese conocimiento se traslada a la imaginería religiosa, y son ellos el futuro de esta disciplina. El hecho de que esté Francisco Romero Zafra, el fundador de la escuela cordobesa, es un guiño a aquella primera generación que ha guiado los pasos de muchos artistas jóvenes de Madrid, Ciudad Real, del Levante... Esa gente ha mamado de las enseñanzas de imagineros como Moreno Zafra y Hernández Navarro. Pero hoy estos artistas beben de todas las fuentes».

Todos parten del conocimiento del barroco, y no intentan imitar, sino cambiar algo. Esos pequeños cambios hacen que las imágenes vayan evolucionando a lo largo del tiempo. Por ejemplo, Manuel Martín Boíllo, utiliza policromías propias, predominando los tonos cenizas, para despertar la espiritualidad del espectador. Una pieza del totanero Alberto Marín López. 'David y Goliat', recibe al visitante a la entrada de Two Art Gallery. Una obra espectacular creada para la exposición en terracota, que no tiene nada que ver con otros modelados más pequeños. «Quisimos que hiciera esa iconografía porque en escultura apenas se ha representado», aclara Eva, «y además son personajes profanos que no suelen ser protagonistas». Escribe Víctor Taft que el benjamín es «capaz de desarrollar pequeñas obras de una riqueza plástica y una calidad impropia de un chaval que todavía no ha terminado sus estudios, en sus manos tiene la decisión de poder llegar muy lejos».

Exposiciones como esta pretenden trascender para que la imaginería religiosa ocupe el papel que le corresponde en el contexto del arte contemporáneo, «apartada del concepto de una actividad decimonónica y trasnochada», insiste Taft.

1. 'Jesús Resucitado', obra realizada en 2019 en madera y resina policromada, por el escultor cordobés Pedro García Velasco. | 2. 'Jesús Nazareno', de Juan Vega, de 2015. | 3. 'Nuestro Padre Jesús Nazareno', de Antonio Luis Troya, del año 2019. / Javier Carrión / AGM

La gestión del proyecto ha durado tres años, y, por fin, se ha hecho realidad, con el objetivo de que muchos de estos neobarrocos crearan obras nuevas, pues es tal el volumen de encargos que reciben que no se podían acortar plazos. Javier Arizabala es el autor de las dos únicas pinturas: 'Jesús' y 'María', realizadas en 2019. Hay piezas de pequeño, mediano y gran formato, como los dos crucificados que presiden las dos sedes. El imaginero de hoy hace todo tipo de piezas, y en ''Barro, madera y sangre' encontramos crucificados, cautivos, nazarenos, dolorosas, inmaculadas y niños de pasión esculpidos durante la última década, y varias de las piezas son inéditas como los crucificados del boliviano afincado en Córdoba Edwin González Solís y Antonio Reiné o las dos esculturas que representan a Jesús Nazareno de Antonio Luis Troya e Ismael Delgado.

La exposición se podrá visitar hasta el 14 de julio en el Conjunto Monumental San Juan de Dios, de martes a sábado, de 10 a 13.30 y de 17 a 20 horas; y domingos y festivos, de 10 a 13.30 horas. El horario de visitas guiadas es: 10.30, 11.30, 12.30, 17.30 y 18.30 horas. Un día antes, el 13 de julio, cerrará sus puertas la muestra en Two Art Gallery (Acisclo Díaz, 7), cuyo horario es, de martes a viernes, de 11 a 14 y de 17 a 20.30 horas.

1. 'Niño Jesús pasionario', de 2012, del onubense Santiago Delgado Carrera. | 2. 'Soledad' de Manuel Martín Boillo, de 2012. | 3. 'Sumo sacerdote Anás', obra en resina policromada de Marco Antonio Humanes realizada en 2012. / Javier Carrión / AGM