Hoy, que tengo la oportunidad de dirigirme a los vecinos y vecinas de Murcia a través de este medio de comunicación, lo primero que pienso es cuántas cosas no hemos hecho bien en el pasado para llegar a esta situación de evidente malestar, principalmente en el vecindario cercano al paso a nivel de Santiago el Mayor, como consecuencia de unas obras que han empezado a ejecutarse para cumplir y llevar a cabo lo que es un clamor en Murcia: ¡Soterramiento ya!

La alta velocidad está a las puertas de Murcia, algo que sin duda es motivo de satisfacción para todos, pero nosotros no nos contentamos con eso. Queremos que lo más pronto posible pueda cruzar la ciudad de forma soterrada, cosiendo la enorme brecha que divide la ciudad.

Si los vecinos y vecinas de Murcia quieren el ¡Soterramiento ya!, y desde Adif hemos adjudicado ya a una empresa la obra para llevar a cabo ese soterramiento... ¿dónde está el problema? ¿Por qué no estamos trabajando todos juntos para acelerar el cumplimiento del que ha sido el sueño de tantos murcianos desde que hace más de cien años el tren dividiese la ciudad en dos?

Son muchas las preguntas que en este sentido nos hacemos estos días los que trabajamos en Adif y en el Ministerio de Fomento. Cuando abordamos una obra pública tan ambiciosa como esta, que mejorará la vida de mucha gente, de chicos y chicas que cada día, a la salida del colegio o el instituto, tienen que esperar a que se apague una luz roja para poder cruzar las vías del tren, o la de tantos vecinos que llevan años y años soportando el ruido y las vibraciones del tren al pasar junto a sus viviendas, no resulta nada fácil entender por qué tantas dificultades para llevarla a cabo.

La confianza y la credibilidad no se piden, no se ruegan, sino que hay que ganársela con el trabajo de cada día. Pero difícilmente podemos desde Adif y desde el Ministerio demostrar esa voluntad si no se nos deja cumplir con nuestro compromiso. Tenemos un proyecto en el que vamos a invertir 606 millones de euros. Un proyecto que pasa por un soterramiento de casi 4 kilómetros, el de mayor envergadura en el que está ahora mismo trabajando Adif, que soterrará 7 vías bajo la estación del Carmen y que servirá para que cada día circulen por ellas hasta 90 trenes de cercanías, mercancías y alta velocidad. Pero no podemos trabajar en él si no nos dejan.

Tenemos contratada a una empresa para hacerlo, pero ya nos han advertido de que, si no podemos garantizar la seguridad de sus trabajadores ni el cumplimiento de aquello para lo que fueron contratados, que no es otra cosa que el soterramiento, tendrán que abandonar. Si lo hacen, si solicitan la resolución del contrato, las consecuencias serán desastrosas, tendremos que volver a empezar y Murcia corre el serio riesgo de quedarse descolgada de la alta velocidad y sin soterramiento. Tampoco podemos pedir a nuestros trabajadores de Adif que crean en este proyecto de servicio público, porque el tren es eso y no otra cosa, si no podemos garantizarles un entorno seguro en el que trabajar. No podemos pedirles que se responsabilicen de poner en marcha una línea si a causa de los destrozos vandálicos no cuenta con todas las garantías de seguridad para los murcianos que utilizan los trenes. ¿Quién autorizará el servicio si los desperfectos provocados estas noches pasadas son de tal magnitud que no garantizan la fiabilidad de la línea? No podemos permitir la más mínima grieta en la seguridad de los trayectos, pero eso es lo que producen los actos que hemos visto estos días.

Tenemos que avanzar juntos. Hemos propuesto, y quiero reiterarlo desde aquí, la creación de una comisión de seguimiento de las obras en la que no falte nadie, en la que haya participación vecinal, de los colegios profesionales, de los empresarios, de la Plataforma, de las fuerzas políticas, del Ayuntamiento y de la Región de Murcia. Una comisión para ir verificando el cumplimento de los principales hitos de las obras de soterramiento. No es una idea nueva ni creativa, no es una propuesta para dilatar las decisiones y que parezca que hacemos algo. Es una propuesta que ya hemos puesto en marcha en otras comunidades y que nos está funcionando. No a Adif, no al Ministerio, sino a los representantes de esas regiones. Lo hemos puesto en práctica, entre otros lugares, en Montcada, o en las obras del ferrocarril en Extremadura, y nos ayudan a avanzar juntos, a plantear soluciones y adoptar acuerdos entre todos. Si lo hacemos también en Murcia, la transparencia y la información, junto con los hechos, nos ayudarán a ir convenciendo a todos de que vamos en serio, de frente, y con todas las ganas de hacer esta obra en el menor tiempo posible. Si trabajamos juntos, ganamos todos, no pierde nadie, y, sobre todo, ganan los murcianos.

Desde el Ministerio de Fomento y desde Adif solo buscamos y queremos una cosa en Murcia... ¡Soterramiento ya!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos