Estudiarán incluir en el convenio del transporte test obligatorios de drogas

Reunión del sector del transporte y el delegado del Gobierno. /Edu Botella / AGM
Reunión del sector del transporte y el delegado del Gobierno. / Edu Botella / AGM

La Delegación constituye una mesa de trabajo con Froet, Tráfico y Guardia Civil para combatir la cifra de positivos entre conductores profesionales

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El cóctel de positivos por alcohol y drogas entre conductores profesionales (56) y la creciente cifra de víctimas mortales sobre el asfalto (64) «preocupa» a la Delegación del Gobierno y ayer se constituyó una mesa de trabajo para acordar medidas que frenen las estadísticas negativas. La mesa estará constituida por la Delegación, la Federación Regional de Organizaciones Empresariales del Transporte (Froet), la Guardia Civil, la Jefatura Provincial de Tráfico, la Inspección de Trabajo y la Dirección General de Transportes. Su primer objetivo será lograr que el convenio regional del transporte de mercancías por carretera y de viajeros introduzca pruebas de toxicidad en el capítulo de controles de riesgos laborales.

«La patronal tiene que llegar a este tipo de acuerdos con los sindicatos», subrayó el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, tras la constitución de esta mesa de trabajo del transporte. De hecho, en la próxima reunión se convocará a los sindicatos para plantearles que los conductores profesionales se sometan obligatoriamente a test de alcohol, drogas y controles del hígado para ver si hay enfermedades hepáticas como la cirrosis. El presidente de Froet, Pedro Díaz, aclaró que actualmente ninguna empresa puede hacer estas pruebas y que habría que pactar con las fuerzas sindicales incluirlos «como un anexo del convenio regional del transporte».

Díaz detalló que los chóferes tendrían que someterse a controles «antes de su contratación en una empresa y durante su trabajo». Froet estima razonable que cada trimestre las compañías pudieran comprobar que los empleados no consumen sustancias estupefacientes. «Tenemos muchas dificultades para atajar este grave problema».

De los 56 positivos registrados este año, 50 fueron por drogas y 6 por alcohol. Siete de los conductores transportaban mercancías peligrosas y dos llevaban a niños al colegio. Otro de los cambios legislativos que la mesa también pretende impulsar, consiste en lograr que las mutuas que realizan los exámenes médicos anuales a los trabajadores informen a las empresas si en algún trabajador detectan consumos de drogas o enfermedades hepáticas causadas por el abuso de alcohol, además de acreditar si el conductor de camiones o autobuses está capacitado para llevar un vehículo.

También quieren que las mutuas informen a las compañías de anomalías

«En la actualidad, la ley de Protección de Datos impide que el médico informe a la compañía si hay algún problema», se quejó el presidente de Froet. Por su parte, el delegado del Gobierno avanzó que también pretende mantener contactos con la Consejería de Salud: «Si la administración tiene conocimiento de anomalías a través del Servicio Murciano de Salud o porque el conductor registre una acumulación de infracciones por vía administrativa, se le podrá suspender temporalmente del ejercicio de su actividad hasta que no se demuestre que no es un peligro para los demás». Esta medida incluiría que el chófer afectado se sometiese a programas de tratamiento.

Bernabé zanjó que con tales cambios normativos «tendremos los elementos de juicio adecuados». La mesa también trabajará para proponer medidas de carácter preventivo en materia de seguridad vial, y luchará por lograr un endurecimiento de las multas y penas de cárcel para los infractores. Durante la reunión, según subrayó el presidente de Froet, la Guardia Civil informó de que el Ministerio del Interior ha adquirido 150.000 aparatos de test y «se van a incrementar los controles aleatorios» en las carreteras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos