Mucha cortesía a la sombra de la mayor desaladora de Europa

José A. Andújar recogió la Regadera de Plata./Prensa Congreso
José A. Andújar recogió la Regadera de Plata. / Prensa Congreso

Los regantes del Levante hacen en el congreso una defensa a ultranza de los trasvases, a la vez que se preparan para usar más agua desalada

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Mucha cortesía y mayores dosis de paciencia para poder vislumbrar un acuerdo nacional sobre agua que ofrezca medidas concretas. Es la impresión que se llevaron los regantes del Levante -sobre todo los del Trasvase- en la jornada inaugural del congreso. Su presidente, Lucas Jiménez, defendió los trasvases ante representantes de Aragón y Cataluña. Hoy intervendrá Tomás Sancho, presidente del Consejo Mundial de Ingenieros Civiles, que ha participado en un estudio del Scrats para redotar la cabecera del Tajo. Hablará de la importancia de las obras de regulación y se cree que removerá algunos cimientos.

En la jornada inaugural se habló del desequilibrio hídrico, de trasvases y de las riadas del Ebro que desembocan en el mar, pero la desalación se quedó en un segundo plano pese a que la mayor fábrica de agua industrial de Europa se encuentra a pocos metros del Auditorio de Torrevieja, proyectada para producir 120 hectómetros cúbicos anuales. Será cuando llegue el momento, ya que ahora opera a un tercio de su capacidad. Parece que nadie se acordó ayer de que dicha desaladora estaba al lado. Los regantes de la cuenca del Segura ya tienen un doble ADN de trasvases y desalación. La cuestión ahora es cómo se conjugan ambos.

Ximo Puig dice que Pedro Sánchez ya trabaja en el Pacto Nacional del Agua

Un mix de recursos hídricos

Cuando se endurece la sequía, hay codazos para poder comprar agua desalada, como se ha comprobado. Ahora que hay menos urgencias, aunque persiste la sequía, se relativiza la demanda de agua desalada. No obstante, los regantes han aprendido en este ciclo y quieren estar mejor preparados para el siguiente.

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, quiere que la Vega Baja siga siendo «la huerta de Europa». Apostó por «sumar fuentes» de suministros y evitar los «maniqueísmos» de trasvases o desaladoras. «Trasvases cuando sea necesario y desaladoras también», dijo. Sumó las aguas depuradas y los pozos. Está todo inventado.

Sobre las negociaciones del Gobierno con el PSOE, señaló que «todo el mundo» debe ser capaz de superar «el partidismo y el cortoplacismo» para lograr un pacto nacional. Reveló que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, le trasladó el lunes que se está «trabajando al respecto». Aún colea su mensaje, luego matizado, de acabar con los trasvases.

Parece que nadie se acordó ayer de la macroplanta que tenía al lado

La ministra y el séquito oficial visitaron la exposición comercial, en el 'hall' del auditorio, que reúne a más de 60 empresas e instituciones del sector. Posteriormente, García Tejerina se desplazó al embalse de Crevillente y visitó unos regadíos modernizados en Elche. Dejó claro que el melón de unos futuribles nuevos trasvases solo se abrirá si existe acuerdo con el PSOE. La ley permite autorizar transferencias de un máximo de 5 hectómetros. A partir de ahí, la mecánica es diferente. «No se hace por capricho», manifestó García Tejerina.

Muchos votos en juego

José Antonio Andújar y Andrés del Campo, presidentes de Riegos de Levante Margen Derecha y de Fenacore, fueron felicitados por la organización del congreso, que se prolonga hasta el viernes y en el que hay una amplia representación de la Región de Murcia. Asistió una variada representación política, y más tratándose de un cónclave que reunió a más de un millar de dirigentes agrarios. Hay muchos votos en juego de un sector agroalimentario clave para la economía del Levante y el Sureste. «Necesitamos que circule el agua», dijo Andújar, para quien la solución «pasa por un pacto nacional y por un acuerdo decisivo de los regantes, que podría constituir un punto de inflexión», para que alcancen un compromiso los partidos políticos y el Gobierno de España. «Los regantes remamos juntos; entre nosotros no luchamos sino que defendemos los mismos intereses». En la misma línea, Andrés del Campo pidió «sensatez y ayuda a los políticos».

José Antonio Andújar, que es también vicepresidente del Sindicato de Regantes del Trasvase, recibió la Regadera de Plata, símbolo del congreso, de manos de Fernando Sánchez, gerente de la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera (Huelva), organizadora del anterior evento. La conferencia inaugural sobre el problema del agua en el Sureste estuvo a cargo del rector honorífico de la Universidad de Alicante Antonio Gil Olcina. Está previsto que la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, clausure el congreso el viernes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos