La Verdad

«Firme oposición» a que se concentren los órganos de violencia de género

La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Murcia mostró ayer su «más firme oposición» a la proyectada comarcalización de los juzgados de Violencia sobre la Mujer, que está promovida por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región.

Esta organización colegial se subió ayer al carro de la oposición a este proyecto que ya han enarbolado diferentes sectores sociales y políticos. Este, remarcó en un comunicado, supondría la desaparición del Juzgado existente hasta ahora en San Javier, que atiende a las poblaciones de este municipio y a las de San Pedro del Pinatar, Los Alcázares y Torre Pacheco, cuyas funciones pasarían a Cartagena.

El órgano, encabezado por Francisco Martínez-Escribano, se mostró contrario, asimismo, a que se comarcalicen los juzgados de Violencia de Totana y Molina de Segura, que se prevé sean atendidos por sus homólogos en Lorca y Murcia, respectivamente.

«No compartimos que las mujeres víctimas de violencia machista, y sus hijos, en las condiciones de especial vulnerabilidad que se producen cuando existe violencia de género, se vean obligadas a trasladarse a otra localidad ajena a su domicilio cuando lo que precisan es una justicia próxima que les ampare y proteja, y lo más cerca posible de sus domicilios, familia y personas de quienes puedan recibir apoyo», subrayó el Colegio. Este recordó que el proyecto que plantea el TSJ se basa en un cálculo estadístico de las cargas de trabajo de cada juzgado -y a la supuestamente baja carga de Cartagena, Lorca y Murcia- y remarcó que «la estadística no puede ser motivo para que la Justicia se aleje en el momento en que más cerca debe estar de la víctima».