«Los ataques no me duelen»

Lola Sánchez, relajándose del estrés del Europarlamento en Cabo de Palos./
Lola Sánchez, relajándose del estrés del Europarlamento en Cabo de Palos.

«Me cruzado un par de veces con Valcárcel en el Parlamento Europeo, pero no hemos hablado», confiesa la eurodiputada cartagenera de Podemos, Lola Sánchez

GUILLERMO HERMIDA

Nuestra flamante eurodiputada nació en Valencia, un 17 de marzo de hace 36 años, pero su alma es cartagenera. A la ciudad portuaria se trasladó con apenas un año, siguiendo a sus padres, Teresa y Agustín. Estudió en el colegio Hispania antes de marcharse a Granada a hacer Políticas. Con el título bajo el brazo se presentó a dos oposiciones de la Comunidad Autónoma. Las aprobó, pero se quedó sin plaza, así que en 2008 dijo «voy a darme un garbeo» y acabó en Islandia, cuidando ovejas. Tras otra parada técnica en Cartagena, se volvió a marchar a buscarse la vida, esta vez a una remota isla escocesa. Regresó de nuevo, montó un negocio de artesanía y restauración de muebles que no salió adelante y volvió a liar el petate con destino a Houston, Texas, Estados Unidos. Allí trabajó -tres meses, con la visa de turista- en un restaurante mexicano. Y otra vez de vuelta. Mientras servía gin-tónics a concejales y preparaba banquetes de boda, fue una de las fundadoras del círculo de Podemos. El resto, hasta su toma de posesión en Bruselas, es ya historia.

- ¿Ha encontrado piso ya?

- Sí, un apartamento pequeñito.

- ¿No lo comparte con sus compañeros?

- Al principio sí lo íbamos a compartir, pero nos dimos cuenta de que teníamos que desconectar, no somos capaces de hablar de otra cosa que no sea de política.

- ¿Ha felicitado ya a Valcárcel por su vicepresidencia?

- Nos hemos cruzado un par de veces en el ascensor, pero no hemos hablado todavía.

- ¿En qué pierde el tiempo?

- En decir tonterías y contar chistes con los amigos.

- ¿Cómo lleva el proceso de preparación de las próximas elecciones?

- Bien, porque la gente está teniendo muy buena intención. Hay disensiones, pero no peleas. Todos queremos lo mismo.

- ¿Y los ataques que les están cayendo desde fuera?

- Yo los llevo bien, no me duelen. Entiendo que son pataletas fruto de los nervios y el miedo.

- Ustedes reniegan de la etiqueta de partido, pero ¿qué son?

- Pues no lo sé, habrá que buscar una palabra nueva. Somos algo que no ha sido inventado.

- ¿Siente aún vértigo por lo que se le viene encima?

- Sí, bastante. Aún no ha empezado el trabajo político, aunque estoy ya integrada en la comisión de comercio internacional y la de ayuda a la cooperación.

- ¿Qué quería ser de mayor en sus tiempos de estudiante?

- Hice Políticas porque me encanta la carrera diplomática.

- ¿Cree en el más allá?

- No, y aunque vivo en una casa muy vieja, no he visto nunca fantasmas.

- ¿Cómo lleva la preparación de las fiestas de Carthagineses y Romanos.

- Soy de la Legio Vernácula y quiero venir los dos fines de semana... Pero tengo que cuadrar fechas. Desfilaré seguro, eso sí.

- ¿Le gustan los videojuegos?

- Hasta hace poco sí, le daba a los de carreras, como 'Mario Kart'... Y me he impuesto no probar el 'Candy Crush', porque sé que me picaría.

- ¿Qué reza su estado de WhatsApp?

- 'Vid getum', que significa 'nosotros podemos' en islandés.

- Dígame algo que no sepa de los islandeses.

- No cierran las puertas de las casas y cuando van a un restaurante dejan a los críos con el carrito fuera, para que se acostumbren al frío.

- Y usted, ¿es más de Björk o de Sigur Rós?

- Sigur Rós, sin duda.

- ¿Irá al Europarlamento en vaqueros y camiseta morada?

- Así vamos. A veces no nos ven como diputados, parecemos becarios.

- ¿Hizo la primera comunión?

- En el Hispania, de princesa, y me dio mucha vergüenza. Pero es que los abuelos mandan...

- ¿Con qué defecto es más benévola?

- Lo acabo perdonando todo.

- ¿Su plan ideal para un domingo con precipitaciones?

- Una 'peli' en el sofá con un té o preparar una cena con tiempo.

- Siendo ya eurodiputada electa no dudó en ponerse el delantal y servir como camarera. ¿Eso es dar ejemplo?

- Sí, es una muestra de lo que realmente somos, de que no se nos caen los anillos por nada.

- Sorpréndame y cuénteme en qué es usted una fuera de serie.

- En leer mapas y orientación.

- ¿Cuál es la entrevista más rara que le han hecho últimamente?

- Una para un medio en inglés que se publica en España. Me hacían unas preguntas muy raras, salía por peteneras... El hombre no se había informado mucho y me preguntaba por la ejecutiva del partido, fíjese.

- ¿Le siguen preguntando por lo de la chica del gin-tónic?

- Ya menos, pero sí, aún me hacen bromas con eso.

- ¿No le habrá cogido manía?

- No, no. Me gusta, aunque sin excesos. Vaso de tubo y limón, nada más.

- ¿Por cuántos círculos de Podemos vamos en la Región?

- Hemos perdido la cuenta. Tenemos que organizarnos, porque cada pueblo tiene ya casi un círculo, cuando no dos.

- ¿Puede presumir de haber caminado por el lado salvaje de la vida?

- Algo sí, cuando era más joven. Me he dado una vuelta.

- Por cierto, en su Facebook dice que aún no ha encontrado «la estabilidad laboral»...

- ¿Ah sí? No me había dado cuenta, lo tengo algo abandonado.

- ¿Y la estabilidad emocional?

- Aún no la he encontrado, pero estoy en ello. Espero que el trabajo me ayude en eso...

- Hablemos de Felipe VI. Objetivamente, ¿le parece guapo?

- A ver, claro que es guapo. Seguramente el rey más guapo de Europa.

- ¿Y qué opina del papa Francisco?

- Tiene otra mentalidad, pero tiene que hacer las cosas, no solo decirlas.

- ¿Cree que durará poco?

- Como se ponga a hacer cosas en serio, seguro que sí.

- ¿Internacional o Marsellesa?

- Ninguna, no soy de himnos.

- ¿Tiene un poema favorito?

- De los 'Veinte poemas de amor y una canción desesperada' de Neruda, la canción desesperada.

- ¿Colabora con alguna ONG?

- Directamente no, pero económicamente sí. En cuanto empecé de interina me apunté a Cruz Roja, Aldeas Infantiles y Greenpeace.

- ¿Cambiaría el Europarlamento por la Asamblea Regional?

- No, hay gente en la Región sobradamente preparada.

- Si no viviera en España, le gustaría residir en...

- Islandia, claro. Me marcó.

- ¿Con quién se iría de cañas?

- Me voy con mi hermana.

- ¿Y de copas?

- Con los amigos.

- Va sobrada de idiomas, pero ¿con cuál se pondría ahora?

- Ya estoy con el francés.

- ¿Qué vino prefiere?

- Un tinto de Ribera del Duero. Pero también me tomo un Juan Gil.

- ¿Recuerda algo que le dijeran sus padres y le marcara?

- Que estudiara, lo que quisiera, pero que estudiara. Que no me quedara con la ESO.

- La última vez que pisó la pista de baile fue...

- Hace poco, en El Parador, que estaban tocando La Saga.

- ¿Una ciudad en la que perderse?

- Ahora mismo, Bruselas. Para vivir, Reikiavik.

- ¿Recuerda su primer amor?

- Sí... Ángel. Además fue mi primer beso. Fue en una disco-light que había por aquí por el centro.

- Hablando de amor, ¿usted se casaría en La Fuensanta de blanco con un teniente de la Guardia Civil?

- De blanco y con un guardia civil sí... Pero en una iglesia no.

- ¿Cuántos críos le gustaría tener?

- Muchos, me gusta el jaleo. Pero creo que ya llego tarde.

- ¿Se imagina de ministra?

- Ufff, qué responsabilidad. Pero si pudiera serlo, lo sería de Asuntos Sociales.

- ¿Qué arreglo se haría?

- Probablemente los dientes.

- ¿Papel o libro electrónico?

- Papel, papel. Hasta los periódicos, aunque últimamente los tenga que ver en edición digital.

- ¿Hace ejercicio?

- Hacía natación, ahora nada. A ver si encuentro piscina en Bruselas.

- ¿Por qué el pelo tan corto?

- Me dan ataques de vez en cuando de cortármelo, es más cómodo.

- ¿Se puede ser muy coqueta y de izquierdas?

- Se puede, se puede.

- ¿Y usted en qué cree?

- En que hay personas buenas y personas muy egoístas.

- ¿Y si Dios fuera una mujer?

- Eso demostraría que no existe.

- ¿Su serie de televisión?

- 'Breaking Bad'. Y quiero ver 'Juego de Tronos', que me dicen que es muy política.

- ¿Playa o montaña?

- Las dos. Era de playa, pero tuve una pareja de monte y lo descubrí.

- ¿Dónde le gusta perderse?

- En Islandia.

- ¿Se liga en política o la erótica del poder es un mito?

- Nada de nada, mito total. En el parlamento la gente ni se mira. Es un mundo muy frío y duro.

- ¿A quién le hizo la última foto?

- A mi compañera Teresa, cuando estaba hablando de Palestina ante el Europarlamento.

- ¿Ha tomado usted la palabra en el pleno ya?

- No, pero me quiero estrenar en septiembre con el tratado de comercio trasatlántico.

- ¿Qué no se imagina la gente de usted ni por asomo?

- Que odio ir de compras.

- ¿Qué es lo primero que hace cuando vuelve a la Región?

- Ir a Cabo de Palos y ver el mar.

- La tentación en que siempre cae es..

- Volver a fumar.

- ¿Sabe qué champú usa Pablo Iglesias?

- Ese me lo sé... ¡champú anticasta!