Las nuevas promesas invaden Murcia Gastronómica

El chef Marco Antonio Iniesta en acción./Guillermo Carrión / AGM
El chef Marco Antonio Iniesta en acción. / Guillermo Carrión / AGM

El dúo formado por los jovencísimos María Egea y Marco Antonio Iniesta hace una demostración de la cocina de Restaurante Frases

Marta Semitiel
MARTA SEMITIEL

Murcia Gastronómica se ha convertido en uno de los mayores eventos culinarios de la Región de Murcia, pero no solo por su oferta de bocados murcianos en la Calle de las Tapas, sino también por servir como impulso y promoción de nuevas promesas en el mundo de la cocina regional. Algo que se demostró en la segunda jornada de esta edición, con la ponencia de María Egea, directora de sala, y Marco Antonio Iniesta, chef del Restaurante Frases. Una apuesta personal que iniciaron entre ambos hace tan solo ocho meses, pero que ya ha conseguido colarse en el congreso que organiza 'La Verdad'.

En su demostración de cocina joven, ambos sorprendieron al público con tres entrantes «que concebimos como pequeños bocados antes de entrar a degustar otros platos más contundentes», explicó Egea; en los que reinaba una variedad de especias y de ingredientes para convertirlos «en una explosión de sabor que los hace muy diferentes entre sí».

Juventud, divino tesoro

Con apenas veintitres y veinticuatro años, ambos mostraron un saber estar y una elocuencia muy amplia sobre el escenario de la sala de ponencias, además de una amplia técnica y creatividad culinarias. En su conferencia, titulada 'Cocinando con los cinco sentidos', cocinaron, entre otras cosas, un chipirón con haba de soja y un magret de pato con especias indias elaboradas a 57 grados, foie y jamón de pato; del que ofrecieron una degustación para que el público pudiera disfrutarlo.

En palabras de la jefa de sala, «lo que pretendemos es que nuestra cocina sea una experiencia para los cinco sentidos, que entre por la vista, por el olfato, que pueda escucharse, que tenga diferentes texturas y, por supuesto, que conquiste al gusto».

Aunque sin duda el plato que más sorprendió fue uno al que han titulado 'Kilimanjaro', un homenaje a la cocina africana elaborado con un pastel de verduras con crema de merluza. «Lo que hacemos es poner un tamal envuelto en hoja de plátano al que añadimos una cama de sal», una mezcla a la que prenden fuego para servir el volcán en plena erupción.

Como guinda al menú, el dúo presentó un postre elaborado a base únicamente de chocolate en tres texturas: «Aquí lo que conseguimos es una tierra de chocolate cubano con un 70% de pureza, que ponemos encima de un 'ganache' también del mismo chocolate, y que acabamos con un poco de helado de pino». Un bocado que también pudieron degustar los asistentes, que comprobaron «el sabor a pino y chocolate».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos