Cabo de Palos declara la guerra a la basura marina

Un buceador recoge una botella del fondo del mar durante una de sus inmersiones en Cabo de Palos./Rivemar
Un buceador recoge una botella del fondo del mar durante una de sus inmersiones en Cabo de Palos. / Rivemar

Colectivos vecinales, clubes de buceo y empresas se unen para lograr una localidad costera libre de plásticos con talleres, campañas de concienciación y limpiezas colectivas este verano

Pepa García
PEPA GARCÍA

Los últimos datos facilitados por Naciones Unidas cifran en 12,5 millones de toneladas la cantidad de plásticos que se vierten a los mares y océanos de todo el mundo. Hasta en la playa más remota del planeta hay residuos plásticos. Lo afirman desde Ambiente Europeo, asociación que trabaja por la conservación del medio ambiente y que está especializada en la gestión y reducción de las basuras marinas. No en vano, en las más de 350 limpiezas que ha organizado en territorio español ha movilizado a más de 15.000 voluntarios, desde que en 2010 las puso en marcha en nuestro país. Además, es miembro de los talleres consultivos que ha organizado el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente sobre el borrador del programa de medidas para las Estrategias Marinas de España, que acaba de aprobar un nuevo protocolo para la catalogación de las basuras marinas. De hecho, su director, Daniel Rolleri, acaba de regresar de Nairobi, de participar en el Grupo de Expertos reunido por la ONU para impulsar un acuerdo global contra la contaminación por plásticos. «El problema de los plásticos es un problema muy complejo y global, con un impacto global, mucho más allá de lo estético y ambiental, ya que sus efectos ya se dejan notar en el turismo, la economía, la salud, la seguridad personal y de la navegación, y que cada vez se nos acerca más: empieza a tocarnos el bolsillo, la calidad de vida y el gasto público. Es más, el plástico no solo está ya en la cadena trófica, sino que el estudio reciente 'Anthropogenic contamination of tap water, beer, and sea salt' -Contaminación antropogénica en el agua del grifo, la cerveza y la sal marina-, publicado en la revista científica 'PLOS ONE', revela que «en 18 países de todo el mundo hay presencia de residuos plásticos en el agua del grifo y en la sal marina, la mayoría microfibras, entre ellos España», detalla Rolleri. Una malísima noticia que no hace sino refrendar la gravedad del problema que los residuos plásticos suponen para la supervivencia de la vida en el planeta.

Un grupo de buceadores participa en la última campaña de limpieza de espacios naturales, en este caso marinos, incluida en el Proyecto Libera, el sábado pasado.
Un grupo de buceadores participa en la última campaña de limpieza de espacios naturales, en este caso marinos, incluida en el Proyecto Libera, el sábado pasado. / SEO/BirdLife

12,5
millones de toneladas de plástico llegan al año al mar.
80%
es el porcentaje de plástico de las basuras que acumula el Mediterráneo.

«Este problema debe encararse creando sinergias desde diversidad de ángulos: político, empresarial, consumidores. Es un problema de todos y los consumidores debemos de ser conscientes del poder que tenemos, porque el plástico cada vez más se va a ir metiendo en los lugares más insólitos», expone Rolleri, que incide en que la industria del petróleo está invirtiendo ingentes cantidades de dinero en nuevas instalaciones para meter el plástico en lo más ridículo, como fresas envueltas en bufandas de plástico una a una, ejemplifica como el colmo del despropósito. Reconoce que se están haciendo gestos, «por ejemplo, McDonalds ha anunciado que va a sustituir sus pajitas de plástico por otras de papel. Estamos en un momento interesante pero complicado. Hay muchos emprendedores que están dando un giro y buscan alternativas, pero el 'lobby' del petróleo es muy fuerte. Además, hay que ver si muchas de las soluciones interesantes que están surgiendo (bolsas hechas con fécula de patata, platos de usar y tirar comestibles que se fabrican con cereal, botellas de plástico de algas rojas,...) son sostenibles a gran escala», analiza Rolleri los inconvenientes de estas iniciativas para surtir el actual nivel de consumo plástico del mundo. Y apuesta por empezar por eliminar el plástico de donde no debería estar e impedir que entre, dice en referencia a la campaña 'Desnuda la fruta', surgida del taller de BeForGet, dentro de los encuentros de Social Hack Oceans y que Ambiente Europeo ha impulsado desde el inicio. No en vano, el 80% de la basura del Mediterráneo son plásticos.

Unidos para el combate

Precisamente una de estas evidencias, la aparición de un cachalote en las costas de Cabo de Palos el pasado 27 de febrero, cuya muerte fue provocada por la ingesta de plásticos, ha sido la que ha puesto en marcha un proyecto ciudadano que, bajo el nombre de 'Cabo de Palos libre de plásticos', ha unido en el combate contra estas basuras marinas a la asociación Procabo para la protección de Cabo de Palos, a la Asociación de Vecinos de Cabo de Palos, a los ocho centros de buceo de Cabo de Palos, a Ambiente Europeo y a empresas de la localidad como Upper, Armero, Buzo Salao, Blue Force y Baraka.

Basuras marinas, en las costas de la Región. / Ambiente europeo

«Desde el colectivo de los buceadores siempre ha prevalecido la defensa del medio natural, pero, a raíz de la aparición del cachalote muerto en febrero, todos los centros de buceo decidimos unirnos para darle la vuelta a la situación, hartos de ver tanto plástico», comenta Patricia Sánchez, representante de los centros de buceo de Cabo de Palos en actividades medioambientales y que confiesa que no hay inmersión en su ámbito de influencia de la que salga con los bolsillos vacíos de basura, sobre todo plásticos.

De una serie de reuniones surgió la iniciativa de organizar, el próximo lunes 25, una jornada de limpieza de la superficie y los fondos de Cabo de Palos, convocada por Ambiente Europeo y Rivemar y apoyada por el resto de asociaciones, empresas y entidades, en la que ya hay apuntados casi un centenar de voluntarios, entre ellos 30 alumnos del IES Las Salinas del Mar Menor, y a cuya difusión están contribuyendo la Asociación de Clubes de Buceo de la Región de Murcia, la Estación Náutica del Mar Menor, la Red de Vigilantes Marinos y la Consejería de Medio Ambiente, va detallando Patricia Sánchez.

Pertrechados del equipo para bucear o de salabres, los voluntarios se embarcarán en una jornada colaborativa que comenzará a las 9.30 con la presentación de los monitores, continuará con una charla informativa y, antes de la salida en barco para librar la superficie y los fondos del litoral cabopalense de plásticos, Upper servirá un almuerzo a los participantes, antes de recoger el material para participar en la limpieza.

«Esta es solo una de las actividades planificadas dentro del proyecto Cabo de Palos libre de plásticos», explica Arantza Blanco, secretaria de Procabo, que cuenta que entre todos los participantes están diseñando una programación de verano para concienciar a los habitantes de la localidad costera de la importancia de cambiar sus hábitos para reducir el uso de plásticos y para evitar que estos residuos lleguen al mar.

Cachalote que apareció muerto el 27 de febrero pasado en las costas de Cabo de Palos. A la derecha, contenido plástico que tenía en su interior y le causó la muerte. / Antonio GIL y CARM

Las actividades comenzarán el sábado 23, con motivo de la noche de San Juan, y se prolongarán, al menos, hasta el 6 de octubre, cuando los centros de buceo celebren la última limpieza 'estival' programada. Entre tanto, los ciudadanos implicados en esta lucha, ya trabajan para contar entre sus filas con los chiringuitos, que han adquirido el compromiso de intentar concienciar a sus clientes para que reutilicen los vasos de plástico y prescindan de las pajillas, y para recuperar el material desechable, entre otras medidas. Además, asegura Arantza Blanco, de ceder sus espacios para la realización de charlas o talleres cuando sea preciso.

Además, #CaboPalosLibredePlastico y #YoActuoContraelPlastico son los hashtag que usarán los organizadores para difundir sus campañas y actividades, que incluirán divulgación a las puertas de los supermercados colaboradores, talleres para niños, cross paralelo de limpieza el día del Cross de Cabo de Palos (21 de julio) y gestión de envases durante el CabodePop (17 y 18 de agosto), entre las iniciativas que ya tienen cerradas.

Hoguera de San Juan pensada en verde

La primera actividad de este proyecto ciudadano que responde al principio 'trabajar local para crear un impacto global' y que si se convierte en un modelo eficiente que funciona se podría exportar a otras comunidades vecinales, será la de la Noche de San Juan en la playa de Levante. La noche del sábado 23 al domingo 24 y liderada por la Asociación de Vecinos de Cabo de Palos, se celebrarán una serie de actividades de concienciación, talleres y juegos para sumar a la lucha contra los plásticos al mayor número de efectivos. A partir de las 20 h., habrá una limpieza de la playa, talleres de reciclaje con el material recogido durante la limpieza y la proyección de una película. «La idea es que no se asocie la noche de San Juan con dejar las playas hechas una porquería, para ello el Ayuntamiento nos facilitará contenedores amarillos. Además, en la cena colectiva que se celebrará, se invita a los participantes a no hacer uso de materiales de usar y tirar».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos