Veterinaria de la UMU se moviliza contra la posible apertura del grado en la UCAM

Imagen de archivo de las instalaciones de la Facultad de Veterinaria. /Vicente Vicéns/ AGM
Imagen de archivo de las instalaciones de la Facultad de Veterinaria. / Vicente Vicéns/ AGM

La universidad privada no concretó ni confirmó ayer sus planes, que han agitado a la facultad de la pública y a los estudiantes

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia se ha puesto en pie de guerra y ha llamado a la movilización para impedir la posible implantación del grado en «una universidad de la Región», en referencia evidente a la Universidad Católica (UCAM). La Junta de Facultad (el órgano colegiado de gobierno) difundió ayer un comunicado mostrando su rechazo al proyecto, y el Frente de Acción Estudiantil emitió otro, como punto de arranque de una campaña de «movilización social» y de información sobre las repercusiones de la apertura de otra facultad de Veterinaria en Murcia. La Universidad Católica, por su parte, no quiso ayer aclarar sus planes.

El rechazo de la UMU a la duplicidad del título obedece a las mismas razones que, en su día, argumentaron otras facultades de la universidad pública para tratar de frenar -sin conseguirlo- la implantación de títulos en la Universidad Católica, y que provocaron duros conflictos y enfrentamientos entre las instituciones y la Administración regional, que tiene la última palabra para autorizar un grado, como fue el caso de Medicina, Odontología y Arquitectura en su día: la saturación del mercado laboral y la exigencia de unos estándares de calidad docente elevados.

La Junta de Facultad, que exige a a las autoridades competentes de la Región que «no permitan la mercantilización del grado», argumenta, como en aquellas ocasiones, que se trata de una profesión regulada y autolimitada, y advierte de que el mercado no está en condiciones de emplear a más graduados en Veterinaria. En la actualidad, según los cálculos del Frente de Acción Estudiantil, en España hay más de 30.000 veterinarios en activo (datos del Instituto Nacional de Estadística), y forman el grupo de licenciados «peor pagados. Una nueva facultad (ya hay 13 en España) no haría más que aumentar el nivel de paro y de precariedad laboral al que se ven sometidos los estudiantes una vez finalizados sus estudios».

La Junta de Facultad, en pie de guerra, pide al Gobierno regional que «no permita la mercantilización del grado»

Estándares de calidad

La exigencia de un nivel de calidad docente elevado es otro de los argumentos esgrimidos por la Junta de Facultad, que insiste en su comunicado en que «las universidades públicas nos ajustamos a las necesidades del mercado de una profesión que está regulada por Directiva Europea y que asegura unos estándares de calidad formativa que requieren de unas infraestructuras singulares, como hospital veterinario, granja docente y planta piloto de tecnología de alimentos, así como una cualificación profesional de su profesorado altamente especializado, y un proceso de acreditación europeo (por la Asociación Europea de Establecimientos de Formación Veterinaria) que es tremendamente exigente, y en el que la Facultad de la Universidad de Murcia lleva trabajando desde 1996».

Esa excelencia docente, argumenta Veterinaria de la UMU, «nos lleva a autolimitarnos en el número de estudiantes admitidos (solo 90 cada curso) buscando la ratio adecuada entre profesores y estudiantes, y proporcionado a la capacidad formativa del centro. Otros centros privados abusan de este número y admiten de modo descontrolado un número excesivo de estudiantes, que además alimentan en cursos superiores con otros grados o admisiones».

El decano de Veterinaria, Gaspar Ros, recordó ayer que todos los años piden plaza en el grado cerca de 1.500 estudiantes, y «solo hay 90 plazas porque mantenemos unos estándares muy exigentes. La facultad está en 'top' de calidad europea, y es evidente, por muchas razones, que no debe permitirse la duplicidad de títulos en la Región», reclamó Ros. La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) «debe velar por la calidad en todos sus términos y verificar escrupulosamente la veracidad de los datos y no permitir que se siga usando los estudios de Veterinaria como un modelo de negocio que empeorará las condiciones formativas de los estudiantes y el futuro de los egresados». La Junta de Facultad llama a «la movilización social a todos los niveles y en redes sociales; invitamos a todos los que creen en la educación pública de calidad a que compartan el mensaje en sus redes e invite a compañeros y amigos a que así actúen», solicitan.

Temas

Ucam, Umu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos