La protesta de los 'chalecos amarillos' vuelve a atrapar a miles de camiones

Camiones retenidos en la frontera con Francia, en La Junquera./EFE
Camiones retenidos en la frontera con Francia, en La Junquera. / EFE

La retención este lunes de vehículos pesados en la frontera de La Junquera ha alcanzado los 14 kilómetros, hasta colapsar también las áreas de servicio y los polígonos industriales

LA VERDAD/ EFE

Las nuevas protestas antigubernamentales de los 'chalecos amarillos' en Francia por el alza del precio de los carburantes atrapó este lunes a miles de camiones españoles, muchos de ellos procedentes de la Región, en las proximidades de la frontera, así como en áreas de servicio y polígonos industriales de Cataluña. De hecho, la Generalitat catalana pidió a la Dirección General de Tráfico (DGT) que empezase a avisar a los conductores a su paso por Valencia y Zaragoza para evitar el colapso. Así, se produjeron retenciones de 14 kilómetros.

Desde la mañana, la autopista AP-7 estuvo colapsada en la localidad fronteriza de La Junquera con congestiones, según informó el Servicio Catalán de Tráfico, que difundió imágenes de largas filas de vehículos pesados en esta carretera. Las estimaciones apuntan a que se vieron afectados de forma directa entre 3.000 y 4.000 camiones.

El conseller de Interior, Miquel Buch, anunció que se puso en contacto con la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, para que reforzase su petición a la DGT y que empezase a alertar a los camioneros de otras zonas, antes de que llegasen a su comunidad, donde las áreas de servicio estaban «muy llenas». «La situación empieza a ser complicada», advirtió ya Buch a mediodía, cuando detalló cómo algunos camiones que no podían atravesar al país vecino permanecían en polígonos industriales porque las áreas de servicio estaban a tope.

Ante la difícil situación, Buch convocó una reunión por la tarde con responsables de los Mossos d'Esquadra, el Servicio Catalán de Tráfico, Protección Civil y los transportistas para analizar la situación e intentar acordar una estrategia conjunta.

El movimiento de los 'chalecos amarillos' surgió hace aproximadamente un mes de forma espontánea, sin pertenencia a ningún grupo político, y se organizó en redes sociales para protestar contra una subida de los impuestos al carburante, que el Gobierno galo aplicará a partir de enero. Las demandas se extendieron posteriormente para reclamar desde la subida del salario mínimo hasta la dimisión del propio presidente de la República, Emmanuel Macron.

Desde la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte (Froet) estiman que, según datos de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), la paralización de vehículos pesados internacionales alcanza unas pérdidas de facturación para el sector de unos 15 millones de euros por jornada. A los que se suman otros 10 millones de impacto regional y local. No obstante, desconocían el dato de cuántos transportistas murcianos podrían haber sufrido las retenciones sobre una flota de 4.800 vehículos en la Región que tienen licencia de transporte internacional.

Por su parte, el vicepresidente del Parlamento europeo y expresidente de la Región, Ramón Luis Valcárcel, reiteró a través de Twitter el llamamiento que hizo hace más de una semana a la Comisión Europea, en la que urgía «a tomar medidas para poner fin al bloqueo de los camiones españoles en Francia. La situación es muy preocupante y es inaceptable que nuestros trabajadores estén retenidos».

 

Fotos

Vídeos