Un ganadero de Los Carrillos denuncia que no dejan de envenenar a sus ovejas y cabras

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Sigue sin encontrarse al autor de las misteriosas muertes que diezman una explotación de ganado de la pedanía abanillera de Los Carrillos. «Nos quedan 310 cabezas», se lamenta Benjamín. El hijo del propietario de la granja no sabe qué hacer tras haber puesto el caso en manos de la Guardia Civil. «Estoy planteándome dejar la actividad». En septiembre denunció el supuesto envenenamiento de 69 cabezas de ganado (63 ovejas y 6 cabras) y desde entonces ha sufrido la pérdida de otras 25. «Cada dos o tres días había nuevas muertes por las zonas de pastoreo».

La Consejería de Agricultura ordenó analizar muestras de paja, agua y vísceras para determinar si el ganado falleció envenenado. De momento, 95 ejemplares han muerto. «Tengo hasta miedo», subraya Benjamín. Algunos vecinos de Los Carrillos han presentado firmas en el Ayuntamiento quejándose de las molestias que les causa la explotación ganadera, aunque la familia había iniciado los trámites para su legalización.

 

Fotos

Vídeos