Ocho delincuentes juveniles arrestados por una quincena de robos en Los Alcázares

Agentes recaban huellas en las viviendas donde se efectuaron los robos./Guardia Civil
Agentes recaban huellas en las viviendas donde se efectuaron los robos. / Guardia Civil

EFE MURCIA

Ocho jóvenes, seis de ellos menores de edad, han sido detenidos como presuntos autores de una quincena de robos con fuerza en viviendas de Los Alcázares, así como por tráfico de droga, daños y receptación, según informó ayer la Guardia Civil en un comunicado.

La 'operación Traslación' se inició en diciembre, cuando la Benemérita tuvo conocimiento de una serie de hurtos en el municipio que habían generado cierta alarma social. Los guardias civiles averiguaron que existía un patrón común en el 'modus operandi' empleado para acceder a los inmuebles, así como en la proximidad geográfica entre las viviendas asaltadas, todas ellas ubicadas en el casco urbano.

Durante varios meses, la Benemérita estableció una serie de dispositivos policiales de discretas vigilancias en las zonas afectadas, lo que dio lugar a la identificación de varios jóvenes, la mayoría de ellos menores de edad.

El entramado delictivo tenía como objetivo el robo de pequeños electrodomésticos, dinero en efectivo, joyas y otros objetos de valor con los que huían hasta un punto de encuentro, donde se los repartían y gestionaban su entrega a otra persona, mayor de edad, supuestamente encargada de hacerlos llegar al mercado 'negro'. Para llevar a cabo los hurtos, estudiaban minuciosamente los inmuebles, sus accesos y las posibles vías de escape. Una vez determinada la viabilidad del robo, averiguaban los horarios y las rutinas de sus moradores para actuar en su ausencia, generalmente, de madrugada. Para entrar en las viviendas forzaban puertas o ventanas, e incluso trepaban escalando hasta los pisos o terrazas superiores, lo que les permitía acceder por las zonas menos protegidas y alejadas de la vista de posibles testigos.