Cuatro encapuchados propinan una paliza a un vecino de Jumilla para que les abra la caja fuerte

La Guardia Civil busca a los ladrones que ataron y golpearon con palos al empresario en su vivienda de La Alquería

M. C. CAÑETE / A. N.Murcia

Un vecino de la pedanía jumillana de La Alquería ingresó, en la noche del jueves, en el hospital Virgen del Castillo de Yecla tras sufrir un violento asalto a su vivienda. Según denunció la víctima, cuatro encapuchados se colaron en su domicilio y le maniataron y golpearon con palos para forzarle a indicarles dónde ocultaba la caja fuerte. El Instituto Armado ha iniciado una investigación para tratar de dar con los atracadores cuanto antes.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió una llamada alertando de este violento robo sobre las 22.38 horas del jueves. La víctima, A. R., de 52 años, es propietario, junto a su hermano, de un taller de electricidad del automóvil. Según explicó el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Jumilla, sufrió lesiones de importancia.

Los ladrones, al parecer, estuvieron vigilando la vivienda y aprovecharon el momento en el que el hombre se encontraba solo para acceder a la casa a través del patio. Una vez dentro, según explicaron fuentes cercanas al caso, los cuatro encapuchados le propinaron diversos golpes con palos por el cuerpo. Luego, le maniataron y le obligaron a darles información sobre la ubicación de la caja fuerte. La víctima accedió y condujo a los asaltantes hasta la caja fuerte, entregándoles una cantidad de dinero aún por determinar. Con el botín ya en su poder, los ladrones huyeron de la zona.

«Tiene heridas importantes por todo el cuerpo y también en la cabeza», lamenta una hermana de la víctima

Al lugar acudieron dos patrullas de la Policía Local de Jumilla que, al llegar a la vivienda, se encontraron al hombre maniatado y sangrando. Inmediatamente, los agentes dieron parte a la Policía Judicial de la Guardia Civil de Cieza, que se hizo cargo de la investigación. A la vivienda también se desplazó una Unidad Móvil de Emergencias, cuyo personal atendió al herido y lo trasladó al Hospital Virgen del Castillo de Yecla.

Un acento en entredicho

En un primer momento, el equipo sanitario valoró la posibilidad de que el afectado pudiese tener varias costillas rotas. Una hermana de la víctima remarcó que «tiene heridas importantes por todo el cuerpo y también en la cabeza». Una vez que llegó al hospital, le hicieron un TAC para conocer el alcance de las heridas y permaneció en observación.

Este vecino de Jumilla explicó a los investigadores del Instituto Armado que, al ir encapuchados, no podía ofrecer ningún tipo de descripción física de ellos. El hombre, sin embargo, sí pudo relatar a los agentes que el grupo parecía tener un acento árabe, aunque mostró sus dudas sobre el hecho de que ese acento fuese simulado por los propios asaltantes como una maniobra de despiste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos