Cae un grupo que asaltó una veintena de locales en la comarca del Mar Menor

Uno de los detenidos, conducido por guardias civiles. / gc
Uno de los detenidos, conducido por guardias civiles. / gc

Dos varones contaban con la ayuda de una mujer, que analizaba las medidas de seguridad de los comercios haciéndose pasar por una clienta

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Los dos hombres eran los responsables de perpetrar los asaltos, pero el papel jugado por la única integrante femenina del grupo delictivo no era menos trascendental: no en vano, ella era la que, camuflada tras un inocente papel de clienta, realizaba exhaustivos chequeos en los establecimientos elegidos para ser desvalijados y efectuaba un análisis de sus medidas de seguridad, horarios de apertura y cierre, vecinos que pudieran dar la alerta... Ahora, los tres supuestos miembros de esta banda, que estaba asentada en Torre Pacheco y que habría cometido una veintena de asaltos en comercios de la zona del Mar Menor y en la comarca del Campo de Cartagena, han sido arrestados por la Guardia Civil en el marco de la denominada 'Operación Benytano-Fragui'. Los dos hombres y la mujer, de nacionalidad española, tienen edades comprendidas entre los 29 y los 33 años, según informó ayer un portavoz del cuerpo.

Las actuaciones las inició el pasado abril la Guardia Civil en un intento de esclarecer varios robos con fuerza en establecimientos de las localidades de Torre Pacheco, Los Alcázares y San Javier, ocurridos casi todos ellos de madrugada, que habían causado alarma social.

Los agentes comenzaron a reunir datos que apuntaban a la existencia de un grupo delictivo en esa zona, que estaría liderado por un hombre con antecedentes por delitos muy similares y que había salido de prisión unos meses antes. En el transcurso de la investigación, constataron que este presunto cabecilla contaba con la valiosa colaboración de una mujer, que era la que en apariencia visitaba los establecimientos marcados como objetivo y comprobaba los sistemas de vigilancia, la posición de la caja registradora, las medidas de seguridad...

Una vez determinada la viabilidad del robo, aguardaban a que el local elegido cerrara sus puertas y forzaban las cerraduras para llevarse las cajas registradoras y todo el género de valor que encontraban.

Una vez reunido el suficiente material probatorio, se procedió al arresto de los tres sospechosos, a quienes se implica en al menos una veintena de asaltos en comercios y locales de ocio de esa comarca, pues a ello apunta el análisis de los efectos intervenidos y de elementos específicos como cajas registradoras.

Los arrestados, todos los cuales tienen antecedentes policiales, han sido puestos a disposición del juzgado de guardia de San Javier, que ha ordenado el ingreso en prisión de los tres implicados.