Encerrados buscando un punto de inflexión

Del Bosque da instrucciones. /
Del Bosque da instrucciones.

Del Bosque ordena dos entrenamientos a puerta cerrada tras las dudas mostradas ante Ucrania y antes de medirse a Holanda, ante la que alcanzó la gloria y tocó fondo

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

«No entiendo que siendo domingo, en vacaciones escolares y antes de un amistoso hagan dos entrenamientos a puerta cerrada», decía Juan Gómez, que acudió con sus dos hijos a ver a la selección española a las instalaciones de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Aunque España ganó ante Ucrania un duelo clave para estar en la próxima Eurocopa el 1-0 generó más dudas que certezas. Los futbolistas se fueron con la sensación de que el duelo podía haber terminado en derrota si el rival hubiese tenido más pegada. «La verdad es que ha peligrado el 1-0, siempre tienes la incertidumbre de que ellos se puedan ir arriba con un resultado así. Es siempre cuestión de funcionamiento del equipo. En la primera parte hemos funcionado bien y la segunda nos hemos desajustado mucho y no hemos estado bien posicionado para tener el balón».

A Del Bosque se le vio preocupado en Sevilla, donde explicó que los del medio le pusieron demasiada pausa, bajaron la intensidad, perdieron la posesión de la pelota y eso provocó el colapso. «Abusamos del paso atrás y todos sabemos que España sufre cuando no tiene el balón. No es un secreto», explicaba el seleccionador aunque no termina de encontrar soluciones con «gente nueva», que accede a «un bloque consolidado y con una idea firme». Del Bosque declaró al diario As: «No quiero justificar nada, pero no es fácil. Estamos haciendo ajustes y también hubo cosas buenas. Ahora la gente se fija más en lo malo que en lo bueno. Todo parece peor. Pero no es así. Hacemos cosas bien, algunas muy bien. España no está tan lejos de lo que fue».

Antes de regresar a España y aún en suelo brasileño el seleccionador reconoció a Colpisa en Curitiba tras la fulminante eliminación del equipo en la primera fase del Mundial de Brasil 2014: «Hay cosas por las que me entran ganas de llorar». «Pero afortunadamente mantengo el tipo», añadió. Regresó a Madrid y en la Federación Española de Fútbol (FEF) le convencieron de que su continuidad era «lo mejor para el fútbol español».Prescindió de algunos héroes de Sudáfrica (Reina, Xavi, Alonso, Mata, Torres o Villa) para entregarse a una columna principal central: Casillas, Ramos, Piqué, Busquets, Cesc y Costa.

Nuevos y polémicos referentes

En torno a ellos, «gente en plenitud, con oficio, con títulos y con peso» ideó la defensa del campeonato de Europa. Varios de los elegidos, por unas u otras razones no vivían su mejor momento y están peleando por recuperando: Casillas sigue dubitativo en su club y en la selección, Piqué ha tenido que superar polémicas extradeportivas, Busquets constantes problemas físicos, mientras que Cesc y Costa -el último ha tenido lesiones constantes desde su nacionalización- han visto como su compromiso era cuestionado por Sergio Ramos.

El seleccionador cree que fundamentalmente La Roja debe progresar en su fútbol ofensivo y entonces se notará un cambio positivo. Y el rival ideal para hacerlo para Holanda, selección contra la que España ha vivido los dos puntos máximos en el más alto nivel: el 1-0 con el que logró la primera Copa del Mundo y el 1-5 demoledor que hasta entonces nunca una vigente campeona mundial había encajado. «Después de un partido como aquel sí que hay ganas de revancha. Eso es lo bonito de este deporte, siempre hay revancha en el mundo del fútbol y lo viviremos el martes contra Holanda después del partido en el Mundial de Brasil», explicó Juan Bernat.

El «proceso» tras el 1-5

Aquel encuentro en verano no caló en el recuerdo del futbolista del Bayern: «No pude verlo todo, porque estaba en un acto». Pero por contra, no olvida lo vivido ante los holandeses el 11 de julio de 2010. «Vi la final de Sudáfrica en el pueblo donde veraneo, en Cullera. Tengo un recuerdo muy bonito, con toda la gente gritando como loca, bañándose en la piscina, la playa y yéndose de fiesta durante la noche, como toda España hizo aquel día», rememoró antes de negar que haya preocupación. «No se ha hablado nada especialmente en el vestuario», dijo el defensa.

Los futbolistas buscan recuperar el optimismo pero saben que lo vivido marca el futuro. «Ahora tenemos que mejorar en aquello que hemos fallado en la segunda parte. Somos conscientes de que no vale con ganar, sabemos de la presión que hay. Cuando te exigen es que saben que puedes dar nivel», explicó Santi Cazorla. Su compañero Andrés Iniesta explicó: «Todo tiene su proceso y ahora lo que hay que hacer es seguir creyendo y creciendo. Ahora tenemos que intentar ser más regulares. No podemos pensar que todo sea como antes. Y eso no quiere decir que sea peor».

Tras la debacle, todos salieron a defender el bloque y sobre todo las formas. «No debemos cambiar. El estilo depende mucho de los jugadores que estén en la selección. De hecho, no me imagino a Iniesta jugando al pelotazo. Para mí este es el estilo idóneo para los jugadores que están en la selección», decía un Javi Martínez ahora ausente por lesión. «Los nuevos que vienen apretando fuerte necesitan tiempo para asociarse y conocer el estilo de esta selección, que no va a cambiar que es lo que ha llevado al éxito. Los más exigentes somos nosotros, tenemos que seguir unidos como grupo y así podremos conseguir nuevos éxitos». La primera opción para recupera la senda ganadora es en el Amsterdam Arena, ante una Holanda que también ha entrado en barrena tras Brasil y tiene realmente complicado acceder a la Eurocopa de 2016.