Chumilla, El Brujo y Cervantes

Juan Manuel Chumilla y Rafael Álvarez 'El Brujo' charlan en Murcia, ayer. /
Juan Manuel Chumilla y Rafael Álvarez 'El Brujo' charlan en Murcia, ayer.

El director murciano anuncia el rodaje de una película sobre los 'Misterios del Quijote'

ROSA MARTÍNEZ

El teatro, reconoce Rafael Álvarez 'El Brujo', en Murcia los últimos dos días con su espectáculo 'Misterios del Quijote', programado dentro de la Semana Grande de Cajamurcia, cubre todas sus «necesidades expresivas». No le urge hacer cine. Tampoco le atrae lo que ve en la gran pantalla: «En los últimos treinta años, salvo algunas excepciones muy honrosas, creo que el cine español ha dado un bajón de calidad», sostiene. Si vuelve a ponerse detrás de una cámara -tiene intención de hacerlo para dar vida al proyecto cinematográfico 'El embrujo de El Quixote', que le ha propuesto el director murciano Juan Manuel Chumilla- es «por él», señala Álvarez al cineasta; porque este es por encima de todo, define, un «proyecto de amistad».

Se refiere a la pretensión de Chumilla de rodar una película basada en el espectáculo teatral que el propio Brujo ha presentado estos días en Murcia. «Sería una prolongación del espectáculo», afirma Chumilla, en la que Álvarez, con quien el director murciano contó para su primer largometraje, 'El infierno prometido' (1992), encarnaría al ingenioso hidalgo, y el 'clown' murciano Antón Valén, con quien también comparte amistad, a su fiel escudero Sancho.

La idea de llevar la obra de Cervantes a la gran pantalla ronda por la cabeza de ambos creadores -Chumilla y El Brujo- desde hace doce años. Entonces, cuenta el cineasta, «Álvarez estaba levantando el montaje 'El caballero de la palabra', coincidiendo con el IV centenario de la publicación de la primera parte de 'El Quijote'. Me pareció una idea maravillosa y pensamos en trasladarlo también al cine, pero al final no lo hicimos. Este año surgió la posibilidad de retomar el proyecto y decidimos hacerlo», cuenta .

«El teatro -dice el director murciano- es efímero. Una misma función puede ser distinta cada noche. El cine, sin embargo, congela el tiempo, hace que la obra sea eterna y que los gestos, el tono y las palabras queden embalsamados». Y esa, dice, es una de las razones por las que quiere hacer esta película, para la que cuenta con el respaldo de la productora Chester Media y su propia firma, Kinos Klan. No obstante, el proyecto todavía no cuenta con la financiación necesaria. El deseo de Chumilla es que este sea un proyecto en el que se involucre Televisión Española (TVE), pero para ello, afirma, «hay que esperar a que haya Gobierno».

La película, cuyo rodaje Chumilla prevé iniciar a lo largo del próximo 2017 en Madrid, Castilla La Mancha y la Región, en concreto en el Valle de Ricote, afirma el director, versará en torno «a la posibilidad de que 'El Quijote' fuese escrito por el historiador arábigo Cide Hamete Benengeli», como apunta, señala Chumilla, «el propio Cervantes en el capítulo 9 del libro», y que El Brujo también plantea en su espectáculo. «'El Quijote' es una obra muy extensa que puede dar mucho de sí y hay muchos caminos por los que entrar en ella», añade el actor.

La película de la obra de Cervantes se suma a los proyectos pendientes que tiene en cartera el director murciano, entre ellos el estreno de la película 'Regreso al horizonte', con Ginés García Millán, y que Chumilla prevé llevar a las pantallas «el próximo año», y el documental 'El cine ha muerto. ¡Viva el cine!', también «en fase de postproducción». En el cajón, por ahora, ha guardado el rodaje sobre 'Tudmiria', cuyo proyecto editorial vio la luz a principios de año. «El problema del cine es que va muy lento y la capacidad creativa es mucho más rápida», argumenta Chumilla.