Vecinos de Espinardo se concentrarán a ritmo de tango contra la delincuencia

Un cartel pegado en la fachada de una de las viviendas de la calle Catedrático José Meseguer anuncia la concentración vecinal para exigir más seguridad. / nacho garcía / agm
Un cartel pegado en la fachada de una de las viviendas de la calle Catedrático José Meseguer anuncia la concentración vecinal para exigir más seguridad. / nacho garcía / agm

El paseo de la Rambla acogerá el jueves un encuentro lúdico y reivindicativo contra la inseguridad y los problemas de tráfico

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

Contenedores quemados cada semana, okupas, pintadas, coches a gran velocidad que utilizan calles semipeatonales como atajos para esquivar semáforos, pasos de peatones de los que apenas quedan rastros de pintura... es el desolador panorama que describen vecinos de Espinardo que van a manifestar sus quejas, -la mayor de ellas, la inseguridad ciudadana- en una concentración convocada para el próximo jueves, a las 20 horas, en el paseo Marqués de Espinardo (la Rambla). El lema de la convocatoria es 'Por un pueblo tranquilo, libre de delincuencia'.

Espinardo, que dejó de ser pedanía para convertirse en un barrio de Murcia en la década de los sesenta, sumando así sus cerca de 13.000 habitantes a la población de Murcia, se aleja mucho de las condiciones de seguridad, limpieza y regulación del tráfico que goza el casco urbano. La proximidad de la barriada del Espíritu Santo, un gueto marcado históricamente por el paro y el menudeo de droga, extiende sus tentáculos al resto de la pedanía, que reclama más presencia de Policía Local: «Pedimos, al menos, un par de agentes para Espinardo, ya que ahora mismo no tenemos presencia policial porque los efectivos del cuartel del Espíritu Santo están compartidos con otras pedanías como El Puntal, Guadalupe, La Ñora y Javalí Viejo, y aquí estamos desatendidos», apunta el presidente de la Asociación de Vecinos, José Antonio Baños. Desde hace un mes, cada jueves se concentran en lo que se conoce como el paseo de la Rambla, para solicitar al Ayuntamiento «policía con dedicación exclusiva para Espinardo».

La calle Clavel se usa como atajo por los conductores.
La calle Clavel se usa como atajo por los conductores. / N, garcía / agm

En esta ocasión, el encuentro vecinal contará con la actuación del artista local José Serrano, 'El Porteño', y bailes de tango a cargo de Rafa y Trini, por lo que la convocatoria tendrá un carácter lúdico para atraer a más vecinos. Además, está prevista una merienda entre los asistentes por gentileza de Catering 3 Arcos. Pero los residentes no pierden el norte de lo que realmente les une en su reivindicación, que es contar con un barrio más seguro. Isabel y Elena aseguran que «salimos a incendio de contenedores por semana». En la esquina de las calles Asunción y de la Cruz todavía se observa «el murete ennegrecido» junto al contenedor, que ya ha sido repuesto.

Exceso de velocidad

Mar es una cordobesa que ahora vive con su marido y con su hija de un año en la calle Catedrático José Meseguer: «Necesitamos más seguridad», puntualiza, mientras cuenta cómo enfrente de su urbanización hay un solar «en donde se meten rayas y fuman porros en grupo». También le preocupa el tema del tráfico. «En la calle donde vivimos hay un solo carril, pero no entiendo cómo los coches pueden pasar a 100 kilómetros por hora. Ha habido ya varios accidentes. Pedimos al Ayuntamiento que coloque resaltos para evitar el exceso de velocidad». Mar también denuncia que, desde hace semanas, hay un coche abandonado casi en la puerta de su vivienda «y aunque le pusieron la pegatina, no hay manera de que lo retiren».

El solar abandonado que acapara las quejas ciudadanas.
El solar abandonado que acapara las quejas ciudadanas. / N. garcía

Mamen es otra de las vecinas del barrio. «Se meten en los descampados y hacen fuego. Los bomberos tienen que venir a menudo». Elena e Isabel se quejan también de que en la calle Clavel, donde se ubica el mercadillo de los viernes, no se cierra el carril de circulación al tráfico. «Es muy peligroso porque casi no hay aceras y no podemos ir tranquilas con el carro». Y añaden que «muchos coches que vienen de El Puntal y Juan Carlos I utilizan como atajo la calle Higueras. Es otro gran peligro para los peatones». Estas serán algunas de las reivindicaciones que llevarán a la concentración de pasado mañana.

Más