El Centro de Visitantes de la Contraparada abre el próximo sábado ya con lista de espera

Varios invitados recorren las nuevas instalaciones del centro de interpretación, ayer. / JAVIER CARRIÓN / AGM
Varios invitados recorren las nuevas instalaciones del centro de interpretación, ayer. / JAVIER CARRIÓN / AGM

Casi 2.000 escolares tienen reserva para ver el edificio, que será un punto de referencia para la difusión del legado cultural e histórico de la huerta

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

Si la huerta de Murcia fuese un cuerpo humano, su corazón sería la Contraparada. Siguiendo con esta analogía, del Azud Mayor partirían sus dos principales arterias para bombear el agua del Segura en su entrada a la ciudad: una de ellas sería la acequia mayor de la Aljufía, por el norte, y la otra, la Alquibla, por el sur. Ambas abastecen a su vez a otras arterias más pequeñas, las acequias menores, que discurren por todo el terreno fértil y que conforma el «inmenso sistema circulatorio que garantiza la vida», tal y como definió el sistema de riego de la huerta murciana el abogado y escritor Díaz Cassou.

Una explicación similar, pero más extensa, es la que podrán recibir los 1.600 escolares de los 25 colegios de la Región -hay otros 15 en lista de espera- que durante el próximo trimestre acudirán al Centro de Visitantes de la Contraparada después de que abra sus puertas el próximo sábado, 12 de octubre.

Distribución y horarios

Planta baja
Está destinada a la recepción de visitantes, donde podrán informarse sobre todos los aspectos del centro, recoger una guía multimedia o descargarse programas QR para dispositivos móviles que les ayuden a completar los contenidos de la visita. Además, cuenta con un audiovisual de presentación (denominado 'El río que da la vida') y una amplia sala de usos múltiples.
Planta alta
Subiendo las escaleras se encuentra un amplio espacio en el que se despliegan los contenidos en cuatro grandes ámbitos temáticos. El primero refleja el origen, la historia y la evolución del río Segura, la huerta y la Contraparada. Un segundo ámbito sobre cultivos y aprovechamientos en la huerta de Murcia, las técnicas tradicionales agrarias, y la gastronomía local. El tercer eje está dedicado a la identidad y la cultura huertana. Y un último destinado a la interpretación de los principales valores ecológicos y ambientales de La Contraparada y del río Segura.
Atención a grupos
Se llevarán a cabo los jueves y viernes y las reservas para estas actividades se realizarán en la dirección info@ecopatrimonio.es y en el teléfono de Ecopatrimonio 968 21 25 18.
Visitas
El centro abrirá al público los sábados, domingos y festivos en horario de 9.30 a 14 horas.

Saber qué papel ha jugado en el desarrollo de la ciudad La Contraparada -el Azud Mayor- a lo largo de los siglos y aprender parte de esa herencia medioambiental, tradicional, cultural e histórica son aspectos que ofrece este gran ventanal de la historia de la huerta de Murcia al que murcianos y turistas se podrán asomar ahora.

El primer museo interactivo del río y la huerta abrirá el próximo sábado sus puertas al público y grupos organizados de distintas asociaciones como colegios, centros de la mujer y asociaciones juveniles. Los particulares podrán acudir los fines de semana y festivos de 9.30 a 14.00 horas. Allí, dos informadores realizarán visitas guiadas a todos aquellos que lo soliciten y que estén formados por, al menos, cinco personas. Por su parte, los grupos organizados deberán reservar la visita previamente y se realizará los jueves y viernes en el horario más adecuado para los solicitantes.

Los asistentes conocerán cómo es el inmenso entramado hidráulico que ha hecho de la huerta murciana una de las más admiradas del mundo. A través de talleres, vídeos explicativos, charlas, proyecciones interactivas y un recorrido exterior por la zona de unos dos kilómetros de distancia, el centro acercará al visitante a la evolución de la huerta de Murcia y el río Segura, su historia y tradiciones, los cultivos, así como la riqueza patrimonial de La Contraparada, reconocida como Bien de Interés Cultural y área de especial valor ecológico.

«Innovador y vanguardista»

«Es un innovador y vanguardista punto de referencia para la difusión del legado natural, cultural, paisajístico e histórico de la Huerta de Murcia; un lugar de visita obligada en nuestro municipio, que aúna raíces y alas, tradición y vanguardia», subrayó el alcalde de Murcia, José Ballesta, que junto al concejal de Desarrollo Sostenible y Huerta, Antonio Navarro, presentó ayer la programación del centro.

El edificio, cuya adecuación y dotación de equipamientos ha supuesto un coste de 340.000 euros, alberga un museo interactivo de la huerta distribuido en dos plantas, al que se han incorporado diferentes recursos que aprovechan la potencialidad de las nuevas tecnologías.

«Ponemos a disposición de los murcianos y turistas un equipamiento formativo y educativo que se enmarca en un plan de acción integral de la huerta para recuperar el patrimonio con actuaciones dirigidas a la concienciación y sensibilización ambiental. En la sala de usos múltiples se van a realizar talleres, seminarios y charlas. Ya hay programadas diversas actividades como un inventario de botánica que se desarrollará el próximo mes de noviembre o un itinerario familiar por el sendero adaptado en el entorno de La Contraparada», explicó el edil Navarro.

Una de las propuestas más atractivas del proyecto es un recorrido exterior, de 1,8 kilómetros de longitud, adaptado para todos los visitantes, que permite un paseo interpretativo por un sendero que aporta información histórica y ambiental de este paraje natural.

El itinerario, que tiene un trazado circular y está reconocido por la Federación de Montañismo, dispone de señalización direccional e interpretativa que descubre a los visitantes qué especies vegetales forman parte de los bosques de ribera, cuáles son las principales especies de aves que se pueden observar a lo largo del paseo, dónde nacen las dos acequias mayores de Murcia o qué elementos arquitectónicos dieron forma a una de las obras de ingeniería hidráulica más importante del río Segura.

Tecnología multimedia

En el interior del edificio existe un espacio anexo, la Sala de Autograbación 'Yo también soy Huerta' una propuesta novedosa en la que los visitantes podrán contar sus vivencias personales relacionadas con la Huerta. Una selección de estas grabaciones podrá ser visualizada tanto en la web como en el propio centro, a través de una aplicación interactiva.

Asimismo, el proyecto museográfico incorpora el uso de códigos QR para descargar vídeos y documentos en PDF, la generación de contenidos en 360º para visualización en dispositivos VR. En este sentido, la grabación de la guía multimedia y del audiovisual 'El río que da la Vida' en lengua de signos, facilita la accesibilidad de estos recursos a visitantes con discapacidad auditiva.

El Ayuntamiento proyecta crear un parque de cabecera del Segura

El nuevo Centro de Visitantes de la Contraparada forma parte de un proyecto ambicioso que persigue la recuperación de la huerta de Murcia dentro de un plan de acción que el Ayuntamiento está llevando a cabo. «Un ejemplo es Murcia Río con el que hemos devuelto el Segura a los murcianos, no solo en su entorno urbano, sino también, como en el caso del centro de visitantes, hasta su entrada al municipio», expuso el alcalde José Ballesta.

Precisamente, en este entorno, el Ayuntamiento proyecta crear un parque de cabecera del Segura, «dentro de la segunda fase del proyecto de transformación Murcia Río, adelantó el primer edil. El regidor añadió que «desde el Consistorio, en colaboración la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), ya llevamos a cabo la plantación de más de 2.800 árboles de especies autóctonas, lo que ha supuesto la retirada de más de 2.000 toneladas de CO2». José Ballesta indicó que la huerta es un patrimonio histórico, cultural y ecológico de todos los murcianos «que debemos proteger», y añadió que «el centro comienza su andadura en uno de los enclaves más emblemáticos, junto a la Contraparada, construida entre los siglos IX y X, y continúa distribuyendo el agua del río Segura por la huerta de Murcia», concluyó.