La Guardia Civil remite al juzgado las diligencias sobre el niño que cayó a una arqueta

EFE

La Guardia Civil trasladará al juez de guardia las diligencias por el caso del niño de 7 años que el martes por la tarde quedó atrapado en un tubo de alcantarillado sin tapar y que fue rescatado por los bomberos, en El Albujón.

Según informaron fuentes de la Beneméita, aunque la familia del menor no ha presentado una denuncia, la documentación recabada por los agentes serán trasladadas al juzgado. Eso incluye el informe médico, tras la revisión a la que fue sometido el pequeño en el Hospital Santa Lucía.

El parte recoge que el chaval sufrió lesiones leves en las piernas, en forma de policontusiones, rozaduras y erosiones. Estas fueron ocasionadas, probablemente, por el efecto de rasparse al caer dentro del tubo. Esta canalización tiene 1,5 metros de profundidad y 0,45 de diámetro y está situada en una parcela privada donde quedó interrumpida la urbanización de viviendas, en la calle Sierra de Gata.

En un vídeo publicado por el cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Cartagena, se ve que el tubo de policloruro de vinilo (PVC) sobresale del nivel del suelo a una altura de más de medio metro. En consecuencia, la arqueta es visible y para quedar encajonado en ella necesariamente hay que hacer el esfuerzo de entrar en el tubo o ser metido en él, añadieron las fuentes consultadas por la agencia Efe.

Responsabilidad civil

Los bomberos excavaron la tierra en la que estaba encajada la tubería y cortaron un trozo de esta para que el niño pudiera salir. El menor fue ayudado por los bomberos, quienes le cogieron por los brazos y lo auparon hasta sacarlo a la superficie. El equipo de la Guardia Civil de Fuente Álamo que elaboró el atestado lo enviará a los tribunales, por si hubiera una denuncia para reclamar una indemnización por responsabilidad civil, que no penal.