Los cinco policías del 'caso Cala Cortina' tienen diez días para ingresar en prisión

Los agentes, en septiembre de 2017, abandonando el Palacio de Justicia de Cartagena. /Pablo Sánchez / AGM
Los agentes, en septiembre de 2017, abandonando el Palacio de Justicia de Cartagena. / Pablo Sánchez / AGM

Los funcionarios fueron condenados a cuatro años de cárcel por la detención ilegal y muerte por imprudencia de Diego Pérez

EFECartagena

Los cinco agentes de la Policía Nacional de Cartagena condenados a cuatro años de prisión por la detención ilegal y muerte por imprudencia de Diego Pérez, vecino de Las Seiscientas cuyo cadáver fue encontrado en Cala Cortina en 2014, tienen diez días para ingresar voluntariamente en la cárcel.

Así se recoge en una resolución del magistrado-presidente del jurado popular, que les concede ese mismo plazo para que depositen los 390.000 euros que aún deben abonar como indemnización a la hija y a los cinco hermanos de la víctima. Si no entran en la cárcel en ese plazo, podría dictarse contra ellos una orden de detención.

En cuanto a las indemnizaciones, les indica que como fueron condenados a pagar 450.000 euros y habían adelantado solo 60.000, por lo que si no pagan el resto en las fechas señaladas, se acudirá a la vía de apremio. En caso de declararse insolventes, los pagos que quedan los afrontará el Estado.

Los agentes han sido citados a través de sus procuradores para el 12 de julio con el objeto notificarles formalmente esos requerimientos. Todas estas medidas han sido acordadas después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia desestimara el pasado marzo el recurso presentado por la abogacía del Estado y uno de los acusados contra la indemnización de 50.000 euros fijada para cada hermano del fallecido.

El abogado del Estado sostuvo en la vista que estaba de acuerdo con los 200.000 euros concedidos a la hija de Diego Pérez, pero no con la reconocida a sus hermanos, ya que no consideraba probado el vínculo que debía haber existido para ese derecho.

Los cinco policías fueron condenados en juicio de conformidad en octubre de 2017 a dos años de prisión por un delito de detención ilegal y a otros tantos por homicidio por imprudencia. Los agentes reconocieron que el 11 de marzo de 2014 recogieron a Diego Pérez en su domicilio y lo trasladaron en un coche policial hasta Cala Cortina, donde lo dejaron a su suerte y en cuya playa fue hallado su cadáver dos semanas más tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos