La apertura de la tercera ITV reduce las esperas, baja los precios y mejora el servicio

Un trabajador de la ITV de Molinos Marfagones revisa las luces delanteras de un vehículo. /Antonio Gil / AGM
Un trabajador de la ITV de Molinos Marfagones revisa las luces delanteras de un vehículo. / Antonio Gil / AGM

Las tres estaciones del municipio competirán para quedarse con el mayor número de clientes, aunque harán controles más exhaustivos

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La tercera estación de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) ubicada en el municipio ha abierto, esta semana, a las afueras de Molinos Marfagones. Su concurso aumenta la competencia que ya existía entre el negocio más veterana, situado en la carretera de la Asomada, y el que fue inaugurado el 11 de octubre en la calle Berlín del Polígono de Cabezo Beaza, junto a la gasolinera de Repsol. Lo previsible es que el servicio a los usuarios mejore, con una atención más rápida que se unirá a la bajada de los precios.

La imagen de las largas colas de coches aguardando entrar en una nave con grandes letreros azules de ITV está a punto de acabar. Los dueños de las tres estaciones esperan repartirse los vehículos. La lucha por ganar clientes ya está servida.

PRECIOS

Ciclomotores
Entre 18 y 20 euros.
Motocicletas
24 euros.
Turismos gasolina
Entre 38 y 40 euros.
Turismos diesel
Entre 50 y 53 euros.
Vehículos pesados
Entre 70 y 72 euros.
Autobuses
72 euros.

Las dos instalaciones más recientes incorporan desde su nacimiento la maquinaria que exige la nueva legislación. La más veterana se ha adaptado con la renovación de sus equipos. Captará más clientes el que mejor servicio ofrezca, pero sobre todo el que más ajuste el precio. Actualmente, es la Comunidad Autónoma la que regula la tarifa máxima que debe aplicarse, por debajo de la cual pueden competir los diferentes operadores que componen el sector.

Las rebajas como reclamo

Para ganar clientes, la estación de Molinos Marfagones ha reducido algunos de los precios que las otras dos tienen establecidos. Por ejemplo, pasar la revisión de un coche de gasolina sin catalizador cuesta 38 euros, mientras que en las otras vale 40. Por los diesel con catalizador hay que pagar 50 euros, o sea 3,7 menos de lo que piden sus competidoras. Igual ocurre con los vehículos pesados (dos euros de rebaja. Por contra, pasar el examen con una motocicleta es un euro más caro en la ITV recién abierta que en las otras dos.

El nuevo negocio se encuentra muy cerca de la entrada del residencial Buenos Aires, junto a la gasolinera del mismo nombre. El dueño, Salvador Angosto, lo tenía todo ultimado en la nave, de unos mil metros cuadrados, sobre un terreno de unos 3.500, desde el pasado verano, pero no ha podido abrir hasta ahora. Culpa de ello a la lentitud de la Administración regional, competente en la expedición de estas autorizaciones. La nave construida tiene tres líneas de asistencia, dos para vehículos ligeros y otra para pesados.

En este caso, el servicio está informatizado en su totalidad. Los clientes pueden ver en cada momento el desarrollo de las pruebas a través de televisores instalados en cada una de las paradas. Así, está al tanto del estado del vehículo.

La instalación está equipada con una recepción, una zona para los ingenieros y otra para los trabajadores. Además, dispone de una sala para impartir cursos de formación.

«Tengo solicitada la concesión desde hace 22 años. En aquel momento, la Comunidad me dijo que no me la podía conceder. Hasta ahora no había podido volver a solicitarla», indicó Salvador Angosto.

Durante los primeros días de servicio, el goteo de coches ha sido incesante, algo que hace augurar al propietario un futuro halagüeño.

La ITV ubicada en Cabezo Beaza, de momento, cumplen las expectativas creadas desde la apertura, en cuanto a número de clientes, según fuentes de la empresa promotora Itevemur en la que participa el Grupo Itevelesa. La estación tiene tres líneas de inspección, dos de ellas dedicadas a vehículos ligeros y la otra a vehículos pesados, en una nave de unos 1.500 metros cuadrados. En ella trabajan 15 personas.

En el recinto hay un amplio parking para clientes, una zona de espera de vehículos para pasar la inspección y plazas reservadas para minusválidos. Abrió con los mismos precios que la de La Asomada, según indicaron las mismas fuentes.

Cambio de normativa

El Real Decreto que regula la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) entró en vigor en mayo. Sin embargo, en septiembre ha entrado en vigor la posibilidad que tiene cualquier automovilista que no ha logrado que su vehículo pase la inspección en una instalación de llevarlo inmediatamente a otra. Además, los conductores pueden someter sus coches a examen hasta un mes antes de tiempo. Además, los mecánicos serán más exhaustivos en las pruebas, que podrían tardar hasta media hora 30.

Nuevos controles de los gases contaminantes

Las estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) realizan, desde hace dos meses, una nueva prueba con la que aumenta el control de los gases contaminantes de los vehículos. Así lo exige la modificación del manual de procedimiento de las ITV, que entró en vigor en su mayor parte en el mes de mayo. La nueva prueba se hace en conexión con el sistema de diagnóstico del vehículos, conocido por las siglas OBD. Esta comprobación es un complemento a las tradicionales pruebas de control de emisiones, pero no las sustituye. En este caso, los trabajadores conectarán la máquina de control al enchufe de OBD del coche para comprobar si el sistema electrónico de medición de gases funciona bien. Si se detecta algún fallo, ese vehículo ya no será sometido al control tradicional de emisiones de gases y la inspección será desfavorable. El problema se califica como defecto grave y por lo tanto deberá ser revisado y solucionado en un taller antes de volver a pasar la ITV dentro del plazo establecido.

Entre 25 y 30 minutos para hacer la revisión

La nueva normativa de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que entró en vigor el pasado mes de mayo obliga a las estaciones a realizar controles más exhaustivos. Las estaciones ITV deberán acceder a los dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo de los coches posteriores a 2006. De este modo, se conocerá el estado de funcionamiento de determinados sistemas controlados por la electrónica del vehículo: ESP, ABS, airbags, sistema de identificación, kilometraje, pretensores, sistemas de alumbrado y señalización. Tras ello, las revisiones se extienden a los sistemas de visión nocturna, al dispositivo de iluminación adaptativo y al control de velocidad, entre otros equipos. Además, las ITV continuarán realizando mediciones mecánicas por el tubo de escape, por sonda, además de la diagnosis electrónica oportuna. No obstante, se está trabajando en la actualidad en el procedimiento para el control de los NOX. Esta nueva exigencia impuestas por el Gobierno central para mejorar la seguridad de los conductores y de los ocupantes conlleva que el propietario tenga que esperar entre 25 y 30 minutos, casi el doble de tiempo que antes.