https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La Región pierde 3.000 hectáreas de hábitats sensibles en la costa

Primera línea de playa en Bolnuevo (Mazarrón)./GREENPEACE
Primera línea de playa en Bolnuevo (Mazarrón). / GREENPEACE

Greenpeace y el Observatorio de la Sostenibilidad analizan por primera vez la destrucción de recursos naturales en los diez primeros kilómetros de la franja litoral

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

El 12,6% de la costa de la Región está urbanizada. Un puesto intermedio entre Cataluña, la comunidad más 'enladrillada' con un 26,5%, y Asturias, que con solo un 6,7% mantiene su territorio ribereño como el menos degradado de España según el informe 'A toda costa', el barómetro anual de Greenpeace que este verano cuenta con la colaboración del Observatorio de la Sostenibilidad. Pero detrás de estos datos se oculta una realidad tan preocupante o más, según los autores del estudio, que por primera vez analizan la pérdida de recursos ambientales en los diez primeros kilómetros de la franja litoral por el avance de las construcciones. Atendiendo a este parámetro, la Comunidad Autónoma ha perdido en nueve años (se analiza el periodo 2005-2014) 3.000 hectáreas de áreas sensibles para especies protegidas, como la cerceta pardilla, la tortuga mora y aves esteparias como el alcaraván.

En los 274 kilómetros de costa de la Región de Murcia coinciden el yin y el yang medioambientales: porque se encuentran algunas de las zonas mejor conservadas del Mediterráneo pero también los peores ejemplos de maltrato a estos ecosistemas, como la urbanización masiva en La Manga del Mar Menor, según Greenpeace, que ha hecho público este lunes en Barcelona (a bordo del barco 'Esperanza' de la organización ecologista) su informe anual sobre conservación del litoral.

80% de los recursos naturales destruidos

El enfoque del estudio 'A toda costa' es la pérdida de valores naturales después de los «treinta años de urbanización masiva» que siguieron a la Ley de Costas de 1988. Los números globales indican que la superficie de costa urbanizada se ha duplicado en España durante este tiempo, con una media del 13% (frente al 2% del interior del territorio nacional), y que se ha destruido el 80% de los recursos ambientales en los diez primeros kilómetros de franja litoral. No se trata solo de un problema ambiental o paisajístico, según Greenpeace, sino también económico porque afecta al turismo, la salud, la seguridad alimentaria y el desarrollo social.

Los ecosistemas costeros «también son la tabla de salvación para adaptarnos a los impactos del cambio climático en el litoral, en un contexto de eventos climáticos extremos: generan lluvias para frenar el avance de las sequías, al tiempo que funcionan como amortiguadores de inundaciones y controlan la erosión del suelo«, incide el informe.

En el caso de Murcia, la construcción de urbanizaciones e infraestructuras ha ocupado 3.000 hectáreas de hábitats sensibles para especies protegidas en los diez primeros kilómetros de la franja costera. Cultivos tradicionales, montes públicos, humedales y otros espacios abiertos que son claves para la supervivencia de especies en peligro como la cerceta pardilla, el alcaraván y la tortuga mora. Y también para otras que, sin estar amenazadas, juegan un papel importante en el puzle de la biodiversidad, como las perdices.

Sin evaporación no hay nubes

El informe 'A toda costa' destaca la «tremenda degradación del paisaje natural» que aumenta el riesgo de erosión, uno de los grandes retos ambientales que debe afrontar la Región en el futuro, alerta Greenpeace. «Llama la atención la baja cobertura vegetal del territorio costero murciano, no solo de muy escasos bosques, sino también con muy reducidas extensiones de matorral, por lo que es la provincia con menores superficies generadoras de agua de evaporación capaz de formar nubes«, incide el informe.

El estudio 'A toda costa' critica también la «pasividad» de la Administración a la hora de elaborar los instrumentos de gestión de los espacios naturales protegidos, «una obligación legal». Por este motivo, «la situación es la de una completa parálisis en el proceso de puesta en valor de los espacios naturales, después de un breve periodo a principios de los 90. Es la peor comunidad autónoma, con el 43% de la superficie protegida sin herramientas de planificación», asegura Greenpeace.

Un 3,7% menos de playas naturales

Los autores del informe recuerdan «el grave deterioro del Mar Menor, que ha sido hasta hace poco uno de los principales valores ambientales y turísticos de la Región», y alertan sobre el incremento de la urbanización en las playas: «Las calas naturales sin urbanizar se han reducido un 3,7%. El dato es alarmante, ya que más de la mitad de la superficie de playas está en contacto con zonas urbanizadas (57,2%), especialmente en el sector oriental de la franja costera».

«Tras décadas de desarrollo inmobiliario y de infraestructuras en el litoral, la ocupación de la primera línea de costa ha sido masiva. Esto deja un legado de una costa saturada e incapaz de generar los bienes y servicios necesarios para un desarrollo sostenible futuro», explica Paloma Nuche, responsable de la Campaña de Costas de Greenpeace. «No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras la costa, la franja más valiosa y rica de nuestro territorio, sigue su imparable declive. El aumento de población, tanto por locales como por turistas, incrementa las demandas de abastecimiento (comida, agua dulce, electricidad…) a la vez que aumenta la generación de residuos. Al final, lo que tenemos son ecosistemas menos productivos y más contaminados», subraya Nuche.

El informe en datos

80% de los recursos ambientales de la costa española degradados tras 30 años de urbanización masiva.

13% de la costa española urbanizada, frente al 2% del interior del territorio nacional.

La superficie de costa urbanizada se ha duplicado desde 1988: de 240.000 a 530.000 hectáreas.

El 36,5% de la línea de playa de España está urbanizada.

Casi la mitad de la población española vive en la costa, que sólo supone el 8,8% de la superficie total de España.

Los peores municipios: Marbella (Málaga), con el 90% de su costa urbanizada en los primeros 500 metros, y Finestrat (Alicante) con el 100%.

Costa urbanizada por comunidades:

Cataluña (26,5 %)

Comunidad Valenciana (23,1%, con el 74,3% de la línea de playa ocupada).

Andalucía (15,4%)

País Vasco (12,8%)

Región de Murcia (12,6%)

Cantabria (12,2%)

Canarias (11,9%)

Galicia (8,4%)

Baleares (7,2%)

Asturias (6,7%)

Informe completo en este enlace.

 

Fotos

Vídeos