https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Medio Ambiente decide dragar las golas del Mar Menor para «evitar el aislamiento»

Reunión del Comité de Asesoramiento Científico, en el Auditorio Regional./NACHO GARCÍA / AGM
Reunión del Comité de Asesoramiento Científico, en el Auditorio Regional. / NACHO GARCÍA / AGM

Tensión en la reunión del Comité Científico porque parte de sus miembros consideran que la actuación estaba decidida de antemano

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

La Comunidad Autónoma anunció ayer el dragado de las golas del Mar Menor mientras los miembros del Comité Científico aún debatían en el Auditorio regional sobre la conveniencia de una actuación que se presupone delicada por las consecuencias de aumentar la entrada de agua desde el Mediterráneo a un ecosistema hipersalino. El Gobierno regional mantiene la tesis de que hay que «evitar el aislamiento» del humedal y por este motivo había pedido a los investigadores que estudiasen los intercambios de agua por si era factible aumentar el calado de los canales sin empeorar el estado de la laguna.

Los resultados del grupo de trabajo de hidrodinámica del Comité Científico confirman la colmatación en algunos puntos de las Encañizadas y de Marchamalo, por lo que admite que «podría ser adecuado» ejecutar trabajos de mantenimiento para recuperar la batimetría del año 2011, explica a 'La Verdad' el portavoz de este órgano asesor, el catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia Ángel Pérez Ruzafa. «Pero dejando claro que está descartado un dragado indiscriminado y que habría que hacer una evaluación de impacto ambiental», añade.

La decisión de la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente se aferra a esta conclusión en un intento de mejorar la calidad del agua. El consejero Javier Celdrán señala que «se trata de realizar actuaciones únicamente de recuperación ambiental en Marchamalo y las Encañizadas que intentan restituir la situación de las golas de hace unos años, en la medida en que sea necesario para garantizar el intercambio de agua y evitar que el Mar Menor quede aislado».

Sorpresa en la reunión

Pero su anuncio cogió por sorpresa a parte de los miembros del Comité Científico, partidarios de adoptar un posicionamiento en pleno sobre la extracción de arena y sedimentos después de un debate sobre los diferentes modelos analizados por el grupo de trabajo de hidrodinámica. De hecho, así se había decidido en la reunión anterior.

Cuando trascendió en el interior de la sala el comunicado del Gobierno regional se formó un gran revuelo y la investigadora Julia Martínez abandonó molesta el encuentro. Otros miembros del comité expresaron su desacuerdo ante la forma de poner en marcha una actuación que consideran decidida de antemano -Francisca Giménez Casalduero, de la Univeridad de Alicante-, y solicitaron que no se toquen las golas hasta que se estudien los efectos ecológicos de aumentar la apertura de los canales.

La Consejería confirma sin embargo que «se activan los trabajos» en colaboración con la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Y recuerda que en las Encañizadas han emergido más de 35 hectáreas de terreno por el depósito de más de 50.000 metros cúbicos de arena y se ha reducido la zona de intercambio de agua de unos 580 metros en 2009 a 105 metros en la actualidad, donde el calado medio es ahora de doce centímetros.

Según el criterio de Pérez Ruzafa, «para no sobrepasar los mínimos necesarios», en las Encañizadas habría que llegar hasta un máximo de entre veinte y cuarenta centímetros, y en Marchamalo solo habría que dragar en la parte del Mediterráneo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos