China afirma que la represión de Tiananmen fue una política «correcta»

Foto de archivo de una manifestación en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, para exigir democracia en 1989. /Afp
Foto de archivo de una manifestación en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, para exigir democracia en 1989. / Afp

Se trata de una inusual alusión al acontecimiento pocos días antes del trigésimo aniversario del aplastamiento de la 'Primavera de Pekín'

COLPISA/AFP

China defendió este domingo la sangrienta represión en la plaza de Tiananmen, calificándola de «política correcta» en una inusual alusión al acontecimiento pocos días antes del trigésimo aniversario del aplastamiento de la «Primavera de Pekín».

A principios de junio de 1989, la plaza Tiananmen de Pekín era desde hacía siete semanas el epicentro de manifestaciones inéditas de estudiantes y obreros a favor de la democracia y pidiendo poner fin a la corrupción. La represión del movimiento por parte del ejército dejó centenares de muertos en la madrugada del 4 de junio.

Treinta años después, este periodo de la historia de China sigue siendo tabú, pero las escasas veces en que las autoridades evocan el acontecimiento --en especial ante los extranjeros-- lo hacen justificando una «decisión correcta».El ministro de Defensa chino no ha sido la excepción.

«Ese incidente fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener las turbulencias, lo cual es una política correcta», dijo este domingo el general Wei Fenghe, en el foro regional de seguridad Diálogo de Shangri-La, en Singapur.

En declaraciones ante ministros de Defensa, militares de alto rango y expertos, el general Wei se preguntó porqué el mundo siempre dice que China «no gestionó el incidente de forma correcta». «Estos 30 años demostraron que China vivió grandes cambios», afirmó, añadiendo que gracias a la acción del gobierno, «China goza de estabilidad y desarrollo».

En la misma China, gracias a la «Gran muralla informática» y a los censores del partido, cualquier referencia a la represión está expurgada de internet.

El general Wei tomó la palabra un día después que su homólogo estadounidense, Patrick Shanahan, que exhortó a China a que «deje de erosionar la soberanía» de sus vecinos, y advirtió que Estados Unidos invertirá para mantener su supremacía militar en la región.

La lucha de influencias en la región asiática entre Estados Unidos y China, con potenciales conflictos en el mar de China Meridional, el estrecho de Taiwán o Corea del Norte, centró los debates en este foro, celebrado durante el fin de semana.

Pero el ministro chino no se dejó arredrar por Washington y dijo que su país no renunciará al uso de la fuerza para la reunificación con Taiwán.

China considera a Taiwán como parte de su territorio. La isla está dirigida por un régimen rival que se refugió allí después de que los comunistas se hicieran con el poder en la parte continental, en 1949, tras la guerra civil china.

«Nos esforzaremos por un proceso de reunificación pacífica con la máxima sinceridad y los mayores esfuerzos, pero no hacemos promesas de que renunciemos al uso de la fuerza», anunció el general Wei

«Subestimar la determinación y la voluntad del ELP [Ejército Popular de Liberación] es extremadamente peligroso», advirtió, y consideró que el «deber sagrado» del ejército es defender el territorio chino.

Washington, que rompió relaciones diplomáticas con Taipéi en 1979 para reconocer a Pekín como único representante de China, sigue siendo no obstante el aliado más poderoso del territorio insular, además de su principal proveedor de armas.