Casado propone a Pedro Sánchez pactos sobre agua y financiación autonómica

El presidente Pedro Sánchez y el líder del Partido Popular, Pablo Casado, se saludan ayer a la entrada del edificio de La Moncloa. / EFE

El líder del PP incluye la solución al déficit hídrico del Segura en el paquete de posibles acuerdos de Estado con el Gobierno socialista

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El agua y la financiación autonómica, los problemas más urgentes de la Región de Murcia, estarán dentro del paquete de acuerdos de Estado que quiere negociar el Partido Popular con el próximo Gobierno socialista. Con motivo del encuentro que tuvo ayer con Pedro Sánchez en La Moncloa, el líder popular Pablo Casado incluyó en su agenda la necesidad de alcanzar en la próxima legislatura un pacto de Estado sobre agua, según anunció el secretario general del PP, Teodoro García.

En la rueda de prensa posterior, Casado se mostró dispuesto a llegar a acuerdos con el partido del Gobierno sobre las pensiones y la violencia de género, al tiempo que precisó que, aparte de Cataluña, hay más asuntos sobre los que hablar y negociar, como la financiación autonómica, el agua, las infraestructuras y la educación. Pedro Sánchez convino en la necesidad de llegar a acuerdos sobre estos aspectos, y también sobre las pensiones y la transición ecológica, que toca de lleno al cambio climático y el agua.

Teodoro García manifestó que el punto de partida del PP se centra en los trasvases «con reglas objetivas» y en asegurar el suministro a las zonas con déficit hídrico. «Queremos que Sánchez reconozca que existe un déficit hídrico en el Levante que hay que resolver, para lo cual es necesario llegar a ese pacto nacional del agua», manifestó. «Lo llevaremos al Congreso de los Diputados y esperamos que el PSOE vote a favor», previa negociación, precisó.

El presidente de la Comunidad y candidato a la presidencia, Fernando López Miras, señaló a 'La Verdad' que el agua y la financiación autonómica precisan acuerdos de Estado que deben estar en la agenda de ambos partidos. Manifestó que prefiere que Pedro Sánchez pueda llegar a acuerdos con el PP durante esta legislatura, a que lo haga «con aquellos a los que nos tiene acostumbrados», en referencia a los independentistas. Apuntó que las propuestas de Pablo Casado se basan en «pactos de Estado para asegurar que España no se frene, no genere desconfianza, y que se sigan creando puestos de trabajo».

Page provoca otra refriega

Ante la proximidad de las elecciones autonómicas y locales, la polémica del agua volvió ayer a la agenda política territorial a raíz de las declaraciones del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien avisó al Gobierno de Murcia que si plantea un cambio de su Estatuto para contemplar el «blindaje» del trasvase, la Administración castellano manchega acelerará igualmente una reforma estatutaria «con la intención contraria» y para hacer que «el único blindaje sea para la cuenca del Tajo», informa Europa Press.

El líder y candidato castellano manchego añadió que si el país «quiere apostar por un futuro sostenible, hay muchas más fórmulas, como la desalación, algo que lo saben muy bien en el Levante». «Si lo que quieren es una gran obra de fontanería, que se atrevan a plantear trasvases desde el Ebro, el Duero o el Guadalquivir», recalcó García-Page, quien indicó que Castilla-La Mancha «ya ha ganado terreno» en los últimos tiempos en esta materia, como las sentencias del Tribunal Supremo que reconocen el incumplimiento de los caudales ecológicos del río a su paso por la Comunidad vecina.

El presidente de la Generalitat en funciones, el socialista Ximo Puig, no tardó en contestar a García-Page y defendió que el Trasvase Tajo-Segura es en estos momentos «absolutamente irrenunciable» para la Comunitat Valenciana.

«No suelo comentar las declaraciones de otros presidentes autonómicos, pero lo que quiero es dejar claro, una vez más, que el Trasvase Tajo-Segura para la Comunitat Valenciana es en estos momentos absolutamente irrenunciable», informa Efe.

El presidente del PP en Castilla-La Mancha, Francisco Núñez, aseguró que la Región de Murcia está «haciendo lo que debe» al blindar el Tajo-Segura en su Estatuto de Autonomía, mientras que Emiliano García-Page «está engañando a los castellano manchegos». Francisco Núñez recordó que en el encuentro que mantuvo hace unos meses con García-Page, expresó la necesidad de reunir a todas las fuerzas «vivas» para blindar los intereses de Castilla-La Mancha en materia hídrica de cara a un Pacto Nacional del Agua. Sin embargo, criticó que, desde entonces, el líder socialista manchego «no ha querido reunirse con el PP, ni con ningún técnico ni especialista y ahora quiere introducir el agua como herramienta electoral». Agregó que si es presidente del Gobierno autonómico, convocará esa reunión «para blindar los interese del agua en Castilla-La Mancha», así como para garantizar que la posición que defienda en el Pacto Nacional por el Agua «sea la que interesa» a su comunidad.

PP y PSOE estuvieron el año pasado cerca de un entendimiento

La moción de censura que provocó el año pasado la marcha de Mariano Rajoy frustró un posible acuerdo sobre agua entre el PSOE, entonces en la oposición, y el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. En mayo de 2018, las conversaciones estaban en una situación avanzada entre la entonces secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, y el secretario de Transición Ecológica de la Economía de la Ejecutiva Federal del PSOE, Hugo Morán, ahora 'número dos' del Ministerio. Ambos intentaron consensuar un documento asumible por ambas partes, con muchos puntos de coincidencia sobre la gestión del agua y las medidas para hacer frente al cambio climático, según manifestaron a 'La Verdad'. En este sentido, parte del trabajo está hecho. La ruptura que se produjo entre PP y PSOE a nivel nacional a causa de la moción de censura no impidió que ambos partidos firmaran en Murcia el Pacto Regional del Agua.

Más