Huawei mantendrá su negocio en Estados Unidos otros 90 días

Huawei mantendrá su negocio en Estados Unidos otros 90 días
Afp

Trump permite seguir comerciando con la compañía china por la cantidad de empresas que «dependen» de su tecnología

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Las empresas estadounidenses tendrán otros 90 días para hacer negocios con el gigante tecnológico chino Huawei. El Gobierno de Estados Unidos anunció este lunes una nueva prórroga de tres meses después de que el pasado 20 de mayo estuviera previsto el comienzo del veto del presidente estadounidense, Donald Trump, a la empresa asiática pero el presidente concediera una moratoria hasta este 19 de agosto.

Después de que los medios locales adelantaran la noticia, el secretario de Comercio de EE UU, Wilbur Ross, confirmó en una entrevista a la cadena Fox que las empresas estadounidenses tendrán hasta el próximo 19 de noviembre para seguir trabajando con la asiática Huawei para dar «tiempo» a los operadores para «que se desvinculen» y preparar su transición a la ausencia del gigante chino ya que reconoció que «algunas compañías dependen de Huawei».

Así, Trump extiende el plazo del indulto concedido a Huawei y a 68 de sus filiales no estadounidenses, pero amplía la lista en otras 46 empresas subsidiarias de la multinacional sujetas a las restricciones comerciales. «Ahora tenemos más de 100 subsidiarias en la 'lista de entidades'», explicó Ross, quien aseguró que seguir añadiendo empresas a la misma hace más difícil a Huawei eludir las futuras sanciones.

Este lunes estaba previsto que comenzara el veto por el que Huawei no podría trabajar con los fabricantes de microprocesadores estadounidenses y con Alphabet (matriz de Google), de la que depende el sistema operativo Android y, por tanto, servicios tan importantes para sus millones de usuarios como Google Play, el 'market' desde donde se descargan las aplicaciones para el móvil. Con el veto en marcha, Google no podrá seguir otorgando licencias a los productos Huawei, lo que supondría que los principales fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses rompan relaciones comerciales con la empresa china.

De hecho, antes de que en mayo Trump diera una moratoria de 90 días, las compañías de procesadores Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom anunciaron el cese de sus suministros a Huawei en cumplimiento de la orden de Trump. Sus directivos pidieron el pasado 22 de julio en una reunión con Trump que el Gobierno tomara pronto una decisión sobre la actividad comercial de Huawei en Estados Unidos para decidir qué posición tomarían ellos.

En cuanto a los mercados, tras una semana de malas noticias referidas a la guerra comercial, la Bolsa de Nueva York recibía con entusiasmo la prórroga: el Dow Jones ganaba un 1,22% en la apertura y el Nasdaq subía un 1,40%.

«No vamos a hacer negocios con Huawei»

Pero no todo está ganado. Trump volvió a echar leña al fuego este domingo asegurando que su gobierno no quiere hacer negocios con Huawei porque sigue considerando que la compañía tecnológica es una «amenaza» para la seguridad nacional, aunque aún no ha aportado pruebas que lo demuestren. Esa fue la razón por la que EE UU incluyó el pasado mayo a Huawei en su lista negra de empresas a las que veta el acceso a tecnología estadounidense. «No quiero hacer negocios en absoluto, porque es una amenaza a la seguridad nacional», aseguró el presidente.

Estados Unidos considera que los smartphones de la marca china podrían ser utilizados por el gobierno de Pekín para espiar a los estadounidenses, acusaciones que la compañía ha negado en repetidas ocasiones. Esta situación es una de las claves en la guerra comercial en la que EE UU y China se encuentran enfrentados desde hace meses y que está afectando al comercio mundial. Por tanto, la prórroga del veto podría ser una buena noticia, después de que Trump también decidiera postergar la aplicación de aranceles sobre miles de nuevos productos importados de China hasta diciembre.

China exige seriedad

Por su parte, el gobierno chino reclamó este lunes al presidente estadounidense que «cumpla con sus compromisos» y permita que las empresas de su país continúen haciendo negocios con Huawei, tal como prometió en la cumbre del G20 en Osaka (Japón) el pasado mes de junio. En ella, Trump y su homólogo Xi Jinping acordaron una tregua en su guerra comercial que EE UU rompió poco después anunciando un nuevo arancel del 10% sobre importaciones chinas que aún no sufren ningún gravamen por valor de 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre, que finalmente posterga al 15 de diciembre.

El gigante asiático contestó la semana pasada asegurando que tomarán las «medidas necesarias» contra EE UU por violar «seriamente» el alto el fuego que acordaron los mandatarios. «¿Cómo va a cumplir con sus compromisos? Esto afecta a la reputación y a la credibilidad de Estados Unidos», aseguró este lunes Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Exteriores de China.