José Coello, enamorado del mar

José Coello, armador y patrón del 'Carmen-Elite Sails', ayer, en el Real Club de Regatas de Cartagena. / antonio gil / agm
José Coello, armador y patrón del 'Carmen-Elite Sails', ayer, en el Real Club de Regatas de Cartagena. / antonio gil / agm

A sus 53 años, el armador cartagenero, que compite desde los 10 y tiene una empresa naval, califica de «proeza» el ansiado triunfo en la Copa del Rey de vela

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

A sus 53 años, el cartagenero José Coello ha encontrado el premio que llevaba buscando desde que empezó a participar en regatas, con solo 10. Toda una vida dedicada a la vela cobró sentido el pasado sábado en Palma de Mallorca, cuando levantó el título de campeón de la Copa del Rey, algo que nunca antes había hecho ningún integrante de la flota cartagenera. Este 2019, además, es un año para enmarcar. Coello, armador y patrón del 'Carmen-Elite Sails', ha sido campeón de la Copa de la Reina de Valencia, del alicantino Trofeo Tabarca y de la Copa del Rey, los tres torneos más prestigiosos del Mediterráneo en categoría de cruceros.

«Se dice que hay una maldición y que el que gana la Copa de la Reina jamás repite en la Copa del Rey. De hecho, nunca nadie había ganado estos tres títulos en un mismo año. Nosotros hemos roto esa maldición y es para estar muy feliz. Lo estoy», cuenta Coello recién llegado a Cartagena. «El barco todavía está volviendo de Palma», se disculpa ante el fotógrafo y el redactor antes de atender a 'La Verdad'.

Al detalle

El barco
El 'Carmen-Elite Sails' fue construido en Cartagena en 2001, por Sinergia Racing Group. Tiene 12.09 metros de eslora, 3.54 de manga y 2.6 de calado.
El patrón
José Coello es cartagenero, tiene 53 años y es el dueño de Sinergia Racing Group.
La tripulación
Está formada íntegramente por regatistas cartageneros. Son José Coello (caña), Antonio Minguez (táctico), Jesús Ros (Navegante/Palo), Alberto Martínez (piano), Jerónimo Navarro (2º piano), Lola Coello, Topo Lucas Rodríguez (trimmer de genova), Pablo García (trimmer mayor), Antonio López (trimmer spi) y Gregorio Belmonte (proa).
Títulos en 2019
Copa de la Reina, Trofeo Tabarca y Copa del Rey.

Se sienta en una mesa de la terraza del Real Club de Regatas de Cartagena y no se separa ni un solo instante de la copa que ha perseguido, con un empeño febril, durante los últimos ocho años. «Es el triunfo de la perseverancia y de la constancia. Si lo piensas en frío, te cuesta entenderlo. Nosotros somos un equipo amateur, con gente que no vive de la vela. Y hemos ganado a equipos 100% profesionales. Es impensable vencer a gente que vive de la vela con unos medios tan limitados como los nuestros. Pero lo hemos hecho. En nuestro equipo hay gente que está intentando ser profesional de la vela, pero ahora mismo no lo son. Están estudiando una carrera», señala.

«Hasta hace dos meses no estaba claro que fuéramos a la Copa del Rey», confiesa el patrón del 'Carmen'

Porque a Coello, cuyas hijas Lola y Carmen fueron promesas emergentes de la vela regional y han tenido que «apartarse un poco» de este deporte por temas académicos», le encantaría disponer de más tiempo para su pasión. Pero las cosas son como son. «Tengo una empresa en Los Camachos dedicada a la construcción de módulos y estructuras para el sector naval, industrial y de energía renovables. La actividad laboral es frenética. Y eso es una manera de enterrarte en vida. Por eso, el tiempo que le dedicamos al barco es el que se puede. Este año ha sido complicado, ya que la tripulación está formada por gente joven que está en clases olímpicas. Muchos de ellos están estudiando fuera o están concentrados lejos de Cartagena, preparando su asalto a las Olimpiadas de 2024. De hecho, no estaba muy claro que fuéramos a participar en esta Copa del Rey», confiesa Coello.

«Hemos ganado a barcos mucho más rápidos porque hemos sido muy eficaces y no hemos tenido fallos»

«A última hora, hace dos meses, decidimos entre todos tirar para adelante. Cuadramos las fechas y decidimos que íbamos a preparar la Copa del Rey de la manera más profesional posible. Nos apuntamos en ORC 2 y hemos hecho entrenamientos tres o cuatro días a la semana los meses de junio y julio. Los miembros de la tripulación [diez regatistas de Cartagena] son gente de nivel olímpico y ellos son los artífices de este éxito. A mí me llevan. Solo soy un espectador que está en primera fila. En esta semana en Palma hemos sido muy eficaces, no hemos cometido ni un solo fallo y el resultado de todo este trabajo ha sido nuestro primer puesto», resume Coello.

Rivales olímpicos

La tripulación ha estado integrada por el propio José Coello (caña); Antonio Mínguez (táctico), Jesús Ros (navegante/palo), Alberto Martínez (piano), Jerónimo Navarro (2º piano), Lola Coello (topo), Lucas Rodríguez (trimmer de génova), Pablo García (trimmer mayor), Antonio López (trimmer spi) y Gregorio Belmonte (proa). «El éxito nos ha llegado ahora porque este grupo de gente joven se ha hecho mayor. Y la tripulación ha sabido manejar los momentos de crisis como nunca antes. Por eso hemos ganado a rivales muy buenos», explica Coello.

Se refiere a los swan 42, «barcos mucho más rápidos que el nuestro», en especial al 'Teatro Soho Caixabank' de Javier Banderas y al barco balear 'Riva Reno Gelato', de Christian Plump. «Nuestro barco, el 'Carmen', tiene casi veinte años y su valor aproximado es de 250.000 euros. Ya no se fabrica. Hemos ganado a barcos de 500.000 euros. Son mucho más rápidos, pero es verdad que nuestros rivales cometieron algún fallo y, con los tiempos compensados, al final los pudimos superar».

Por detrás han acabado la competición regatistas ilustres. «Le hemos ganado a Luis Doreste, ganador de dos medallas de oro olímpicas. Él había ganado dos veces la Copa del Rey, con el 'Carmen' precisamente. Al acabar la última regata, él se subió a nuestro barco y fue felicitando uno por uno a todos los miembros de nuestra tripulación. Él ha visto nuestra tenacidad y nuestra perseverancia y con ese detalle demostró ser un gran deportista», indica el patrón y armador del 'Carmen-Elite Sails', un sinergia 40 de 12 metros de eslora fabricado en Cartagena en el año 2001.

«Nuestro barco ya no da para mucho más y los rivales sí tienen margen de mejora para 2020», dice

Coello se quita todo el mérito de la victoria y apunta al táctico Antonio Mínguez. «Él quiere ser un gran entrenador, pero no hay que olvidar que todavía está empezando. Hay que hacer mención especial a su tarea. Ha estado brillante durante toda la Copa del Rey y los chicos lo han entendido de maravilla. Nosotros estamos enamorados del mar y de la competición, pero no nos ganamos la vida con esto. Insisto para que nos demos cuenta de que solo haciendo las cosas perfectamente podíamos ganar».

Él no se vio campeón hasta el final. «En la última regata hubo un momento clave. Fue en el último tramo, cuando nuestro principal competidor se fue a la otra esquina del campo de regatas y nos hizo un favor. Fuimos nosotros los que estuvimos a punto de irnos hacia allá y nos hubiéramos equivocado. Seguimos nuestro camino y eso nos dio la victoria. Nosotros hemos navegado durante toda la semana en una zona con mucho tráfico y mucho desvente, lo que acarrea una pérdida de velocidad. Nuestro barco, 'Carmen', tiene 20 años y todavía da grandes prestaciones. Pero la clave era optimizar todo al máximo», repite Coello.

«Soy un espectador»

Su caso es especial, ya que rara vez un armador es también el patrón del barco. Y menos en una competición de la exigencia de la Copa del Rey, la prueba «más importante de todas las que se disputan en Europa», al margen de las clases olímpicas, asociadas siempre a la vela ligera. «Habitualmente, se contrata a un 'súper caña' y no es normal que el armador sea también el patrón. Pero yo no tengo mérito. Yo me considero un espectador de estos críos, que ya son hombres. Pero los he visto crecer y tengo que decir que es alucinante cómo han mejorado y cómo han aprendido a desenvolverse en una regata. Yo he hecho regatas transoceánicas y sé lo que es la vela. Y por eso puedo decir que estos chavales, que son de aquí, llevan este deporte en la sangre».

Coello subraya la dificultad técnica que se han encontrado en aguas mallorquinas. «En la Copa del Rey hay barcos de 24 metros y estaban en nuestro campo. Nos hemos visto rodeados de 60 barcos, en un campo de regatas estresante. Pasas a dos metros de algunos barcos e incluso nos hemos rozado con uno en esta Copa del Rey. Nadie quiere perder un metro. La categoría ORC 2 es para cruceros de entre 11 y 13 metros de eslora. Éramos 20 barcos y hemos competido con gente olímpica. En principio, estábamos en el grupo de candidatos a estar en el cajón. El año pasado nos estrenamos en ORC 2 y fuimos terceros. En otras categorías habíamos sido segundos en dos ocasiones», detalla.

Busca patrocinadores

«Los gastos los sufraga mi empresa. Tenemos colaboradores, pero ningún patrocinador. Tiramos del riñón de mi empresa, Sinergia Racing Group. Es una publicidad muy buena, sin duda. Nos da una imagen buenísima, pero nosotros hemos llegado al límite y los demás van a hacer más el año que viene. Por eso, si queremos seguir ahí, tenemos que buscar patrocinadores que nos permitan dar un paso más. Los chicos no cobran, pero por supuesto que sí cubrimos su estancia allí. Y luego está el mantenimiento del barco, la inscripción, las velas y un sinfín de cosas», apunta Coello.

«Nosotros hemos sido tan competitivos en 2019 porque hemos estado tocándolo todo; el diseño y tamaño de las velas, el 'rating' y muchas otras cosas. ¿El año que viene? Ya veremos. Yo me muevo por el sentimiento del grupo. Todo va a depender de la disponibilidad de los chavales. Si pueden ir todos, iremos a la Copa del Rey. Yo imagino que iremos, pero lo que hemos hecho este año es una proeza. Y es difícil que lo repitamos en 2020. Nosotros hemos llegado al límite. Nuestro barco ya no da para mucho más. Y los rivales sí tienen un margen de mejora importante», avanza.

Él lo tiene claro. «Participar está muy bien, pero ganar está mucho mejor. Y ya no nos vale ser segundos. En competiciones locales habíamos ganado muchos trofeos, pero nos faltaba ganar fuera de la Región. Y este 2019 ha sido el año de nuestra consolidación a nivel nacional. Hemos hecho algo muy difícil. Y ya sabemos que podemos hacerlo», concluye Coello.

Catamaranes para la Copa América y la Volvo Ocean Race

Catamaranes para la Copa América y de la Volvo Ocean, parte del yate del Rey Juan Carlos I, palas de aerogeneradores de grandes dimensiones, aspas para una empresa fabricante de túneles del viento, tablas de surf de última generación y los moldes de un motovelero y un coche anfibio. Son las «cosas que hacemos» en la empresa Sinergia Racing Group (SRG), ubicada en el polígono Los Camachos. Su dueño es José Coello y de ahí sale todo el dinero que se necesita para cubrir la temporada de regatas del 'Carmen-Elite Sails', el primer barco de Cartagena que gana una Copa del Rey.

SRG es ya una de las fabricantes de estructuras de fibra de carbono más importantes de España. «Es mi empresa y es un orgullo que sea la que patrocine nuestro barco. No obstante, esto está cogiendo unas dimensiones tan importantes que para 2020 vamos a necesitar que entren nuevos patrocinadores», explica Coello.

Temas

Vela