FÚTBOL SALA

Sube la temperatura en la Supercopa

Serrejón, en el hotel de Bangkok donde permanece ElPozo. / lv
Serrejón, en el hotel de Bangkok donde permanece ElPozo. / lv

A ElPozo, que se jugará el título con el Barça, no le gustó la actitud culé en Bangkok

José Otón
JOSÉ OTÓNBangkok

No son grandes enemigos, pero tampoco amigos. ElPozo y el Barça se respetan, pero no son dos clubes hermanados precisamente. Y más después de lo que pasó en la jornada del pasado miércoles en la Intercontinental, cuando el empate del equipo blaugrana frente al Corinthians dejó fuera de las semifinales a los murcianos.

En los últimos minutos tanto el equipo catalán como el brasileño decidieron firmar un pacto de no agresión que metía a los dos entre los cuatro mejores del mundo. Una postura lícita, aunque al director general de ElPozo, Fran Serrejón, no le gustaron las formas. «Le recriminé al Barça después del partido que podían haber hecho algo más, sobre todo porque está muy feo pactar con el otro equipo no atacar en un tiempo muerto pedido a falta de tres minutos para el final del partido. Es una actitud antideportiva. Hablé con Andreu Plaza y con Jesús Lahoz, el mánager general del Barça. Se lo dije directamente en cuanto acabó el partido, que no habían hecho lo que debían. Ellos que presumen de ser más que un club, creo que no fueron coherentes», dice el directivo.

El resultado, además de esquivar al actual campeón Magnus en la semifinal, evitaba que blaugranas y charcuteros pudieran verse en una hipotética final. «Eso pasó, se puede demostrar. Yo lo vi, estaba presente. Y se lo digo abiertamente a quien tenga que decírselo. Se lo digo al entrenador del Barça, al mánager general y al presidente Bartomeu si lo tengo enfrente. Se lo diría porque es verdad», asegura Serrejón.

ElPozo está dolido por la forma, pero Serrejón admite también que «es comprensible lo que hicieron. Los dos salían recompensados, aunque perder tiempo en un deporte no es lo más adecuado, pero ya está. Sacaron ventaja de una situación en la que se disputan tres partidos de la misma jornada en horarios diferentes y en la que el que juega el último saca demasiada ventaja. Si ellos hubieran jugado primero, no hubieran especulado como hicieron jugando últimos. Pero no tengo nada más que reprochar, intentaron ganar el partido, pero a partir del tiempo muerto sobró todo. Las cosas las pudieron hacer mejor».

El próximo sábado, en Guadalajara, se verán las caras ambos equipos en la final de la Supercopa. Debe reinar el buen ambiente, aunque habrá un asunto pendiente sobre la pista azul de la Liga Nacional de Fútbol Sala: «Ellos luchan por una cosa y nosotros por otras. Lo que ha pasado no tiene que enturbiar el partido de la Supercopa, que ojalá caiga de nuestro lado», dice Serrejón, que el pasado verano intentó el fichaje del portero Juanjo, actualmente en las filas del Barça. El club blaugrana, que estaba dispuesto a dejarlo salir a pesar de que le restaba un año de contrato, se lo impidió finalmente al conocer que su destino sería Murcia.

Cabe recordar que son muchas las veces que el Barça y ElPozo se han disputado títulos en los últimos años. Solo en la Liga el cuadro blaugrana le arrebató tres de las últimas ocho finales jugadas, la última hace apenas tres meses. Esto también sucedió en la Supercopa de 2013-14, en la última Copa de España celebrada en Valencia y en las cuatro primeras ediciones de la Copa del Rey en las que la final fue siempre la misma: choques intensos entre ElPozo y el Barça.

Los dos, eliminados

Curiosamente, el Barça y el Corinthians, a los que señala el directivo de ElPozo Murcia, cayeron eliminados en semifinales de la Copa Intercontinental a manos del Boca Juniors y el Magnus brasileño, el actual campeón, en dos partidos que necesitaron del tiempo añadido. La final se disputa este domingo, a las 13.00, hora española. ElPozo, por su parte, se impuso por 0-8 al Hongyen Thakam, equipo de la Primera División de Tailandia.