Un elegante Curro Díaz sale a hombros en Calasparra

Curro Díaz, ayer en Calasparra, durante la faena que le valió salir a hombros de la plaza. / EDU BOTELLA / AGM
Curro Díaz, ayer en Calasparra, durante la faena que le valió salir a hombros de la plaza. / EDU BOTELLA / AGM

Un entregado Filiberto, que paseó un trofeo en la corrida de los santos, gustó a los tendidos

F. OJADOS

El invento de mover la fecha tradicional del día de los Santos, 30 de julio, al domingo, no funcionó para atraer más público a La Caverina, que registro media entrada. La corrida del Tajo y la Reina, lidió tres reses de cada hierro. De la Reina fueron 1º, 4º y 6º. El segundo de la tarde volvió a los corrales por aparente defecto en la vista, corriéndose turno. Correctos de presentación en líneas generales, y deslucidos en general, se salvó el cuarto, aplaudido en el arrastre.

En cuanto al resultado artístico del festejo, como triunfador de la tarde resultó el torero de Linares Curro Díaz, al cortar una oreja de cada toro de su lote, lo que le valió para abandonar la plaza a hombros por la puerta grande. Emilio de Justo fue silenciado en el segundo bis, y ovacionado en el quinto. El torero de la tierra, Filiberto, paseó un trofeo del tercero de la tarde y saludó una ovación en el toro que cerró plaza y del que recibió un golpe al entrar a matar, por el que tuvo que ser atendido en la enfermería de la plaza.

Curro Díaz realizó lo más destacado del festejo, sobre todo al llevar la emoción a los tendidos en el cuarto con un toreo elegante y parsimonioso, barriendo el albero de La Caverina con la muleta. Relajado y elegante, firmó la mejor faena de la tarde, sumando una oreja a la obtenida del toro que abrió plaza.

El extremeño Emilio de Justo no tuvo opciones reales de triunfo. Hizo un esfuerzo baldío, lo intentó con ambos, con dignidad, pero sin poder lucir ante un lote muy parado.

Gustó Filiberto, especialmente en su primero, al que toreó con templanza y buen gusto en una faena en la que estuvo por encima de las condiciones de su oponente. Muy entregado toda la tarde, dio la cara ante el toro que hizo último. Prueba de su disposición es que se hizo presente en sendos tercios de varas para intervenir en quites. Despachó a sus dos oponentes de estocadas precedidas de pinchazo.

A nivel de cuadrillas, se desmonteró en el tercio de banderillas el torero de plata local Pascual Mellinas, en el sexto, junto a Juan José Rueda. Al hacerse el paseíllo, se guardó un minuto de silencio por Francisco Caballero, copropietario de la plaza de toros de Calasparra.

El próximo martes, día de los santos patronos san Abdón y san Senén, se celebrará la Espiga de Plata, festejo que se recupera para novilleros sin picadores y en el que se lidiarán erales del ganadería de Calasparra de Toros del Alamar para los novilleros sin picadores José Nicolás, José María Trigueros, Pablo Maldonado, Víctor Acebo y el debut del novillero local Jesús Montiel.

Temas

Toros