https://static.laverdad.es/www/menu/img/aquihayciencia-desktop.jpg

Detectar enfermedades a través de la saliva

La investigadora de la UMU Asta Tvarijonaviciute. /
La investigadora de la UMU Asta Tvarijonaviciute.

Una investigación de la UMU busca descubrir nuevos biomarcadores para el diagnóstico de patologías en perros y desarrollar métodos analíticos alternativos

M. J. MORENO MURCIA

Nadie se extraña si su médico de cabecera le solicita un análisis de sangre en busca de alguna enfermedad por la que pudiera estar afectado. Si bien se trata de un método mínimamente invasivo que se lleva practicando desde hace siglos tanto en personas como en animales, hay quienes preferirían ahorrarse el pinchazo y los científicos trabajan para conseguirlo.

En la Universidad de Murcia, la investigadora Asta Tvarijonaviciute, del grupo Interlab-UMU (Laboratorio Interdisciplinar De Análisis Clínicos), dirige un proyecto financiado por la Fundación Séneca cuyo objetivo es «descubrir nuevos biomarcadores en la saliva para el diagnóstico de enfermedades en perros y desarrollar métodos analíticos adecuados para su medida».

Tal y como explica el responsable del mismo, «el proyecto 'CANISAL: nuevos métodos no invasivos de diagnóstico laboratorial en el perro' consiste en buscar nuevos biomarcadores en saliva de perros que podrían ayudar a diagnosticar y monitorizar tratamientos de enfermedades sin necesidad de obtener muestras de sangre».

«La saliva está compuesta en un 95-98% de agua, además de minerales, hormonas...»

Y es que, si el análisis de los componentes de la sangre ha sido el pilar fundamental en los procedimientos diagnósticos en laboratorio, otros fluidos biológicos también se usan con frecuencia, como por ejemplo, la orina o el líquido sinovial, entre otros. No obstante, la saliva, tan fácil de obtener, no despertó el interés de los científicos hasta hace poco más de 40 años, momento en el que se comienza a indagar sobre su valor como material de muestra en las determinaciones de laboratorio y es principalmente a partir de 1999 cuando se desarrollan grandes iniciativas para la investigación de biomarcadores en la misma.

De hecho, los expertos coinciden en que la capacidad para monitorizar, ver cómo y cuándo una enfermedad comienza, cómo progresa y observar el resultado del tratamiento a través de técnicas no invasivas es el fin más deseable en la promoción del estado de salud y bienestar.

Así pues, la hipótesis inicial del proyecto que dirige la investigadora de la Universidad de Murcia «es que la saliva tiene un alto potencial como muestra para evaluar el estado de salud general, predecir la evolución de diferentes enfermedades y monitorizar tratamientos», como ella misma indica.

«La saliva tiene un alto potencial como muestra para evaluar el estado de salud»

La saliva está compuesta en un 95-98 % de agua, además de minerales, electrolitos, hormonas, enzimas, inmunoglobulinas, citoquinas y otros compuestos, dependiendo de la glándula de la que obtengamos. Su pH es de 6-7 y su cantidad y composición secretada va a depender de factores como: velocidad del flujo salival, ritmo circadiano, tipo y tamaño de la glándula salival, duración y tipo de estímulo, dieta, drogas, edad, sexo, estado fisiológico.

Con todo ese conocimiento, el proyecto de la Fundación Séneca se encuentra en una fase muy inicial, por lo que se esperan los primeros resultados para el próximo año. Lo que lo hace un trabajo muy interesante es que, según Asta Tvarijonaviciute, «este proyecto va a permitir evaluar a los pacientes caninos de una forma no invasiva disminuyendo el estrés y dolor, con la importancia que esto tiene desde el punto de vista del respeto al bienestar animal. Además, aunque este proyecto se centra en el perro, los resultados podrían ser extrapolables a otras especies animales e incluso al hombre».

Temas

Umu