laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 13 / 28 || Mañana 14 / 29 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Frustran un botellón que se había organizado por las redes sociales

CARTAGENA

Frustran un botellón que se había organizado por las redes sociales

La Policía blindó Cala Reona, pero no pudo evitar que los jóvenes se dispersaran por Cabo de Palos y La Manga

01.08.12 - 00:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Triunfo a medias. La Policía Local de Cartagena logró evitar hace unos días un botellón multitudinario en la playa de Cala Reona, gracias a que detectó la convocatoria en las redes sociales, principalmente Twitter y Tuenti. Sin embargo, no pudo evitar que los chavales se dispersaran por distintas zonas de Cabo de Palos y La Manga para consumir las bebidas alcohólicas que llevaban preparadas. Los agentes están recurriendo a la red de redes para tratar de combatir una práctica que el Ayuntamiento prohíbe mediante una ordenanza municipal, pero contra la que los agentes ven muy complicado luchar si no es mediante la anticipación.
La acumulación de hasta tres mil personas durante el verano en la zona de la costa más turística ha sido en los últimos años un quebradero de cabeza para las autoridades.
Según fuentes policiales, los agentes ven muy complicado y hasta arriesgado para su propia seguridad, teniendo en cuenta antecedentes como el de la agresión a policías durante un botellón en Pozuelo de Alarcón (Madrid), disolver a los jóvenes cuando éstos ya están reunidos por decenas.
Esto pasa por pedir el DNI a cada una de las personas que participan en la concentración de cara a tramitar unas multas que a veces son anuladas por los jueces por las dificultades para probar que lo que consumía el denunciado era alcohol y no un simple refresco. En cualquier caso, el concejal de Seguridad Ciudadana, Mariano García, asegura que la normativa es clara respecto a la prohibición y por eso la Policía se las ingenia para evitar reuniones que, además, generan quejas de los vecinos o afectan a parajes protegidos por su valor natural.
En Tuenti