La Verdad

Nicolás Darío Ortega.
Nicolás Darío Ortega. / N. GARCÍA / AGM

«He tenido la suerte de vivir el fútbol desde distintos puntos de vista»

  • Nicolás Darío Ortega. Médico y autor de 'A puerta vacía'

Primero comenzó escribiendo pequeñas historias, a las que se sumaron guiones para cine, cuyo fruto fueron dos cortometrajes. Pero solo fue un paso previo para abordar su sueño, que era componer una novela basada en el fútbol, su gran pasión. Y, a pesar de que apenas le queda tiempo por ser médico de La Arrixaca -y ni digamos que tiene también dos pequeñas criaturas-, Nicolás Darío Ortega ha logrado culminar con éxito su obra. Sus protagonistas son el fútbol y la ciudad de Murcia, donde transcurre esta entretenida historia en los más variados escenarios. A eso se suma una minuciosa descripción del mundo del fútbol desde dentro, cuestión que no escapa a su conocimiento pues Nicolás estuvo dos años formando parte del cuerpo médico del Ciudad de Murcia. La obra será presentada esta tarde, a las 19.30 horas, en la Oveja Negra.

¿Por qué decidió escribir un libro sobre fútbol y Murcia?

Son dos de mis debilidades. Conozco San Francisco sin jamás haber estado allí, solo por las novelas que he leído. Me pasa igual con otras grandes ciudades. ¿Por qué no Murcia? Pérez Gellida escribió 'Mememto Mori', que transcurría en Valladolid y flipé. A mí me encanta leer novelas que tengan lugar aquí, me las compro todas, pero no hay muchas. Y lo del fútbol tiene una explicación. Me apasiona y he tenido la suerte de vivirlo desde distintos puntos de vista, lo que me ofrecía la posibilidad de escribir sobre la parte menos conocida para el público.

¿En qué se inspira para escribir?

En todo lo que me rodea. Lo que veo, lo que leo, lo que estudio, lo que escucho, lo que siento...

¿Qué encontrará el lector en su novela?

Una historia que pretende ser, ante todo, un entretenimiento con el fútbol como principal protagonista, pero con un toque de novela negra.

En su obra, además de esos temas, incorpora a Murcia como un personaje más. ¿cómo la ha descrito?

Murcia está presente en cada página, aunque me he permitido la licencia de adornarla a mi gusto. He restaurado edificios, arreglado el tráfico, ampliado la oferta gastronómica, solucionado el problema del río... y todo sin que me cueste un duro.

¿Cómo ha logrado describir el mundo del fútbol desde dentro?

Juego al fútbol desde que tengo uso de razón. Veo fútbol a todas horas, tengo amigos futbolistas y luego están los dos años que pasé viajando con el Ciudad de Murcia C.F. compartiendo el día a día de los futbolistas, los técnicos, los 'fisios'... Sus miedos, sus preocupaciones, sus alegrías...

¿Cómo fue esa experiencia?

Para un fanático del balón como yo supuso cumplir un sueño. Fueron dos temporadas maravillosas en las que estuvimos muy cerca de ascender. Las experiencias vividas, los amigos que haces... Por su singularidad, aquel Ciudad de Murcia fue algo muy especial para todos los que lo sufrimos.

¿Cuál es su relación con el cine?

Antes no se televisaba tanto fútbol, así que en mi casa se veía cine cada noche. Todos los días después de cenar había película. Y la elegía mi padre. Truffaut, Wilder, Ford, Hawks, Cukor, Berlanga, Coppola, Scorsesse... Crecí con esa gente. Hasta la publicación de esta novela mis textos eran guiones de cine. Dos de ellos conseguimos llevarlos a la pantalla y otros muchos duermen en el cajón de mi escritorio esperando el momento.

¿En qué le ha servido eso a usted para esta novela?

El ritmo, los largos diálogos, la manera de expresarse de los personajes, de cambiar de ambiente... Creo que se intuye en cada línea que mi formación es más cinéfila que literaria.

¿Es Murcia un buen lugar para escribir o no?

Pues no estoy muy seguro. Es una ciudad demasiado acogedora para no disfrutarla. Por el clima, por nuestro carácter o por lo que sea, los murcianos somos de estar en la calle a todas horas y es difícil encontrar el momento de encerrarse a dar forma a un texto. Sí, creo que tendría más tiempo para escribir si viviera en Oslo.