CRUJIENTE DE VERANO

Tosta de hueva y semillas de tomate

Tosta de hueva y semillas de tomate

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

La maruca, conocida también con el nombre de Molva Molva, es una especie de pez gadiforme (o sea, que tiene forma de bacalao, que es lo que significa en Latín 'Gadus' -de hecho se ha vendido en ocasiones como sucedáneo del bacalao-), de la familia Gadidae, de los Gadidae de toda la vida, vamos. Las huevas de maruca son, además de exquisitas, muy personales y se diferencian con claridad de las de otros pescados. Tienen una textura bastante carnosa y se comen muy bien, al contrario que otras que son más gomosas. A pesar de la salazón (o precisamente por eso) mantiene un sabor bien definido. Así que con esta delicia vamos a hacernos una tapa inolvidable. Empezamos 12 horas antes por cortar los pepinillos baby en láminas longitudinales muy finas y los ponemos a marinar en un recipiente pequeño con sus ingredientes. Tapamos con papel film y al frigorífico. Llegado el momento, cortamos los bordes del pan, aplanamos con un rodillo y cortamos tiras del tamaño de la hueva. Untamos en aceite y doramos al horno. A 180 grados con cuidado que no se quemen. Sacamos con una cucharilla las semillas de los tomate s y las ponemos en un bol. Añadimos aceite y removemos suavemente para mezclar un poco ambos elementos. Y a montar. Ponemos encima de cada tosta una lámina de hueva de maruca. Encima, una lámina de pepinillo encurtido. Salseamos con un poco de aceite con semillas de tomate, espolvoreamos con unas hojas de hinojo y rallamos piel del limón. Un bocado para cerrar los ojos.

INGREDIENTES

4 rebanadas de pan de molde rústico.

Hueva de maruca.

2 pepinillos baby. (Los podemos sustituir por pepinillos en vinagre, pero resultarán más agresivos).

2 tomates rojos maduros.

1 limón.

Hojas de hinojo

Aceite de oliva.

Marinado de los pepinillos:

50/50 de agua y vinagre de manzana.

1 cucharada raseada de sal gorda.

1/2 hoja de laurel.

Hojas de hinojo.