Crujiente de verano

Tapa de calabaza y sardina ahumada

Tapa de calabaza y sardina ahumada

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

Deben saber que la humilde calabaza, tan dulce y tan rica ella, especialmente la totanera, tiene una larga y notable historia. En la antigua Grecia se consideraba afrodisiaca (inténtenlo hoy con una calabaza y tendrán eso... calabazas). De ahí la expresión popular, porque dar calabaza suponía apagar el fuego de la lujuria ('pa' mí que...). Y claro, en la Edad Media 'pa' qué quieres más: el clero recomendaba utilizar pepitas de calabaza durante el rezo para alejar los pensamientos impuros. Recuérdenlo cada vez que vean a alguien comiendo pipas de calabaza. Sea como fuere, hoy vamos a combinar el dulzor de nuestra amiga con los toques ahumados de las sardinas y la cremosidad de los espárragos.

Ingredientes

8
lomos de sardina ahumados.
4
puntas de espárragos gruesos.
1/4
calabaza totanera.
-
Aceite de oliva.
-
Sal.
-
Pimienta blanca.
-
Agua.
1
limón.
1
pepinillo en vinagre.
-
Tomates secos.
-
Huevas de salmón.
-
Perejil.
-
Hojas de apio.

Para ello, cortamos ocho trozos de calabaza rectangulares, de medio cm de espesor y del mismo tamaño que los lomos. Los cocemos en agua con sal durante 15 minutos. Esa será nuestra base. Los secamos y los doramos en una sartén a fuego muy fuerte. Cortamos las puntas de espárrago longitudinalmente en dos mitades y las apoyamos con la parte plana hacia arriba en la calabaza. Hacemos la vinagreta mezclando un chorrito de aceite, un poco de zumo de limón y el pepinillo; los tomates secos muy picados, sal y pimienta. Añadimos huevas de salmón o de trucha. Colocamos los lomos de sardina encima de cada punta de espárrago, aliñamos con la vinagreta y espolvoreamos perejil y hojas de apio picado.