CRUJIENTE DE VERANO

Tapa de morcilla de verano a la cerveza

Tapa de morcilla de verano a la cerveza

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

La morcilla de verano la tengo por uno de los grandes monumentos de la gastronomía murciana. Todo un ejemplo de cómo la cocina de aprovechamiento, surgida en épocas de escasez acaba convirtiendo platos humildes y sencillos en auténticos iconos gastronómicos. Una auténtica delicia que perfectamente podría haber salido de las manos de cualquier gurú de la vanguardia culinaria al uso. Y aquí vamos a versionarla un poquito.

Ingredientes

1
cebolla vieja.
1
cebolleta tierna.
1/2
pimiento rojo.
1
berenjena.
-
Aceite de oliva.
-
Sal.
-
Pimienta.
-
Orégano.
-
Comino molido.
1/5
de cerveza.
1
puñado de piñones.
1
hoja de alga nori (opcional).
4
rebanadas de pan de molde.
-
Hojas de escarola.

Empezamos cortando en plumas la cebolla y poniéndolas a pochar en una sartén amplia con un buen chorro de aceite. Debemos tenerla durante unos 30 minutos hasta que vaya tomando color. Entonces, añadimos la berenjena (en este caso la vamos a hacer sin piel, al contrario que en la receta tradicional) y cortada en bastoncitos. Necesitamos otros 30 minutos, pero a los 15 habremos añadido los piñones, el orégano y el comino y un chorrito de cerveza. Terminado el tiempo, reservamos. Aplastamos las rebanadas de pan de molde y con un molde sacamos unos círculos. Los untamos con aceite y los tostamos un poco al horno Sobre esta base, colocamos la morcilla de verano. Encima, unas plumas de cebolla tierna y unas tiras de pimiento rojo que habremos pasado unos minutos por la sartén. Unos granos de sal gorda (opción: en un molinillo trituramos granos de sal con trozos de alga nori hasta conseguir una tierra que espolvorearemos por encima). Y unos trocitos de hoja de escarola para dar el toque verde.