CRUJIENTE DE VERANO

Ensalada de kale y tomates tigre

Ensalada de kale y tomates tigre

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

¿Que qué es el kale? Una superverdura, nutritiva y llena de propiedades, una farmacia en el plato vaya, prima hermana del brócoli, la coliflor y de las coles de Bruselas. No, no hay que irse a Bélgica a por ella; está en el súper, a mano. Y es exquisita cocida, al vapor, salteada y no digamos frita. También se puede comer cruda, pero hay que advertir que tiene una textura bastante recia y áspera. Venga, vamos a atrevernos.

12
ramas de kale.
20
tomates tigre.
1-2
cebollas tiernas.
4
pepinillos en vinagre.
16
guindillas o piparras.
1/2
pimiento rojo.
1
bulbo de colinabo (en su defecto, de hinojo).
-
Aceite de oliva.
-
Sal.
-
Escamas de sal.
-
Pimienta negra.

Retiramos los tallos de los ramos de kale y los freímos a fuego fuerte. Cuidado: tapamos inmediatamente la sartén o alicatamos la cocina. A los pocos segundos los dejamos escurriendo sobre un colador metálico. Nos quedarán como el cristal de crujientes. Cortamos los tomates por la mitad, hacemos bastoncitos con el pepinillo y cortamos la cebolla en una juliana muy fina. Picamos muy finamente el pimiento rojo. Y ya lo tenemos todo listo. Nos falta colocar y aliñar. Ponemos los ramos de kale alrededor del plato. En medio, ponemos los tomates tigre (ya saben, son como los cherrys, pero de más calidad; en los mercados de abastos se encuentran) aliñados con la sal, la pimienta y el aceite. Distribuimos por encima el colinabo, también cortado en juliana, la cebolla, el pimiento picado y los pepinillos. Ojo: no poner aceite sobre el kale porque siempre le queda algo de la fritura y el plato nos saldría aceitoso. Completamos la jugada con unas piparras o guindillas verdes por encima. Nos debe quedar una ensalada extremadamente ligera, fresca y crujiente.