Hogar, luz y calma

Hogar, luz y calma
Mª Luisa Ruipérez García

En lo alto de una urbanización, la parcela elegida tenía muchas posibilidades, y un gran reto con el que lidiar, unas vistas espectaculares hacia el temido poniente murciano. La familia 2+2+2 -estos últimos de cuatro patas- venía de vivir en una gran ciudad y quería una vivienda unifamiliar en la que habitar todo el año, donde disfrutar de espacio interior y relax exterior. Como pautas a seguir: una distribución práctica, cómoda y eficiente, rescatar la máxima superficie exterior para el jardín, integrar las vistas de poniente, climatización natural con ventilación cruzada en todas las dependencias aprovechando las corrientes térmicas de verano de la zona, y luz, mucha luz.

Aprovechando los desniveles del terreno se ideó una casa muy compacta en tres alturas que definen tres maneras de estar: zona de día, zona de noche y zona de servicios. El salón -el estar de invierno- y la escalera son el eje central de la vivienda, una gran rectángulo simétrico que se convierte en cubo en el exterior, con grandes ventanales en sus esquinas, orientado a oeste-norte (entrada) y oeste-sur (jardín), una gran pared-librería central con chimenea lo protege del poniente. Este espacio con doble altura a la que se incorpora la escalera, establece una conexión abierta con la zona de noche, funciona como un gran receptor de calor en invierno y una gran cámara para disipar el aire caliente en verano, dejando que las estancias de levante -cocina, sala de juegos, dormitorios- queden frescas y protegidas del poniente. Un gran porche a sur, en la parte trasera de la parcela, une salón, cocina, jardín y piscina, es el estar de verano, fresco y protegido, íntimo y relajado.

Ficha

Autor
Mª Luisa Ruipérez García
Ubicación
Urbanización El Chorrico, Molina de Segura