Gris azulado y ocre

Gris azulado y ocre

Hay casas que no están terminadas hasta que no encuentran un detonante lúdico. Esta intervención soluciona un viejo terraplén para completar el uso estival de este refugio ocasional.

La vivienda

Autor:
Un estudio propio. Ana Belén López Plazas
Ubicación:
Cabezo de la Jara (Puerto Lumbreras)

Los clientes querían solucionar varias cosas: tener una piscina para sobrellevar el verano, conectar los espacios exteriores de la casa y tapar la piscina para tener seguridad ante posibles caídas de los visitantes más pequeños. La intervención es fácil, rotunda y responsable. Se diseña una piscina a continuación del porche existente, la misma baldosa de barro nos ayuda a conectar los espacios exteriores. Las dimensiones de la piscina responden al buen uso del agua que debe hacerse en nuestras tierras, conectándola con la red de riego. La plataforma de cierre ofrece la doble opción de tapar y usar, regala un espacio extra de pavimento de madera para tumbarse al sol, bailar, hacer yoga... Se busca un mecanismo sencillo (¡sin motor!) para que se pueda mover con una mano minimizando el mantenimiento, algo importante en las casas ocasionales.

El hormigón, el agua y la madera se unen al color gris azulado y ocre de las tierras que demuestran un contraste único que embellece los campos profundos que tenemos abajo, a derecha e izquierda.