Desobediencia estética

Desobediencia estética
Joaquín Zamora

La vivienda surge por una necesidad familiar de ampliar la residencia vacacional. Nos encontramos en un pueblo con playa otrora residencia de pescadores que con la llegada de veraneantes se ha convertido en lugar turístico para pasar las vacaciones. El proyecto ocupa la cubierta plana de la vivienda de abajo. Esta se encuentra en una secuencia de manzanas en hilera que en el pasado fueron iguales, conformando una urbanización sencilla de casas de playa. Hoy ha ocurrido lo mismo que con las casas de pescadores. Ya no queda rastro de lo que fueron.

Ficha

Autor
Laura Ortín Arquitectura
Ubicación
La Torre de la Horadada, Alicante

El planeamiento de la zona no plantea otros recursos arquitectónicos más allá de los límites urbanísticos de altura, ocupación y lindes. Por ello los vecinos han ido construyendo en las cubiertas de sus casas de una manera espontánea y propia. En general han seguido la estética de la planta baja, que en la mayoría de los casos previamente fue modificada, por lo que el resultado es de un eclecticismo sin control y sin retorno. La propuesta plantea un nuevo código, una suerte de desobediencia estética y funcional que en este contexto específico se posiciona con una visión provocativa de ruptura necesaria.

Se propone una arquitectura volátil. Que se integre en el paisaje celeste, que se funda con el cielo. Una ampliación sencilla, práctica y directa, para que su ejecución sea ágil y su interpretación inmediata. Unos acabados elementales para que los costos sean reducidos. En definitiva, una arquitectura que se define con nuestro tiempo y con nuestros recursos.