«Tengo una vida llena de conflictos»

Javier García, con algunos de los objetos que animan su vida. / Martínez Bueso
Javier García, con algunos de los objetos que animan su vida. / Martínez Bueso

Javier García, director del Festival de Cine Fantástico Europeo de Murcia (C-FEM), es lo que se conoce como un 'freak' con la cabeza muy bien amueblada, aunque un tanto sui géneris

Jam Albarracín
JAM ALBARRACÍN

Es un coleccionista compulsivo de cómics, monta bandas de post-punk y noise rock en sus ratos libres (The Ginger Lynss, Mad Mao & The Tse Tungs) y, además de amante incondicional del cine de terror y ciencia-ficción, desde hace 10 años dirige el Festival de Cine Fantástico Europeo de Murcia (C-FEM), acontecimiento que en sus dos últimas ediciones ha dado un importante paso adelante hasta situarse justo detrás de los grandes del país. Sin menospreciar otros de menor envergadura, como el Survival Zombie de Archena. Javier García es lo que se conoce como un freak con la cabeza muy bien amueblada, aunque un tanto sui géneris.

-¿Cómo se le ocurre montar un festival de cine fantástico y encima que funcione?

-Bueno, se me ocurrió porque no había ninguno. Yo hace 17 o 18 años estuve en el Festival de Cine Fantástico de Donosti y me lo pasé bomba. Por aquel entonces yo estaba en la Fundación José García Jiménez y hacía cosas con Joaquín Sánchez Baíllo. Juntos nos lanzamos a hacerlo de una manera un poco inconsciente y sin tener en cuenta cosas como que había una crisis a la que no hicimos caso. Las dos primeras ediciones fueron de cortometrajes y llevamos ya diez ediciones.

«'Alien' me impactó hasta el punto de ir a ver el museo de H. R. Giger en Suiza. Soy 'megafan'»

-¿Cómo se ha logrado el éxito?

-Haciendo un trabajo de pico y pala. Pasamos momentos muy malos. El festival se hacía con más inventiva que otra cosa y ya, posteriormente, logramos implicar a la ciudad y un montón de colectivos, con los que contacté con la ayuda de Ana Belén Baeza, que se incorporó al equipo. Lentamente se ha creado una red de trabajo que nos sitúa, literalmente, debajo de los grandes festivales de este tipo. Con un poco más de dinero daríamos un salto tremendo.

-¿Qué festivales son esos?

-Sitges, Bilbao, Donosti y quizá Málaga. Y aunque debajo hay un montón, nosotros este año hemos dado un gran salto.

-¿Flojearon en algún momento?

-En muchos. De hecho, todos los años dudamos de llegar a hacerlo. La duda más grande fue en la tercera edición por la crisis. Todos los patrocinadores se echaron atrás y generó diferencias entre el equipo. Pero yo me empeñé y salió. Mi empeño ha sido siempre inquebrantable.

-¿Y la administración?

-La diferencia con otros festivales es brutal. Aquí aporta el Ayuntamiento de Murcia 10.000 euros, pero sería fundamental que saliera la Ley de Mecenazgo para que pudiéramos contar con ayudas de fundaciones culturales.

-¿Por qué mola tanto el cine de terror y derivados?

-Es una catarsis. Vamos a ver, para empezar no se pasa mal del todo. El hecho de sentir miedo es una reacción natural que genera adrenalina. Es sentirte vivo y saber qué ocurrirá al final y, sobre todo, ayuda a salir de la rutina diaria. Este cine es todo lo opuesto a la normalidad.

Doce tragos

1 -¿Un sitio para tomar una cerveza?
-En el Pozo del Esparto, Almería.
2 -¿Una canción?
-Ahora oigo muy a menudo 'Always look on the bright side of life', de Monty Phyton. Por aquello de sonreír y ser positivo..
3 -Libro para el verano
-Mejor un cómic: 'Naufragio en la Dimensión Z' del Capitán América. Una delicia de guión y un dibujante superlativo.
4 -¿Qué consejo daría?
-Ten cuidado con lo que dices y haces.
5 -¿Cuál es su copa preferida?
-Gin-tonic de Bombay Sapphire con limón exprimido.
6 -¿Le gustaría ser invisible?
-Hace tiempo que me resigné a que se me vea bastante.
7 -¿Un héroe o heroína de ficción?
-Namor, el príncipe submarino. El pobre siempre estaba metido en unos líos tremendos.
8 -Un epitafio
-'Siempre hizo lo que quiso'.
9 -¿Qué le gustaría ser de mayor?
-Locutor de un programa de cultura freak en radio. Me encanta la radio.
10 -¿Tiene enemigos?
-Probablemente. Intento no pensar en ese tipo de cosas.
11 -¿Lo que más detesta?
-La traición y la mentira.
12 -¿Un baño ideal?
-Playa de Levante, en Cabo de Palos.

-¿Qué pelis le hicieron fan del género?

-'Alien'. La vi con 13 o 14 años. Recuerda que en aquellos momentos no existía el bombardeo audiovisual que tenemos hoy. Estábamos vírgenes a la hora de recibir aquellos estímulos y aquella peli me impactó hasta el punto de ir a ver el museo de H. R. Giger en Suiza. He investigado mucho sobre ella. Soy 'megafan'. Los productores pensaron que tenía que ser muy potente la iconografía. Visionaron porfolios de artistas y después de ver el Necronomicon de Lovecraft ilustrado por H. R. Giger se quedaron con él. Para mí'Alien' es Giger, no es creación del director Ridley Scott, ni de los especialistas en efectos especiales.

-¿Mola más la ciencia ficción, el terror psicológico o la sangre a borbotones?

-Bueno, creo que tiene que ver con tu personalidad y el momento vital. El gore, por ejemplo, está muy relacionado con lo juvenil y lo adolescente. Suelen ser muy cómicas. Las ciencia ficción le gusta más paradójicamente a los propios científicos. El otro día hice un trayecto en coche con un científico y me confirmó mi idea. El terror psicológico es para todos los públicos. Hay gente que no soporta la visión de la sangre, ni la violencia y esto sí se lo come. 'La semilla del diablo', por ejemplo, la ve todo el mundo porque es un miedo que soportas. Sin embargo, 'El exorcista' ya no es para todos los públicos por los vómitos. Aquí lo importante es la implicación del espectador y el ver cuánto más quiere saber. Eso es todo.

-¿Usted qué prefiere??

-Todo. Aunque cada día veo menos gore.

-El cómic es otra de sus pasiones.

-Sí. Tengo unos cinco mil cómics. De hecho me he convertido en ese tipo de sujeto que va esquivando montañas de cómics por su casa. Hace unos días se quedó en mi casa un amigo, el actor Edgar López Martín, tocó algo y se derrumbó un montaña. Me dijo: 'Tío, aquí no se puede andar'.

-¿Recuerda cuál fue el primero que adquirió?

-Empecé de chaval. Un día, no sé muy bien cómo, cayó en mis manos un tebeo de Spiderman que editaba Vértice con portada de López Espí. Es una adaptación gráfica chungera pero me fascinó y es algo que ya no he soltado nunca.

-¿Entonces ha sido más de superhéroes?

-Sí, pero también tengo la colección completa de El Víbora o El Totem. En el 84 estuve muy metido en todo esto.

-¿La música también ha sido una de sus grandes pasiones. ¿La ha dejado?

-No te extrañes que vuelva. No como Mad Mao [su anterior banda] porque ya no tengo tiempo para andar con cinco tíos ensayando, componiendo y no sé qué. Tengo en mente hacer un proyecto con dos personas en el que hagamos algo de noise y de ruidos raros. Hablando un día con Susana López, de Listas Futuristas, me estuvo contado que ensayaban los sonidos que iban a utilizar y a mí me gustaría hacer algo así. Improvisación condicionada. Es interesante.

-Oiga, ¿y le ha pasado alguna vez que haya invitado a una chica a ver alguna de las pelis que le gustan y se haya largado por piernas?

-Sí que me ha pasado [risas]. Fue en Madrid, en el estreno de 'Reservoir Dogs', que ahora es un filme superado pero en la época, en la escena en la que le corta la oreja, la chica me dijo: ahí te quedas. Y se largó a la carrera. Yo me dije 'pero qué...', dudando si salir detrás de ella, pero me quedé en la sala. Esa peli en la época era muy dura y ahora es un clásico.

-¿Un concierto que nunca olvidará?

-¿Puedo decir dos?

-Y tres.

-Pues los Rolling Stones en 1982. A mí aquello me impactó de forma absolutamente brutal y me hizo pensar que quería dedicar mi vida no a la música sino a todo lo que he hecho después que incluye no solo música sino cine, cómics... Fue una hiperexperiencia. Fue el concierto que cayó el diluvio universal en el Calderón. También me impactó mucho ver a los Pixies en la Universal Sur. En la gira de 'Doolittle' hicieron un concierto acojonante y era otro tipo de música. Le dieron una vuelta al mundo de la música con su energía desbordante.

Por último, 'Mano Negra', que también le dio una vuelta al concepto de fiesta con su 'patchanka'. Les vi en Belfast la primera vez y fue brutal porque era la Belfast del IRA. Fue en el 90 o 91. Para llegar al concierto tuvimos que cruzar zonas con tanques y ametralladoras que iban desapareciendo conforme te ibas adentrando en el barrio católico, que estaba con enormes murales con ejecutados, soldados... Estaba todo muy politizado.

-¿Qué le molesta?

-Que la gente sea muy poco autocrítica. No digo que yo sea la hostia, pero cuando alguien mete la pata debe saber decir: lo siento. Solemos reconvertir los hechos a nuestra conveniencia. Si la has cagado, pide perdón.

-¿Qué aprecia?

-La lealtad. Soy muy leal con mis amigos. Los defectos de tus amigos están para tolerarlos. Yo mantengo amigos de hace 40 años.

-¿Qué le da más miedo que una peli de terror?

-Pues como tengo una vida llena de conflictos eso genera un cierto estrés y me da un poco de miedo acabar pasando la vida entera así: metido en conflictos y follones. El tiempo va pasando y te dices: he tenido un año muy intenso pero luego pienso 'coño, pues como los últimos diez...'.

Temas

Murcia, Cine