MC se prepara para gobernar Cartagena en minoría en los próximos cuatro años

Solo una alianza entre PP y PSOE, con apoyo de uno de los tres grupos más pequeños, frustraría la elección de José López como alcalde

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

MC lo tiene todo a favor para llevar a la alcaldía a su líder, José López, en el Ayuntamiento de Cartagena, sin tener que pactar con otros partidos. Lo conseguirá, al ser la lista más votada con ocho concejales, salvo que haya un acuerdo entre PP (7), PSOE (6) y alguna de las formaciones minoritarias (Ciudadanos, Podemos y Vox, con 2 vocales cada una) para reunir 14 votos a favor de un candidato alternativo en el Pleno de pasado mañana.

La ejecutiva regional socialista ya ha vetado cualquier acuerdo con los populares, sobre todo si es para hacer alcaldesa a su cabeza de lista, Noelia Arroyo. Y la exconsejera ya ha reiterado que solo aceptará una negociación que la coloque a ella como primera edil. Una de las posibles soluciones neutras, hacer alcalde al portavoz de Ciudadanos, Manuel Padín, y formar una coalición PP-PSOE no la defiende nadie oficialmente. Los populares se niegan siquiera a considerarla. En el entorno de la alcaldesa en funciones, Ana Belén Castejón (PSOE), prefieren guardar silencio.

El liderazgo de la edil socialista cuenta con una fuerte contestación interna, que ella ha podido mantener a raya mientras ha estado en el poder. Nada más quedar tercera en las últimas elecciones, comenzaron los problemas. Tres de las seis agrupaciones municipales han cuestionado su continuidad, aunque ninguno de sus líderes lo hizo cuando les pidió su opinión, en la reunión de la Ejecutiva Municipal, tres días después de los comicios.

Ya fue regidor dos años

Así las cosas, lo más probable es que José López, que fue alcalde entre 2015 y 2017 en coalición con el PSOE de Castejón, repita en el cargo, esta vez sin ningún aliado que él pueda considerar incómodo. Ahora gobernaría solo, pero en minoría, por lo que tendrá que buscar el apoyo del PP, o de la asociación del PSOE con cualquiera de los partidos minoritarios, para sacar adelante los presupuestos, entre otras cosas.

Además, los partidos nacionales podrán unirse para echar atrás cualquier propuesta de la formación localista que necesite la aprobación del Pleno o de otro órgano donde MC no tenga la mayoría.